La diócesis de Alcalá de Henares organiza un encuentro con Gabriele Kuby

El próximo día 21 de marzo, jueves, a las 20 h, tendrá lugar, D.m., un encuentro en Alcalá de Henares con la socióloga alemana Gabriele Kuby, autora del libro «La Revolución Sexual Global. La destrucción de la libertad en nombre de la libertad».

(Obispado Alcalá) El encuentro se desarrollará en el Salón de Actos del Palacio Arzobispal – en el contexto del Aula Cultural Civitas Dei – y será presidido por Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo Complutense y autor del prólogo a la edición española del libro «La Revolución Sexual Global. La destrucción de la libertad en nombre de la libertad»

FUENTE: http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=34419

Conferencia en Santander: “Adoctrinamiento escolar, ¿es esto lo que quieres para tus hijos?”

La Asociación para la Defensa de los Valores Católicos en la Enseñanza se complace en presentar la conferencia: “Adoctrinamiento escolar, ¿es esto lo que quieres para tus hijos?”

Hotel NH de la calle Menéndez Pelayo, el miércoles día 20 de marzo, a las 7 de la tarde.

La conferencia consistirá en proporcionar una muestra de casos de adoctrinamiento escolar en muchos ámbitos, exponiendo situaciones reales procedentes del profesorado, de los libros de texto, actividades escolares, legislación, sindicatos, asociaciones de padres y bibliotecas escolares. Este adoctrinamiento escolar resulta grave en tanto que vulnera el derecho constitucional de los padres a que sus hijos no sean educados en contra de sus convicciones.

Los ejemplos están tomados de centros públicos y de centros concertados del territorio nacional y en todos los niveles educativos; y se mostrarán casos de adoctrinamiento fundamentalmente en relación a los temas de afectividad y sexualidad, género, política, independentismo y persecución religiosa.

La conferencia comenzará con algunos casos de hace ya varios años hasta llegar a situaciones que se están viviendo en centros escolares en la actualidad. Se analizarán algunos de los comentarios que hace el profesorado en las aulas, contenidos de libros de texto, fondos bibliográficos de las bibliotecas de centros escolares y mensajes lanzados desde diversas instituciones.

Para la exposición contaremos con Jorge Calandra Reula (Presidente de ADVCE) y Francisco Martínez Peñaranda (Presidente de Libertas). Irá acompañada de imágenes ilustrativas de lo que se está contando y algunos documentos impresos de apoyo más extensos. Todo ello para amenizar al máximo el evento.

Se mostrarán posibles causas de la situación a la que se ha llegado en la escuela, dando algunas pautas sobre cómo pueden los padres enfrentar este problema.

¿Sabes lo que ven los adolescentes en Internet, en ese móvil que llevan en el bolsillo desde los 12 o 13 años?

NOTA DE ADVCE: El título original de la entrada en ReL es: “«Vivía con mi novio ateo, cambié, y le dije: que sepas que ya solo tendré sexo con mi marido, y…»”

¿Sabes lo que ven los adolescentes en Internet, en ese móvil que llevan en el bolsillo desde los 12 o 13 años, esa tablet que les regala la abuela, o en casa de sus amigos? Sex Education, algunos Élite. Y leen After, “que es como 50 Sombras de Grey, pero peor, para adolescentes; cuidado, que ahora llega la película”. Nos lo explica Cristina Cons, joven pedagoga gallega, experta en educación afectivo-sexual, conversando con ReL en el encuentro de LifeTeen en Montserrat.

Ha sido cocinera antes que fraile: convivía con su novio ateo cuando descubrió el amor cristiano de pareja, el compromiso para siempre, la castidad… y le dijo al muchacho: “que sepas que ya solo tendré sexo con mi marido”.

Esta es una historia de amor de verdad en la que Dios tira de los hilos de distintas formas. Él quiere usar a Cristina para enseñar a muchos a amar más y mejor.

Familia sin fe, Cristina era hostil a la religión

“Crecí en una familia que no era en absoluto creyente. Hice la Primera Comunión por convención social y recuerdo que ese día, de niña, juré que nunca más iba a pisar una iglesia. Todo lo de la fe y la religión me parecía horrible. Cuando hablaba con personas creyentes, yo intentaba que dejaran de creer. Dios me parecía una superstición. Pero cuando yo tenía 13 años nació mi sobrina. Me obsesioné con una idea: yo quería ser su madrina. Así que fui con mi tía a hablar con el cura”.

En esa visita al sacerdote, todo cambió. Y sin una palabra.

“Mi catequista nos hizo pasar a una sala a esperar. Yo miraba alrededor y pensaba: ‘buah, qué horror de cosas supercristianas’. Y entonces vi un cuadro de la Virgen. Hoy no creo que pudiera reconocerlo. Pasó algo. Fue como si el mundo se parase. Sin darme cuenta, me senté. Era como si no existiese el tiempo. Yo sólo tenia 13 años, pero ya me liaba mucho con chicos, aunque no me gustaban, era por no estar sola. Pero ahora sentía que la Virgen sufría por mi vida, que ella sufría porque yo sufría. Me di cuenta que ella me amaba y yo no lo sabía. Yo no había tenido antes ese cariño. Yo pensaba que la Iglesia eran solo normas y prohibiciones. Entendí entonces que esas normas existían para protegerme”.

“Sentí como un huracán, acababa con todas mis heridas”

“Y seguían mis pensamientos: ¿Qué me está pasando? Porque esto no es normal. Por lo tanto, pensé, es Dios: Dios existe. Y con este pensamiento, una idea completa: que Dios existe, que me ama y ha dado su vida por mí. Lo creí al instante. Con esa idea, sentí como un huracán en mi interior. Hoy sé que ese huracán era el Espíritu Santo. Pero entonces no sabía nada del Espíritu, ni siquiera sabía que Jesús es Dios. Pero sentía como ese huracán que se llevaba lo malo, que me cambiaba, que acababa con todas mis heridas y mi dolor,que a mis 13 años eran bastantes. Fue como un nacer de nuevo, como un resetear de cero. Me sentía con libertad para empezar, para hacer cualquier cosa. Antes me sentía esclava y ahora me sentía muy libre. Era como una bomba. Todo el día estuve como atontada. En realidad reflexionaba, digiriendo o procesando todo esto, sin hablar. Vivía con mi tía, y le dije que me iba a acostar pronto. “Sí, vete, que pareces una zombi”.

