La Junta de Castilla y León, del PP, «a tope» con su doctrina transexual para niños en los colegios

La Junta de Castilla y León, gobernada desde 1987 por el Partido Popular, con el presidente Juan Vicente Herrera al frente desde 2001, apuesta fuerte por laideología LGTB en las escuelas de esta comunidad autónoma y hace llegar, con entusiasmo, unas instrucciones LGTBI a las escuelas, sin necesidad de esperar ninguna ley estatal ni regional.

El documento se llama «Protocolo de atención educativa y acompañamiento al alumnado en situación de transexualidad y alumnado con expresión de género no normativa» y lo ha diseñado la Consejería de Educación, según explica el diario ABC.

Hay que tener en cuenta que el Consejero de Educación desde 2015, Fernando Rey Martínez, no es miembro del Partido Popular, sino un independiente, un jurista que ya en 2008 defendía la eutanasia en su libro “Eutanasia y Derechos Fundamentales (planteaba que “el legislador penal, en atención a otros bienes, incluso de
rango constitucional, como el derecho frente al dolor dentro de la integridad personal protegida en el art. 15 CE, también podría despenalizarla [la eutanasia] bajo ciertas condiciones”.

El protocolo para adoctrinar en la transexualidad
El «Protocolo» sobre “transexualidad que se enviará a las escuelas asume sin crítica alguna todo el vocabulario de la ideología de género. Habla, por ejemplo, de “alumnos cuya identidad sexual no corresponda con la asignada al nacer”. Y no habla de “alumnos” ni “alumnas”, sino de “alumnado”. Según la Consejería explica a ABC, habría unos 20 alumnos en esta “situación”. Pero, en realidad, podría acogerse a ello cualquiera que declare ser de otro “género”.

Se puede leer el protocolo AQUÍ (son 26 páginas en PDF, incluyendo links a webs del lobby LGTBI). [Otra copia, en los archivos de ReL, aquí]

En este protocolo se establece:

– que habrá baños mixtos en los colegios: a ellos podrán ir los chicos que declaren ser chicas, y las chicas que declaren ser chicos; «se garantizará que el alumnado accede a los aseos y vestuarios que le corresponda de acuerdo con su sexo sentido y garantizando su intimidad y seguridad»

– que cada alumno podrá ir vestido con el uniforme de chico o de chica, según lo que declare ser 

– que el centro “detectará y comunicará de manera temprana de cualquier ‘situación’, así como la prevención y erradicación de actitudes y prácticas que manifiesten prejuicios sexistas o supongan discriminación”.

– «todo el alumnado tiene derecho a que no haya injerencias en su vida privada, incluyendo el derecho a revelar o no la propia identidad o expresión de género».

– los educadores deberán dirigirse al alumno por el nombre elegido conforme a su identidad sexual, independientemente de sus datos administrativos (y de su aspecto y de su realidad biológica y de lo que digan los psiquiatras)

– se deberá “comunicar la condición del menor a la clase” (tal como el menor quiera definirse) y ésta “preparar su acogida y facilitar su integración” 

– el material educativo adoctrinará en la ideología transgénero: “deberá promover el respeto y la protección del derecho a la identidad sexual”

– “se desarrollarán en las programaciones didácticas contenidos y actividades que incluyan la realidad [es decir, la ideología, la doctrina] de la identidad de género”

– las bibliotecas de los centros de recursos bibliográficos se llenarán de libros LGTBI(lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, e intersexuales); el protocolo incluye una lista de libros y recursos de esta ideología que recomiendan.

¿Si la familia no lo acepta?: obligatorio, “ha de realizar la transición”
Si la familia del menor “no acepta la identidad sexual o ciertos comportamientos de género no normativo del alumno/a”, entonces un equipo llamado “servicio de orientación” “acompañará a la familia en el proceso de entender, asumir y gestionar la situación, respetando siempre el derecho del alumno o alumna al desarrollo de su personalidad e identidad”. Más aún, “el centro educativo actuará atendiendo al interés superior del o de la menor“.

Sobre estas familias que no aceptan el comportamiento transexual, “tanto el equipo directivo como servicio de orientación mantendrán abierta la comunicación con la familia con la finalidad de realizar un acompañamiento de LA TRANSICIÓN QUE HA DE LLEVAR A CABO LA FAMILIA“…

¿Y si la familia se niega a ninguna transición porque no acepta la ideología transgénero y sus postulados?

Protesta del Foro Español de la Familia
El Foro Español de la Familia (www.forofamilia.org), una plataforma que reúne a numerosas asociaciones profamilia y asociaciones de padres que se oponen a la ideología de género, ha publicado una nota denunciando “que la Junta de Castilla y León se apresure a implantar un protocolo en las escuelas para colgarse medallas entre el colectivo LGTBI pasando por encima de los derechos de los padres y los niños, fomentando la intromisión de los poderes públicos en el ámbito privado y usurpando funciones parentales”, según declara Ignacio García-Juliá, presidente de la Institución.

“Los menores que sufren por su identidad sexual merecen todo el respeto y deben ser acompañados y defendidos frente a cualquier tipo de discriminación o agresión por este motivo”, explica García-Julia. Sin embargo, el protocolo, denuncia, pide “obligar a unos padres a recibir tratamiento psicológico para aceptar la supuesta orientación sexual de un menor, mientras que el caso contrario está penalizado por las Leyes LGTBI vigentes y pronto lo estará en la región tras la aprobación de una norma de estas características”, denuncia el presidente.

García-Juliá recuerda que “según un estudio reciente del Colegio Americano de Pediatras, el 90% de los menores que se identifica con el sexo contrario al suyo vuelve a sentirse identificado con el propio pasada la pubertad. Con este tipo de iniciativas, se estaría condenado a estos niños de forma irreversible”.

“El protocolo también atenta contra el derecho a la intimidad de los menores, al abogar por la implantación de baños mixtos en los centros, imponiendo los derechos de una minoría frente al resto de los alumnos, y pueden favorecer otro tipo de situaciones y acosos entre los menores”, añade.

Por último, el protocolo privilegia a los lobbies LGTBI, que recibirán dinero por impartir su peculiar y particular doctrina en los colegios como si fuera una verdad absoluta, aunque esté en contra de la evidencia biológica más básica.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/polemicas/65006/junta-castilla-leon-del-tope-con.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s