(Mal)educando a los niños con pornografía

Un centro de profesores y recursos de Asturias, desde la insensatez más extrema, nos quiere hacer que creer que “la pornografía funciona hoy en día como una de las principales herramientas pedagógicas en la construcción de la sexualidad de las personas jóvenes” (Curso para profesores sobre la pornografía como escuela).

He aquí, en esta propuesta de curso, una buena muestra de lo que es la ideología de género:

Totalitaria y liberticida: puesto que es contraria a la verdad de la persona, a su naturaleza, y por tanto a la razón, sólo puede difundirse y avanzar por la fuerza y al amparo del poder coercitivo del Estado, que le ha permitido hacer presa de los más débiles, de los que por su edad e inexperiencia no todavía no tienen formada su inteligencia para descubrir sus engaños, que le ha puesto a su disposición el sistema educativo al tiempo que niega a los padres el derecho a educar a sus hijos.

¡Un pedazo de negocio!. De la noche a la mañana surgen como setas cátedras de género en las universidades, cursos y jornadas para dar de comer a los espabilados que han visto en esta ideología un filón, y miles de puestos de trabajo para comisarios ideológicos que se encarguen de controlar la correcta aplicación de sus métodos de apisonadora. Y todo ello a costa de las propias víctimas.

Sectaria: ni la menor duda de que se tomará nota de los profesores que no pasen por el aro de los cursos de marras, para señalarlos como enemigo y machacarlos de todas las maneras posibles, negándoles cualquier derecho como ciudadanos: el caso de la profesora Alicia Rubio es clara muestra.

“Al final mi Corazón Inmaculado triunfará”, dijo la Virgen en Fátima a los tres niños. He aquí la razón de esperanza; sin que deje de urgir la tarea de formarse bien para resistir y que otros puedan resistir.

4 comentarios sobre “(Mal)educando a los niños con pornografía

  1. “(…)sin que deje de urgir la tarea de formarse bien para resistir (…)” :

    La iconografía sexual esta presente -al igual que en la mayoria de las religiones- también en la cristiana, y es inherente a cualquier cultura.
    El empleo de la imaginería sexual como recurso fue usado por la iglesia catolica ya en tiempos del perrómanico y románico.
    Como gran ejemplo arquitectónico les invito a visitar la Colegiata de Cervatos, los canecillos y capiteles no tienen parangón.

    P.D. Hay una gran diferencia entre educar y aleccionar.

    Me gusta

    1. En nuestro texto queremos señalar que es una aberración el uso de la pornografía como recurso educativo, pues como señala la RAE, se trata de la “presentación abierta y cruda del sexo que busca producir excitación”. En todo caso, en pleno siglo XXI, el pudor es una de las virtudes cristianas más excelsas y el deseo cristiano de perfección invita a rechazar cualquier tipo de iconografía o imaginería sexual. Además, su uso en el escenario educativo puede chocar con los derechos de los padres. Muchas gracias por su comentario.

      Me gusta

  2. El curso no alecciona, precisamente da a entender cómo el acceso libre a los contenidos pornográficos en la Red está modelando y condicionando la conducta sexual en los jóvenes. Al igual que otras corrientes artísticas como el reguetón, casi siempre machista y cosificador de la mujer. Precisamente este curso gijonés irá dirigido a los docentes como principales educadores de nuestros hijos para reconducir estas pautas, sea de manera principalmente aconfesional. Yo creo que no se ha entendido bien el carácter del curso. En mi humilde opinión. Lo que habría que hacer más claramente es educar adecuadamente en el uso de Internet y en que los padres controlen y guíen a sus hijos en ese medio para que no naufraguen en terrenos inapropiados para su madurez. Pero eso parece que sí cuesta y es más cómodo dejarles la maquinita y mirar para otro lado evitando así su responsabilidad paterna.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por su amable comentario. En cualquier caso, el título del curso o lleva a confusión o promociona una insensatez. Además, los principales educadores de nuestros hijos no son los docentes sino los padres. Sería muy importante que los padres no delegaran en las maquinitas la educación de sus hijos, bien por comodidad, para que no les molesten, etc. Si bien, los niños reciben (por desgracia) un teléfono móvil mucho antes de que tengan la formación necesaria para usarlo. Por último, los padres tienen poca formación sobre el control que pueden hacer sobre los terminales; lo que se une a la gran habilidad que tienen los niños para engañarles (múltiples cuentas, accesos como invitado, instalación y desinstalación de aplicaciones…).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s