“Me desperté a la mañana siguiente y me dije: ‘Todos han de saber que Dios es real’. Me asombraba que ningún cristiano me lo hubiera dicho en toda mi vida. Y fui al colegio con el propósito de que todos creyeran en Dios. En esa época me hacían bullying en el ‘cole’, yo siempre era muy vergonzosa. Pero ahora ya no: ahora hablaba con libertad. Empecé a decirles a todos que Dios existía. Les impresionaba ver mi cambio, cómo hablaba… Me decían: ‘bueno, yo a mi manera, quizá, algo hay…” Y yo respondía: ‘que no te lo estoy preguntando, que te lo aseguro, Dios está ahí, ¿por qué no te conviertes?’ Tarde una semana en darme cuenta de que eso de convertir a la gente no funcionaba así. Pero la realidad es que mi relación con los demás mejoró mucho: con mis compañeros y con mi familia. Yo había cambiado“.

La catequista de Confirmación que tenía era del Opus Dei y la invitó a un club de chicas del Opus.

“Yo ahora era una esponja y quería aprender más. Dios usó ese club para educarme en lo cristiano y en lo humano. Yo no me sabía ni el Padrenuestro. Decían: ‘vamos a saludar a Jesús’ y doblábamos una rodilla en la capilla. Tardé un mes en entender que Jesús está en la Eucaristía. Estuve allí hasta los 16 años, cuando pasé a estar con la Pastoral Juvenil de Vigo”.

Cristina, que hoy es monitora de educación afectiva, no recibió mucha formación sobre afectividad en su paso por ese club. “En el Opus me habían dicho que los cristianos no tenían relaciones sexuales hasta el matrimonio. Pero también me decían que no había que usar bikini. Yo pensé que lo de abstenerse del sexo era tan exagerado como lo del bikini, una cosa sólo del Opus. Nos pusieron un vídeo sobre esperar para el sexo: Amor sin remordimientosNo es un mal vídeo, incluso hoy me gusta. Pero un vídeo de 50 minutos no iba a convencerme. Yo quería tener relaciones sexuales y no quería que me dijeran que no“.

Por otra parte, su familia estaba llena de divorcios o de parientes que ya ni siquiera se casaban. “Yo no sabía nada del amor cristiano ni del noviazgo cristiano. No tenía ningún matrimonio, joven o mayor, que me sirviera de referencia o modelo“.

Se sacó un novio. Y pensó: “Le diré que no quiero que tengamos relaciones sexuales; si aún así me acepta, es que no me quiere solo por mi físico. Y puede que a la larga sí le deje que tengamos relaciones”.

El chico dijo “vale” al anuncio de pseudocastidad de Cristina. “Pero en realidad él no lo decía en serio. Ni yo. Él era ateo, y yo ya entonces pensaba en evangelizarlo. Pero yo ya no era coherente con mi fe. A los 17 años empezamos a tener relaciones sexuales. Y empecé a cambiar, a peor. Mi carácter se hizo más egoísta. El don de hablar bien en público que Dios me había dado con mi conversión, ahora lo usaba en beneficio propio. Ya no rezaba. Aún iba a misa y comulgaba pese a que no era casta. No me parecía que estuviera mal. Incluso una vez, en confesión, dije: ‘tengo relaciones sexuales y no pienso dejar de tenerlas’. El confesor me dio la absolución aunque le parecía mal, por mantenerse cerca, y acompañarme, pero a mí me parecía que eso significaba que a él no le importaba este tema”.

Cristina da algunos matices más para entender la situación y lo que pasó. “Mi novio me gustaba, nos queríamos. Y, ojo, éramos los primeros novios uno del otro, eso es relevante, no habíamos tenido otros antes. Estábamos descubriendo algo juntos… pero hoy, con la perspectiva, veo que sólo descubríamos el sexo, no a la otra persona”.

“Cuando quedábamos no era para hablar o conocernos: lo primero era encontrar un espacio para tener relaciones sexuales. Era como una adicción cualquiera. Como hablábamos poco y hacíamos pocas actividades juntos, en realidad no nos conocíamos. Además, siendo el sexo lo primero, cuando pasan dos semanas sin acceso a una casa libre, sin sexo, acumulas tensión, te irritas. Estropeamos el noviazgo. Quemábamos etapas. Deberíamos haber estado conociéndonos mejor, paseando en el monte, la playa, etc, conociendo nuestras almas, no nuestros cuerpos”.

Una revelación: matrimonios cristianos, “quiero eso”

La mentalidad de Cristina cambió cuando por fin, a los 20 años, conoció algo que nunca antes había conocido: matrimonios cristianos alegres y novios cristianos castos.

“Un amigo, aún no sé cómo, me invitó a un encuentro de Familias Invencibles. Allí conocí matrimonios de verdad, con sus vidas, sus sufrimientos. Entendí lo que era el matrimonio cristiano: prometer amor eterno, para siempre, no un sentimiento que ahora está y luego lo dejas, sino real, aunque haya dramas… Yo lo vi y les dije: “tenéis que hacer que esto se vea, porque nadie puede ser lo que no puede ver”. En ese encuentro pensé: “lo que acabo de ver es lo que yo quiero ser”.

Cristina volvió a rezar y también a leer sobre este amor cristiano casto.

Además, en la oración universitaria en Santiago conoció a una pareja de novios castos y cristianos. Y deseó algo así.

