Me apunto a Religión

“Hom­bre (o mu­jer) sin no­ti­cia, mun­do a os­cu­ras”. Esta ge­nial afir­ma­ción del pa­dre Bal­ta­sar Gra­cián, SJ (1601-1658) me sir­ve para aden­trar­me en el tema de esta se­ma­na: la im­por­tan­cia de que ado­les­cen­tes y jó­ve­nes se apun­ten a “cla­se de Re­li­gión”, si an­te­rior­men­te no se ins­cri­bie­ron, o man­ten­gan esta op­ción cuan­do se des­li­za ante ellos la fa­ci­li­dad de de­jar esta asig­na­tu­ra.

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, por me­dio de la Co­mi­sión Epis­co­pal de En­se­ñan­za, ha uti­li­za­do tam­bién esta vez un ví­deo de cam­pa­ña, que pue­de ver­se en in­ter­net y las re­des so­cia­les, in­sis­tien­do en la li­ber­tad para ele­gir esta ma­te­ria.

Venimos in­sis­tien­do en la li­ber­tad y res­pon­sa­bi­li­dad de los pa­dres para ele­gir esta asig­na­tu­ra, “li­bre para el alumno, obli­ga­to­ria para el cen­tro es­co­lar”. Cier­ta­men­te, pues lo que se vive en casa es lo que tras­cien­de en la ca­lle. Pero si aho­ra esta cam­pa­ña de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se di­ri­ge so­bre todo ha­cia los ado­les­cen­tes, es por­que se cons­ta­ta que, a par­tir de los 12-13 años, son los mis­mos alum­nos los que to­man la de­ci­sión so­bre ins­cri­bir­se o no en la cla­se de Re­li­gión. De modo que, des­pués, son los pa­dres los que, so­bre esta de­ci­sión, rea­li­zan pos­te­rior­men­te la ma­trí­cu­la. Lo que los obis­pos ha­ce­mos sen­ci­lla­men­te es in­vi­tar a los pa­dres ca­tó­li­cos a fa­vo­re­cer la edu­ca­ción re­li­gio­sa de sus hi­jos, sin que las di­fi­cul­ta­des que pue­dan en­con­trar en sus hi­jos o en el cen­tro sean un obs­tácu­lo a la hora de apun­tar­les a la asig­na­tu­ra de Re­li­gión.

No es la cla­se de Re­li­gión el úni­co ins­tru­men­to de la edu­ca­ción re­li­gio­sa de sus hi­jos, pero sin esta “no­ti­cia” se pue­de dar “un mun­do a os­cu­ras”. Las os­cu­ri­da­des anidan tam­bién en los pa­dres, por­que, pese a tan­tas cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, la de­man­da so­cial de la cla­se de Re­li­gión está por en­ci­ma del 60% de la po­bla­ción es­co­lar en Es­pa­ña, en los di­ver­sos ni­ve­les de in­fan­til, pri­ma­ria y se­cun­da­ria. Quie­re esto de­cir que es­co­gen li­bre­men­te la En­se­ñan­za Re­li­gio­sa Es­co­lar 3,5 mi­llo­nes de alum­nos. Y unos 30.000 pro­fe­so­res de Re­li­gión rea­li­zan esta mi­sión edu­ca­ti­va en­co­men­da­da por los pa­dres con una ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal del mis­mo ni­vel que se exi­ge al res­to de sus com­pa­ñe­ros, pro­fe­so­res en otras asig­na­tu­ras. Del nú­me­ro de pro­fe­so­res de Re­li­gión, el 35% rea­li­zan esta ac­ti­vi­dad en cen­tros pú­bli­cos y el 65% en cen­tros con­cer­ta­dos y aun pri­va­dos. Que no se en­ga­ñen, pues, los pa­dres como si Re­li­gión fue­ra una op­ción mi­no­ri­ta­ria.

No son ci­fras para nada des­pre­cia­bles, tan­to de alum­nos como de pro­fe­so­res; es­tos úl­ti­mos en oca­sio­nes son poco apre­cia­dos por sus com­pa­ñe­ros en cen­tros pú­bli­cos, aun­que tan­tas ve­ces son apre­cia­dos por su va­lía per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Pero si­ga­mos con los da­tos: la pre­sen­cia de los hi­jos de la Igle­sia en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo se rea­li­za a tra­vés de 2.600 cen­tros edu­ca­ti­vos, 400 de los cua­les son de edu­ca­ción es­pe­cial que atien­den a 12.000 alum­nos con ne­ce­si­da­des con­cre­tas. ¿Sa­ben us­te­des que en los cen­tros ca­tó­li­cos hay 71.000 alum­nos de otros paí­ses, in­mi­gran­tes, a los que se edu­ca para for­mar par­te de esta so­cie­dad en la que vi­ven y a la que con­tri­bui­rán con su tra­ba­jo?

Tam­bién quie­ro sub­ra­yar que los pa­dres o los alum­nos que eli­gen la cla­se de Re­li­gión op­tan por una asig­na­tu­ra bien pre­pa­ra­da, con buen pro­fe­so­ra­do, útil para co­no­cer la so­cie­dad en la que vi­ven, sus tra­di­cio­nes y su cul­tu­ra, que desea tra­tar a los alum­nos como per­so­nas que ne­ce­si­tan una edu­ca­ción in­te­gral. ¡Ah! Y la cla­se de Re­li­gión no es se­sión de Ca­te­que­sis; ésta per­te­ne­ce a otro ám­bi­to edu­ca­ti­vo, tam­bién im­por­tan­te, pero dis­tin­to. Nues­tro mun­do ne­ce­si­ta igual­men­te de no­cio­nes pre­ci­sas y cla­ras so­bre la fe cris­tia­na, pero sin ce­rrar­se a alu­dir a otros he­chos re­li­gio­sos no cris­tia­nos que con­vi­ven en este mun­do. El lla­ma­do “he­cho re­li­gio­so” es de enor­me im­por­tan­cia, y no pue­de arrin­co­nar­se en el ám­bi­to pri­va­do de la per­so­na, por­que esta pos­tu­ra no es real.

He­mos ha­bla­do, pues, de un tema im­por­tan­te en la vida de ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes; un tema ne­ce­sa­rio en una so­cie­dad plu­ral, que res­pe­ta la li­ber­tad per­so­nal, pero que no iden­ti­fi­ca a ésta con el gus­to o la ape­ten­cia del mo­men­to. El con­te­ni­do de la cla­se de re­li­gión y mo­ral ca­tó­li­ca, como tam­bién se pue­de de­no­mi­nar la sig­na­tu­ra a la que nos re­fe­ri­mos, es ra­zo­na­ble, pero no ra­cio­na­lis­ta. Y sir­ve para la vida, para esta vida con­cre­ta que es­ta­mos vi­vien­do. Por eso, ya que es­ta­mos en un len­gua­je con­cre­to, la cam­pa­ña Me apun­to a re­li­gión se di­fun­de tam­bién por in­ter­net y re­des so­cia­les (Fa­cebook e Ins­ta­gram).

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/apunto-religion-63853.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s