«Sufro atracción hacia el mismo sexo desde los 13 años y no me ofende la enseñanza de la Iglesia»

José es un joven católico español de 20 años, con sentimientos de atracción por el mismo sexo, que ha contactado con ReligiónEnLibertad para difundir su testimonio a favor de la disciplina de la Iglesia sobre el sacerdocio y la homosexualidad. “Sufro atracción hacia personas del mismo sexo desde los 13 años y no me ofenden las palabras del Magisterio“, afirma. Siempre tuvo algo de fe “a mi manera”, ha explicado a ReL, pero fue a los 18 años cuando apostó por Cristo y la enseñanza de la Iglesia. Cuenta que le ayudaron los testimonios que leía en ReligiónEnLibertad. Hoy tiene director espiritual, disfruta de la fe con otros jóvenes y quiere defender la enseñanza católica. Reproducimos su aportación.

***

Testimonio: homosexualidad, vocación al sacerdocio, monseñor Argüello

Hace unos días el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Luis Argüello, defendió el derecho de la Iglesia a poder seleccionar a sus candidatos al sacerdocio entre quienes estén dispuestos a ser célibes y «que se reconozcan y sean enteramente varones, por tanto, heterosexuales».

Las palabras [aquí en ReL] han sembrado la polémica y han sido discutidas por medios de comunicación laicos y católicos, siendo por ejemplo bastante criticadas en la edición del viernes 24 de noviembre del programa «La Linterna de la Iglesia» de la emisora de radio de los obispos españoles.

Muchos se han levantado, también dentro de la Iglesia, “en defensa de las personas homosexuales”, criticando y cuestionando las palabras del obispo Luis Argüello, yendo, en fin,en contra del Catecismo, los documentos de la Iglesia sobre el discernimiento vocacional y contra el mismo Papa Francisco que, un encuentro con los obispos italianos, fue muy claro sobre la posibilidad de admitir en el seminario a candidatos con tendencias homosexuales: «Si tienen la más mínima duda, es mejor no dejarlos entrar».

Pues yo soy un joven español con tendencias homosexuales, con una posible vocación al sacerdocio y apoyo lo que dijo monseñor Luis Argüello.

Yo sufro atracción hacia personas del mismo sexo desde los 13 años y no me ofenden las palabras ni del Magisterio, ni del Papa Francisco ni de Argüello. Es más, me dan paz y me confirman en la fe.

El Catecismo no me “induce al suicidio” como dijo James Martin, sino que me da Libertad, la libertad de vivir en la Verdad, verdad que algunos se empeñan en negar en base a una falsa caridad (que quizás esconde el no querer asumir y vivir el Magisterio en lo relativo a la sexualidad…).

La Iglesia tiene razón respecto de la homosexualidad. En mi caso, gracias a Dios, nunca he tocado a un hombre, no he “salido del armario”. Nunca he deseado esta tendencia. Sé bien que eso ha hecho para mí todo esto más fácil.

Hace un par de años tuve un proceso de conversión, tuve un encuentro muy fuerte con Dios y empecé a vivir en gracia y a ser mucho más feliz que antes. También feliz luchando por la castidad, porque la moral católica, la castidad, no es represión, sino libertad, auto-control…y todo para proteger y madurar el amor humano, que alcanza su cenit en el matrimonio fecundo entre hombre y mujer, reflejo del amor divino.

También descubrí que efectivamente mi tendencia homosexual es un desorden, como enseña el Catecismo, no es natural.

Una vida homosexual jamás dará la felicidad a nadie, y no hace falta haber vivido la vida gay para darse cuenta de que abrazar y vivir la homosexualidad casi siempre va unido a una mayor promiscuidad, infidelidad, mayor incidencia de problemas psicológicos…

He comprendido que la atracción hacia personas del mismo sexo es fruto de heridas afectivas, y que algunas personas consiguen sanar su tendencia homosexual con un adecuado acompañamiento psicológico y, también, espiritual.

La homosexualidad no solo es una tendencia desordenada, es un cúmulo de heridas afectivas no superadas, un desorden en la afectividad.

Las personas homosexuales no existen: existen hombres y mujeres y ya está; que pueden tener una atracción hacia el mismo sexo, pero eso no nos define, como quiere definirnos esa mentira perversa que es la ideología de género y que algunos en la Iglesia se equivocan al abrazar y defender.

Una cosa es la tendencia y otra la persona. Yo soy un hombre, no un homosexual.

Soy lo que soy por naturaleza, un hombre, pero sí, un hombre herido en mi afectividad psico-sexual. Dicho de otra forma, no soy “enteramente varón”, como dijo Monseñor Argüello, porque lo natural es que a un hombre le atraigan exclusivamente las mujeres. Eso una realidad y el asumirlo nunca me ha supuesto un trauma, sino paz, la paz de vivir en la verdad y ser coherente con ella. Una persona con tendencias homosexuales no es menos, ni más pecador por ello. Eso la Iglesia lo sabe, por ello el Catecismo y el Papa anima a acoger y a respetar a todas las personas con esa circunstancia, pero a las personas, no a las ideologías, esas “colonizaciones ideológicas”, ni al pecado.