“Ahora yo quería ser hija de Dios y evangelizar a mi novio”

“Ahora yo rezaba, ayudaba a evangelizar con Cursos Alpha, y quería ser hija de Dios, quería evangelizar a mi novio, quería tener un marido cristiano y mi novio no lo era. Yo rezaba, hablaba con Dios, le proponía dejar a mi novio si Él lo pedía, pero que me diera un tiempo para rezar por él; y así rezando me daba cuenta de que tener relaciones sexuales no era coherente. Pensé: ‘no puedo tener sexo con un chico que no sé si es mi amor eterno”. Tenía clara una cosa: sólo hay garantía de ese amor bello, para siempre, cuando se proclama ante Dios y mi familia en una boda. Y decidí que iba a reservar el sexo solo para mi marido. Recé: ‘Jesús, necesito que me digas algo’. Abrí la Biblia y leí: ‘si no sois capaces de conteneros, casaos, porque más vale casarse que abrasarse’. Y así me decidí a hablar con él”.

“Ya vivíamos juntos en la misma habitación de residencia universitaria. Él estaba jugando a un videojuego y me acerqué y le dije: ‘que sepas que la próxima persona con la que tendré sexo será con mi marido. Si eres tú, vale, y si no, no volveremos a tener sexo’. Él se quedó parado, no muy serio. Yo pensaba, por dentro: “¿pero qué le estoy diciendo?”. Pero me mantuve firme”

No podían dejar de vivir juntos hasta que acabase el curso. Él, en principio, asumía la nueva regla… pero en realidad intentaba provocarla, se paseaba con poca ropa… “Yo le decía: ‘vístete, como si fuéramos solo amigos’. Me apetecía el sexo, pero mi voluntad era no tener relaciones. Teníamos que aprender a recuperar el pudor. Nos cambiábamos en el baño. Ahora, cuando cuento esto a mis alumnos, les gusta la historia: ven algo hermoso en nuestro interior. A muchos les da esperanza. Cuento que al principio nos costaba: era como una adicción que hay que romper. Pero vale la pena hacer sacrificios por algo más grande y bonito. Muchos chicos y chicas me preguntan: ‘¿cómo le puedo decir esto a mi novio?'”.

“Id de dos en dos, evangelizad”

Cristina siguió rezando por su novio. Y se dieron grandes pasos. “Él acudió al Curso Alpha y allí se convirtió, durante una oración de efusión del Espíritu Santo. Y después, participando en una Luz en la Noche, en esos encuentros de oración con la iglesia abierta por las noches, los dos tomamos unos papelitos con versículos, al azar, y coincidió el mismo texto para ambos: ‘id de dos en dos”, decía. Entendimos que somos una pareja de evangelizadores. Ya tenemos fecha de boda pensada”.

Lo que piensan los adolescentes de hoy

Hasta aquí el testimonio. Ahora habla la pedagoga experta en educación afectivo sexual, formada en un curso de la Fundación Desarrollo y Persona, en el Instituto de la Familia en Orense y con un Máster en Coaching Familiar de la Universidad Francisco de Vitoria (“es una maravilla ese máster“, dice). Acude a los colegios y a veces a parroquias, habla con los adolescentes y le preocupa lo que encuentra.

“Los que han visto que sus padres y abuelos han tenido amor verdadero, creen en él. Pero hay muchos chavales que dicen que el amor para siempre no es posible porque “te aburres del otro”. Su experiencia es que te aburres hasta de Netflix. Si se aburren de sus amigos, también se aburrirán de su pareja, te dicen a los 12 o 13 años. Más adelante, algunos se enamoran y ya sueñan con un amor más estable, pero ven muy difícil que sea perdurable. Todos ven en YouTube la serie Cazando infieles y se convencen de que la gente es infiel”.

“Nadie dice ‘vaya bobada’, todos dicen ‘yo querría ese amor’ “

La gran sorpresa de Cristina después de hablar del amor verdadero a muchos grupos de jóvenes es que ¡nadie le responde con desdén, todos con envidia!

“Nadie me dice ‘vaya tontería’; el cien por cien me dicen ‘qué envidia, yo también querría un amor así’, pero muchos añaden ‘lo veo imposible para mí’. Pero todos dicen que les encantaría alguien que les ame así, con castidad, que espere, paciente, que pueda luego en una boda decir ‘desde este día y para siempre todos los días son para amarte, esa es mi promesa’. Este amor es un pack completo: incluye comprometerse, reservarse…”

Pero a los chicos les cuesta soñar con un amor así porque lo que ven en infinitas horas de teleserie es muy distinto.

After: maltrato y porno para adolescentes

“Ahora lo que más ven es Sex Education. Algunos ven Élite. Y After, que es peor que ’50 Sombras de Grey‘, que también lo leen y ven. Miremos la historia de ‘After’, que ellos consideran ‘romántica’ y es puro maltrato. Una chica ha dejado a su novio casto en el pueblo y en la universidad tiene sexo con otro; el libro describe con detalle todo tipo de posturas. Este es un maltratador, la humilla e insulta, pero ella, pobriña, como tuvo una infancia difícil, dice, textualmente: ‘no importa las cosas horribles que me diga mañana porque nada me arrebata este momento’, de sexo, se entiende. Disfruta tanto el sexo, que no le importa ser maltratada. Finalmente tienen sexo vaginal y así él gana la apuesta con sus amigos de que le quitaría la virginidad física. La usa, pero ella cree que puede ser su salvadora porque él, pobriño también, de niño lo pasó mal. Al final de la trilogía, se supone que el amor de ella “lo salva”. Pero en la vida real eso no funciona así. Él le daría palizas o la mataría, supongo. Y chicos de 13 años están leyendo eso. Y me encuentro universitarias que me dicen que esa sería su relación ideal. ¡No aspiran a nada mejor! Como en ’50 sombras de Grey, las protagonistas no tienen autoestima y piensan que no se merecen nada“.

Los padres han de controlar las pantallas: todas en lugares visibles

Luego está la falta de control de los padres, que es peor cuando hay padres que creen que “controlan”.

“Algunos padres dicen ‘supongo que algo malo hay en el móvil, en Internet’ pero no entienden hasta qué punto. A los chavales no les atraen las cosas buenas, precisamente, sino las malas que ven todos los demás en una sociedad hipererotizada y hipercosificada. Según la ley y los términos y condiciones de redes sociales, hasta los 16 años no deberían entrar ni en wasap, ni en Facebook ni en YouTube ni en Instagram. Un niño aprende la moral sexual de su familia y entorno entre los 6 y los 12 años, y en la adolescencia ha de dar pasos para practicarla. Es imposible controlar todo porque quedarán con un amigo con móvil. Por eso debemos educarlos ya desde los 6 años, hablarles de lo bueno e ideal, del amor verdadero, y no facilitarle pantallas. Los métodos de control parental en seguida se hackean. Los niños de 10 años saben más que nosotros”.

“Hay normas mínimas: que el ordenador de casa esté en un sitio visible, zona común; nada de móviles en el cuarto de baño, donde suben sus fotos semidesnudos a Internet. Si quiere escuchar música, en la radio, no en el móvil. Nada de pantallas en el cuarto, ni tablets, ni PC, ni TV. Todo en sitios transitables. Y recortemos al máximo el tiempo ante pantallas”.

¿Educación sexual? Sí, pero ni represiva ni permisiva: personalista

Cristina propone una educación sexual que no sea represiva (del tipo “de eso ni se habla”, “niño, no te toques”, signos que hacen pensar al niño que el cuerpo y el sexo es algo malo) ni tampoco ha de ser permisiva (lo de ‘le daré condones porque como va a hacer de todo…” no es educar”). Propone una formación personalista: “hablar de lo bueno del cuerpo humano, que estamos hechos para el amor, la vida, el encuentro con el otro, la belleza del sexo, del matrimonio, despertar el corazón a la belleza, hacerlo desear de tal manera que podamos rechazar lo contrario. Si sabes desde niño que eres digno de amor, sabrás apostar por las cosas grandes“, proclama con entusiasmo, convencida.

¿Educarán en ‘el amor’ Netflix, el Estado… y no los cristianos?

“¿Qué pueden hacer las parroquias y comunidades cristianas en este entorno? Las parroquias han de tener educación afectivo sexual. ¿O vamos a dejar que eduque Netflix en el amor, o el Estado? Educar es nuestra responsabilidad como cristianos. Esta educación sexual y afectiva tiene que impartirla jóvenes a ser posible. Los adolescentes y adultos jóvenes no necesitan teoría, sino modelos para imitar. Si no tienes jóvenes así en tu parroquia, contrata a alguno externo para que venga. Si lo tienes, fórmalo para que se dedique a la formación afectivo-sexual. Nuestras parroquias requieren gastar menos en flores o bancos y más en formadores de adolescentes”.

El feminismo bueno: hombre y mujer se complementan

Cristina también habla del feminismo que a ella le gusta. “Es el que reivindica la belleza de la feminidad, la maravilla de la mujer, su potencial maravilloso y que la dejen ser ella, creciendo junto al hombre. A mí me gustan dos feministas: una es Edith Stein, sus textos sobre la mujer, la otra es Tatiana Góricheva, un feminismo cristiano…”

“Hay muchas corrientes feministas. Algunas repiten el discurso opresor-oprimido, como hacía el marxismo con los obreros, y ahora con las mujeres. También Jordan Peterson señala que hay discursos hoy construidos sobre buscar opresiones. Yo creo en la igualdad de oportunidades. El ser humano se siente siempre incompleto, porque nos completa el otro, el del otro sexo, y esa es la riqueza que nos hace crecer y salir de uno mismo”.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/575460600/Vivia-con-mi-novio-ateo-cambie-y-le-dije-que-sepas-que-ya-solo-tendre-sexo-con-mi-marido-y.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=575460600&id_boletin=285647603&cod_suscriptor=445331

«Cuentos para Niñas Rebeldes»: anticatólico, antiespañol, propaganda de género para nuestras hijas

En Navidad, parientes bienintencionados regalan lo que buenamente pueden, y así una niña cristiana de 12 años recibió “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”, con “100 historias de mujeres extraordinarias”. Cada personaje se describe en una sola página, acompañada de un dibujo. Las autoras son las italianas afincadas en EEUU Elena Favilli y Francesca Cavallo. También son pareja sentimental lésbica, aunque no presumen demasiado de ello.

“Papá, aquí hay la historia de una niña que era un niño pero luego se hizo niña”, explica la niña al despistado padre, que pensaba que había revisado el volumen. Efectivamente, una de las cien es Coy Mathis, que es un niño en realidad, pero que según la ideología de género es “niña transgénero”.

“¿Cuándo me llevarás al médico para que me vuelva una niña-niña?”, preguntó Coy a su madre, relata el libro. El médico suelta su sermón anti-ciencia, de pura ideología de género, para que las lectoras aprendan bien la doctrina: “Coy es una niña transgénero. Nació en un cuerpo que pensaríamos que es de niño, pero en el fondo Coy sabe que ella es una niña, por lo que debemos permitirle que lo sea“.

Los padres exigieron a todos que trataran a Coy como una niña y una jueza declaró que “se le debe permitir a Coy usar el baño que ‘ella’ quiera”. “Coy y sus padres hicieron una gran fiesta para celebrarlo, comieron pastel rosa y Coy se puso un vestido rosa brillante y zapatillas color rosa”.