En el proceso de mi conversión, sentí la llamada al sacerdocio, pero me di cuenta de que no estaba preparado para algo tan grande y de lo cual dependen tantas almas.

Yo no estoy bien del todo. Ser sacerdote es tan importante que implica tener una madurez y un orden en todos los ámbitos de la vida y la persona, y las personas con tendencia homosexual no estamos en orden del todo.

Aparte de la insensatez que constituye que una “persona homosexual” entre en un seminario lleno de hombres. Sería como meter a un heterosexual a vivir en un convento femenino. Es jugar con fuego, un completo disparate.

Asumir que no puedo ser sacerdote tampoco ha supuesto ningún trauma. Cuando uno vive cerca de Dios la verdad se abre paso en la mente y el corazón: “mi yugo es llevadero, y mi carga, ligera”.

Pero es cierto que al principio (y no tan al principio) me sentía abandonado. No podía aspirar al matrimonio, a una vida familiar, pero tampoco a una vida consagrada, al sacerdocio, solo veía para mi una vida de soledad en el horizonte, pero me fui dando cuenta de que las cosas en realidad no era tan grises, Dios siempre les da color, me estaba cerrando, no me estaba poniendo en sus manos… La felicidad siempre está al “alcance de tu mano”, porque Dios siempre está ahí. Siempre. Solo tienes que buscarlo.

El verdadero sufrimiento, el que carece de esperanza y salida, es el que viene de negar la verdad, porque solo la verdad libera. Negando la verdad en tu vida no hay libertad posible, porque te haces prisionero de ti mismo.

¿Quiere todo esto decir que toda persona que haya experimentado tendencias homosexuales debe extirparse de la cabeza y el corazón una posible vocación al sacerdocio (o a la vida consagrada)? No. Yo no cierro esa puerta, pero sé que mientras tenga esta tendencia no cruzaré ese umbral, ni debo, ni quiero, porque traicionaría mi conciencia, a mi Madre, que es la Iglesia, y a Dios.

La felicidad está en hacer la voluntad de Dios, no en satisfacer nuestros los deseos y aspiraciones, que pueden no coincidir con los de Dios. Confiemos, confiemos en Dios. El camino que Dios tiene preparado para cada uno de nosotros es mejor y nos hará más felices que el que cada uno puede desear o imaginar, aunque haya cruz en él. No es mi caso, pero entiendo si para alguno el asumir esta realidad le genera una gran frustración y una impotencia insoportable… pero es la realidad, de nada sirve negarla.

Muchas veces la realidad es ilusionante, pero otras no: esas cruces que todos tenemos, en una forma u otra, debemos subirlas en nuestros hombros y cargarlas hasta amarlas, amarlas igual que Cristo amó la cruz, porque sabía que su inmolación vendría nuestra salvación; amarlas, porque de ello depende encontrar la verdad de nuestra vida y nuestra santificación, pero también nuestra felicidad, porque ahí, en nuestro sufrimiento es donde más se hace presente la Felicidad, que es Jesús.

¿Hay esperanza entonces? Me dijo un obispo español que, aunque tenga atracción hacia personas del mismo sexo, esto no quiere decir que el Señor no me haya llamado al sacerdocio, porque si consiguiese sanar la tendencia homosexual, Dios todavía podría llamarme a servirle. Solo Dios lo sabe. Pero si tengo que cargar esta cruz toda la vida la cargaré, porque si “el Señor es mi pastor nada me falta”.

No nos ciñamos a nuestro deseo, si caminamos junto a Dios, llegaremos a la vocación y al plan que Él quiere hacer con nosotros. Solo tenemos que ser fieles a Él, a la Iglesia, confiar y decirle sí. Quizás hasta nos sorprenda la felicidad que nos tenía preparada.

Espero que mi testimonio le ayude a alguien, quizás para convencerse de la verdad y caridad de las enseñanzas de la Iglesia o quizás para no tomar el equivocado camino de ingresar en el seminario con este problema.

A todos aquellos que dicen que la Iglesia es dura, retrógrada y rígida, y que hablan desde donde muchos les pueden escuchar: Yo soy feliz, porque mi felicidad es Cristo, que sobre todo se hace presente en las cruces de la vida. Sean fieles. Tienen una gran responsabilidad cuando hablan a la Iglesia y a la sociedad desde los puestos donde Dios les ha colocado.

Si alguien tiene a bien rezar por mí, se lo agradezco de corazón. Yo rezo por ustedes.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/personajes/222556362/ASufro-atraccion-hacia-el-mismo-sexo-desde-los-1-anos-y-no-me-ofende-la-ensenanza-de-la-IglesiaA.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=222556362&id_boletin=516688278&cod_suscriptor=445331

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s