El padre de la joven lectora, que no cree en la ideología de género, explicó a la niña que igual que hay niñas muy delgadas que creen ser gordas y se hacen daño dejando de comer (las anoréxicas) también hay personas que creen ser de otro sexo y se pueden hacer daño, incluso cortarse partes del cuerpo, en vez de aceptar su realidad. “No ‘nacemos en cuerpos’, somos cuerpos, y ese niño tiene un cuerpo de niño, y un problema para identificar su realidad. Este libro está mal, ese doctor no dice una verdad de medicina sino un invento suyo loco; otros doctores dirán lo que yo te digo“, explicó el padre a la lectora.

“Cuentos para Niñas Rebeldes” se financió por crowfunding (pequeños donativos en masa), recaudando enseguida 1 millón de dólares. Ya ha salido un segundo tomo. Se han vendido más de 1,5 millones de ejemplares ya en 30 idiomas. En España lo distribuye Planeta y lo regalan parientes bienintencionados a sus hijas, nietas, sobrinas o ahijadas. Ambos tomos parecen ideales, con sus mujeres “que sirvan de ejemplo”.

Pero un repaso a la selección de las figuras muestra cosas preocupantes. No es un libro recomendable para familias cristianas, y no sólo para ellas.

Entre 200 figuras, sólo una española: una bailaora

Sumando las figuras que aparecen en ambos libros, la única española que encontramos, en el segundo tomo, es la bailaora del siglo XX Carmen Amaya: “En el escenario, Carmen prefería los pantalones entallados y una chaqueta bolero al traje de flamenca, el vestido tradicional que usaban las bailaoras. Cuando apareció así por primera vez, el público se volvió loco. ¡Cómo se atrevía esa muchachilla a usar ropa de hombre! Pero, cuando comenzó a bailar, Carmen los hizo callar a todos. Aún hoy es recordada como la Reina de los Gitanos”.

Uno sospecha que la han seleccionado por ser gitana con pantalones, no por su categoría artística o por incluir alguien de España.

La selección incluye mujeres de todo tipo de minorías, tribus y países exóticos y lejanos. Pero sólo esa española.

En una entrevista, Francesca Cavallo declaraba: “escribimos historias que hagan chisporrotear la imaginación del niño; queríamos invitar a los chicos a un mundo de maravillas, una maravilla que vive de verdad”. Momentos “grandiosos”. Por eso incluyen muchas reinas guerreras tribales, jefas de rebeliones armadas, espías…

En cambio, no vemos españolas. No vemos a Isabel la Católica, la reina que unificó España y descubrió América; a María Pita, heroína en La Coruña contra los piratas ingleses de Drake; Santa Teresa de Jesús, fundadora, mística y literata; la gran filósofa del siglo XX María Zambrano; Inés de Suárez, guerrera contra los indios araucanos; la monja Egeria, viajera peregrina del siglo IV; la culta amiga de la Reina Isabel, Beatriz Galindo “La Latina”; la cantante Montserrat Caballé; la escultora renacentista Luisa Roldán; la almirante del siglo XVI Isabel Barreto…

¿Alguna reina en la Historia fue más grande que Isabel la Católica? ¿Alguna navegante llegó a almirante antes que Isabel Barreto? ¿Se conoce alguna viajera escritora anterior a Egeria? Cuando entre 200 “mujeres extraordinarias” sólo una es española, ¿es antiespañolismo o mera ignorancia?

Por el contrario, sí está la otra Isabel, la inglesa (que nunca mostró ningún interés por proteger a los indios ni logró fundar nada en América, solo patrocinar piratas), la zarina Catalina la Grande, varias mujeres pirata y muchas reinas tribales.

Ni una sola santa entre 200 mujeres

En una entrevista las autoras dijeron que “no buscaban santas”. Todo el mundo pensó que se referían a que incluían mujeres fuertes y polémicas, con sus aspectos controvertidos. Por ejemplo, en el primer tomo vemos a la gobernante inglesa Margaret Thatcher (la alaban por la Guerra de las Malvinas, la regañan por retirar la leche de los colegios públicos).

Pero en realidad parece que el “no” a las santas es radical: entre 200 mujeres no hay ni una sola santa.

Ni Santa Juana de Arco, guerrera y heroína por excelencia. Ni Santa Olga de Rusia, que hizo matar a los asesinos de su marido en una famosa venganza (antes de ser cristiana). Ni Santa Isabel de Portugal (que en realidad era española, del siglo XIII; mediaba para que sus parientes reyes no se matasen). O Santa Radegunda, la reina franca del siglo VI que era capaz de plantar cara al Rey Clotario. Todas son mujeres de gran personalidad.

En dos libros llenos de científicas, ni siquiera seleccionan a Santa Hildegarda de Bingen, la abadesa medieval música, herborista, escritora y doctora de la Iglesia, que es tan querida por feministas e historiadoras.

De hecho, entre las mujeres medievales “con mando”, sólo les interesa Matilde de Canosay en el segundo tomo. Explican que ayudó al Papa y que tenía ejércitos y acabó con un gran título señorial en Italia.

Historias como la de Santa Eulalia, una adolescente que es capaz de llevar la contraria al gobernador romano pese a sus torturas y amenazas, y las de tantas otras mártires, no interesan a las autoras. Les parecerá insuficientemente “chica” o insuficientemente “rebelde”.

Tampoco les interesan las santas pioneras de la educación o la atención a enfermos. Así, si Santa Paula Montal creó las primeras escuelas para niñas pobres, no es de interés para ellas. Ni ninguna de las numerosas santas fundadoras de escuelas del siglo XIX. Ni tampoco las misioneras heroicas capaces de llegar a lugares insospechados.

Nadie que aparezca en la Biblia

Por no incluir, no incluyen ni a la Virgen María, sin duda la mujer más influyente, conocida y amada de la historia. Se ve que no cumple las condiciones para ser considerada “extraordinaria”.

Ni se atreven a recoger figuras bíblicas importantes y evocativas, como la Reina de Saba, que visitó al Rey Salomón con una gran comitiva, o Débora, la profetisa, la única jueza que tuvo el Israel antiguo, con un cántico que es de los más antiguos que se conservan. ¿No cumplen las condiciones de “grandiosidad”? Por el contrario, incluyen tres faraonas, tres: Nefertiti, Hapshepsut y Cleopatra.

En la biografía, la fe se oculta casi siempre

Siendo mujeres “extraordinarias”, es evidente que bastantes son católicas. La pedagoga italiana María Montessori lo era, como recordamos en ReL. O la joven gimnasta de EEUU Simone BilesIrena Sendler, que escondía judíos en la Polonia bajo los nazis, también lo era. Eso nunca se menciona.

En el segundo tomo la palabra “cristianos” se usa solo una vez, para hablar de Corrie Ten Boom, protestante, que ocultaba judíos en Holanda. “Los Ten Boom eran cristianos devotos que creían en abrir las puertas de su casa a quien lo necesitara. Así que cuando los judíos empezaron a ser perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial, Corrie supo que tenía que ayudarlos”. Es el único caso en que mencionan la fe como un motivador para el bien.

Cuando hablan de la reina Cristina de Suecia (del siglo XVII), explican: “el papa Alejandro II dijo que era «una reina sin reino, una cristiana sin fe y una mujer sin vergüenza», y tenía razón”. En realidad, Cristina de Suecia sí tenía fe, se hizo católica de adulta, exiliada en Roma, sin ninguna necesidad, por convicción. No solo murió como católica, sino que es la única mujer, y laica, entre las tumbas de los Papas en las Grutas vaticanas.

Aparecen muchas chicas de países musulmanes de nuestra época que son valientes y osan conducir un coche o presentar resistencia a normas opresoras de su país. El texto suele decir “debido a la religión, en su país las mujeres no podían conducir” o “por las normas religiosas de su país, no le permitían hacer esas cosas”. Nunca especifican de qué religión están hablando: el Islam.

Al menos, en la página sobre Hipatia de Alejandría no dicen nada sobre cómo murió: otros autores habrían intentado recoger la escena para echar la culpa a fanáticos cristianos (en realidad, fue atrapada en medio de un disturbio callejero de causa política).

El segundo tomo mete más propaganda lésbica

En el primer tomo tenemos a Coy Mathis, el niño que quiere ir al médico para “ser niña-niña”. No se usa en todo el libro la palabra “lesbiana” o lesbianismo.

En el segundo tomo, ya con éxito y dinero, las autoras sí lo hacen. Dedican toda una historia a Ellen Degeneres, comediante televisiva y activista lesbiana. Recordemos que es un texto para niños.

“Era comediante y la protagonista de un popular programa de televisión donde interpretaba a una mujer que amaba a los hombres; en la vida real, Ellen amaba a las mujeres, pero no podía decírselo a nadie. En ese tiempo, sus jefes pensaban que si los fans del programa sabían que era lesbiana, dejarían de verlo. Pero mantenerlo en secreto no le parecía bien a Ellen. Ya no quería esconderse y deseaba que otras personas gays de todo el mundo vieran que no estaban solas. Así que, en un episodio de su programa, su personaje «salió del clóset» ante su terapeuta, interpretada por Oprah Winfrey. Fue la primera vez en la historia que un personaje protagónico de un programa de televisión era abiertamente gay. Luego, Ellen le dijo al público que ella también lo era. Su revelación causó conmoción en los medios estadounidenses. Su programa fue cancelado poco después, y Ellen se quedó sin trabajo y deprimida. Durante tres años no recibió ni una sola oferta de trabajo. Hasta que un día el teléfono sonó. —¿Te gustaría interpretar a un pez con problemas de memoria en la nueva película de Pixar? —preguntó la voz en el auricular. Ellen estaba feliz. El pez, llamado Dory, se convirtió en un personaje icónico. Hoy Ellen es una superestrella. Recibió la Medalla Presidencial de la Libertad por su valor, y su programa de entrevistas es visto diariamente por millones de personas”.

Como dos es mejor que uno, sacan el tema también para hablar de la poetisa griega Safo. No dicen de ella que fuera lesbiana (casi seguro no lo era, o nada permite deducirlo) pero sí añaden que “la poesía de Safo es tan romántica que por cientos de años ha simbolizado el amor de las mujeres en todo el mundo. Y es por eso que las mujeres que aman a las mujeres son llamadas lesbianas, por la hermosa isla griega donde vivió Safo, Lesbos”.

Y de la reina Cristina de Suecia dicen: “Ella estaba enamorada de una de sus damas de compañía, una joven muy bella de nombre Ebba Sparre, y no tenía interés en casarse”, explican, elogiosas, las autoras.

Exceso de políticas republicanas y juezas abortistas del Supremo de EEUU

Aunque en el primer tomo hablan de Margaret Thatcher y en el segundo de Angela Merkel (dos políticas conservadoras que han regido dos grandes potencias durante muchos años), abundan mucho más las figuras de la izquierda política y activista.

En el segundo tomo incluyen a Simone Veil, la ministra de sanidad que implantó el aborto en Francia, aunque no hablan del tema del aborto. (No confundir con la filósofa judía, mística y casi, casi católica Simone Weil, mucho más sabia e interesante, pero que no atrae a las autoras).

También incluyen a Sonia Sotomayor, jueza pro-aborto de la Corte Suprema de EEUU, colocada por Obama. Ya en el primer libro habían mencionado elogiosamente a Ruth Bader Ginsburg, jueza abortista radical y muy hostil a la libertad religiosa, del mismo tribunal.

No falta una página dedicada a Hilary Clinton y otra a Michelle Obama, esposa del presidente de EEUU Barack Obama. Recordemos que se trata de historias de “mujeres extraordinarias”. Y Evita Perón.

Entre las escritoras hay un poco más de diversidad: la bisexual inglesa Virginia Woolf, Isabel Allende, Astrid Lingren (la de Pipi Calzaslargas), las Hermanas Brontë, Jane Austen, Maya Angelou… Y en el segundo tomo: Agatha Christie (con su señorita Marple), Beatrix Potter, J.K.Rowling (la de Harry Potter), Nadine Gordimer…

Conclusión

De entre las 200 mujeres seleccionadas, hay bastantes que pueden servir de ejemplo e inspiración para niñas cristianas, pero otras muchas no, al contrario. El libro invisibiliza a las españolas y a las santas de la historia y mujeres bíblicas, es decir, a figuras muy dignas de ser conocidas, admiradas e imitadas.

En la selección hay mucha ideología de género y activismo de izquierda radical. Este libro no se puede dar a niñas ni niños cristianos. Se puede extractar alguna historia de algunas mujeres interesantes y edificantes si hace falta.

En ReL hicimos la prueba con nuestra lectora de 12 años. Pasadas unas semanas, ¿qué figuras recuerda del libro?:

– Jane Austen (la lectora ha leído cómics y visto series de esta autora)
– “las cuatro hermanas de una república rara” (las hermanas Mirabal, activistas por la democracia en República Dominicana)
– “las dos Malalas” (Malala Yousafzai, paquistaní, sobrevivió a un disparo de “dos talibanes”, activista pro-educación; y Manal al-Sharif, saudí, grabó un vídeo en Youtube con ella al volante)
– “la de la gimnasia” (Simone Biles)
– “la niña que era un niño” (Coy Mathis)

Quizá otras lectoras se vean interesadas por otras figuras, científicas, descubridoras… Pero será mejor que las conozcan por otras vías.

FUENTE Y MÁS INFO EN: https://www.religionenlibertad.com/polemicas/884281807/Cuentos-para-Ninas-Rebeldes-anticatolico-antiespanol-propaganda-de-genero-para-nuestras-hijas.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=884281807&id_boletin=285647603&cod_suscriptor=445331

Dos consejos para tratar de impedir que impongan la ideología de género a tus hijos este curso

Las leyes LGTB que se están aprobando en las distintas comunidades autónomas contemplan, entre otras muchas medidas, la obligatoriedad de los centros escolares ya sean públicos, concertados o privados de impartir los postulados de la ideología de género. Distintos tipos de familia o la identidad sexual pasarán a ser contenidos de las asignaturas. Además, miembros del lobby LGTB acudirán a estos colegios a impartir charlas como la que pudo grabar ReL en un colegio de Madrid.

Precisamente para combatir esta ideología y proteger las libertades frente a su imposición, docenas de asociaciones se han coordinado en la Plataforma por las Libertades, que acaba de publicar un sencillo pero útil vídeo en el que informa a los padres sobre lo que prevé la nueva ley LGTB de Madrid, similar a la de otras regiones, en materia de educación y en lo que les afectará directamente como padres de estos niños. Además, ofrece ayuda y consejos para impedir el adoctrinamiento de sus hijos.

Combatir la ideología de género

La campaña de esta plataforma se llama “Son tus hijos, es tu decisión” y en un primer momento informa de lo que se van a enfrentar los padres que no quieren que sus hijos sean adoctrinados. “Con el pretexto de garantizar derechos y evitar la discriminación por razón de su orientación o diversidad sexual, se adoctrina y promueve la ideología de género”, asegura esta plataforma.

Sin embargo, uno de los aspectos más grave es que leyes como la de Madrid vulneran “numerosos derechos ciudadanos recogidos en la Constitución Española pero, especialmente, el ‘derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones’ (art. 27.3)”.

¿A qué se enfrentan las familias?

Para ello, la campaña de esta plataforma incide en informar a los padres de tres aspectos de la ley relacionados con el adoctrinamiento LGTBI en los colegios:

1. La promoción de la ideología de género en todos los colegios e institutos. Citando dos artículos de la ley explica que estos contenidos “se aplicarán a todos los niveles y etapas formativas y serán de obligado cumplimiento para los centros educativos”.

2. El protagonismo de los lobbies LGTBI. Recuerdan que el artículo 29.2 de la ley de Madrid dice que “dicho plan tendrá que ser elaborado de forma participativa, contando con las organizaciones LGTBI y el Consejo LGTBI de la Comunidad de Madrid”.

3. El contenido cultural LGTBI. La normativa asegura que las autoridades educativas incorporarán “la realidad lésbica, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual en los contenidos transversales de formación de todo el alumnado de Madrid en aquellas materias en que sea procedente”. Gran parte de este contenido será impartido en actividades complementarias a las asignaturas curriculares.

Ayuda a los padres ante el rodillo ideológico

Ante esta situación provocada, la campaña de la Plataforma por las Libertades da dos consejos muy útiles a los padres a la hora de defenderse de la ideología de género.

1. “Los padres debemos saber que los colegios e institutos tienen la obligación de informar previamente a los padres sobre los contenidos, la duración, los formadores, los materiales entregados, etc. de cualquier actividad complementaria que se organice en el centro y solicitar su autorización expresa para la participación de sus hijos”.

2. La novedad que presenta la plataforma es la siguiente: “Los padres, en colaboración con el centro, podemos ejercer nuestro derecho a través de una Solicitud de información previa y consentimiento sobre actividades que afecten a la educación moral del alumno”.

Una solicitud de información previa y consentimiento

De hecho, la Plataforma por las Libertades ha creado una solicitud tipo para entregar en los centros educativos y que puede descargar AQUÍ.

Parte de la solicitud, que se ampara en la normativa educativa, afirma lo siguiente: “Solicito expresamente sea puesta a mi disposición la pertinente información previa sobre cualquier actividad, charla, taller o similar que afecte directamente a la educación moral del alumno en cuestiones socialmente controvertidas, como son las relativas a educación afectivo-sexual, la “identidad y expresión de género”, la “diversidad sexual y afectiva”, los “diferentes modelos de familia”, etc. De este modo, podré evaluar con anterioridad dichas actividades y prestar, si procede, mi aceptación expresa para que el citado alumno participe en las mismas”.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/espana/921602020/Dos-consejos-para-tratar-de-impedir-que-impongan-la-ideologia-de-genero-a-tus-hijos-este-curso.html

Postura de ADVCE en relación a la huelga del 8 de marzo

Heteropatriarcado, coeducación, educación sexual, laicismo…, es evidente que la huelga va más allá de lo que pensamos y consideramos como sensato. La manifestación es un eslabón más del lobby LGTBI, poniendo al final de su lista de “géneros” a la mujer heterosexual. Desde ADVCE seguimos insistiendo en que las aulas han de ser un entorno libre de adoctrinamiento, sobre todo de adoctrinamiento sexual, de género y del lobby LGTBI. Como se ve, también se pretende eliminar el derecho de los padres a elegir la Religión Católica dentro de un supuesto sistema público para todos.

Está claro que hombres y mujeres poseen la misma dignidad y es deseable buscar una sensata igualdad. Sin embargo, la huelga próxima tiene implicaciones educativas serias y graves, pues los movimientos que la promueven aportan comentarios como este:

“La educación es la etapa principal en la que construimos nuestras identidades sexuales y de género y por ello las estudiantes, las maestras, la comunidad educativa y todo el movimiento feminista exigimos nuestro derecho a una educación pública, laica y feminista. Libre de valores heteropatriarcales desde los primeros tramos educativos, en los que las profesoras somos mayoría, hasta la universidad. Reivindicamos también nuestro derecho a una formación afectivo-sexual que nos enseñe en la diversidad, sin miedos, sin complejos, sin reducirnos a meros objetos y que no permita una sola agresión machista ni LGTBIfóbica en las aulas.”

“Exigimos un avance en la coeducación en todos los ámbitos y espacios de formación y una educación que no relegue nuestra historia a los márgenes de los libros de texto; y en la que  la perspectiva de género se transversal a todas las disciplinas. ¡No somos una excepción, somos una constante que ha sido callada!”

Por todo ello recomendamos la no participación en la huelga y que el ritmo académico no se vea afectado por estas movilizaciones.

Pervirtiendo a nuestros hijos en la escuela

El ayuntamiento de Zaragoza, monta cursos para que los niños de 12 años aprendan a masturbarse y dar a placer a sus parejas. Así, este consistorio se mete en la intimidad sexual de nuestros hijos y decide, por su cuenta, que han de conocer estas prácticas.

Y es que la izquierda, con sus organizaciones feministas y LGTBI, ha entrado de lleno en las aulas, para adoctrinar a nuestros hijos y fomentar y adelantar sus conductas sexuales.

Hoy son cursos para que nuestros hijos aprendan a masturbarse, hace unas semanas, en un colegio de Navarra, les hacían plantearse a pequeños de 9 años si ellos se sentían ubicados en el género correcto. Una niña llegó confundida a su casa preguntándole a su madre si podía ser un niño o lo que ella quisiera. Paradoja que muestra que el colegio, en vez de enseñar y formar a nuestros hijos, les llena de confusión.

Y como estos, miles de ejemplos de esta basura ideológica que quiere sexualizar al alumnado a la fuerza.

Los derechos de los padres se están machacando permanentemente como resultado de las leyes ideológicas que la izquierda ha impuesto a toda la sociedad con la excusa de que así acabarán con lo que denominan violencia de género.

Análisis de las tres principales amenazas a la libertad de educación en España

Las tres amenazas concretas son: la marginación de la asignatura de Religión; el desprecio a la demanda de los padres para la distribución de aulas; y la aplicación concreta -esta a cargo de las Comunidades Autónomas- de las leyes de imposición LGTBI.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

A este respecto, Actuall ha preguntado a algunas de las entidades más involucradas en la defensa de la libertad educativa por su parecer. Estas son sus impresiones.

1.- Marginación de la asignatura de Religión católica

Pedro Caballero, presidente de la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (CONCAPA), sostiene que esta amenaza “afecta directamente al derecho de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos”.

En este sentido, Caballero reclama al Ministerio de Educación que “la asignatura se garantice, tenga peso específico, sea evaluable y entre dentro del currículum, igual que su alternativa, para que haya una verdadera libertad a la hora de escoger”.

En declaraciones a Actuall, el representante de CONCAPA recuerda que la elección de la asignatura en los centros públicos “está entre el 68 y el 72%”, una cifra que considera “muy significativa”, más si se tiene en cuanta que se trata de un acto voluntario.

Para el portavoz en materia educativa de Profesionales por la Ética, Miguel Gómez, el anuncio de marginación de la asignatura “choca con los acuerdos Iglesia Estado y con la reciente sentencia del Tribunal Constitucional” conocida la pasada primavera, que avala la existencia de la asignatura de Religión como materia opcional pero evaluable en un Estado laico.

Desde Profesionales por la Ética, este anuncio no tiene “soporte jurídico” forma parte de un rosario de declaraciones de intenciones de un Ejecutivo “débil e inestable, sin capacidad ejecutiva”.

Sin embargo, el anuncio sí conlleva un peligro a juicio de Gómez, que estriba en “la claridad de su planteamiento ideológico: el derecho a educar no está en los padres sino en el Estado. Y su proyecto político no va a cejar en esta intención”.

Preguntado por la misma cuestión, el presidente de la Asociación Libertas, Francisco Martínez, recuerda que el sentido de la trascendencia caracteriza al ser humano “desde la noche de los tiempos” como demuestran la Antropología y la Arqueología y, por tanto, el intento de ocultar esta dimensión en la enseñanza sólo puede venir promovida por dos motivos: “Bien por miopía del gobernante o bien por intención manipuladora”.

Aún más, Martínez incide en el argumento de que “el hecho religioso es nuclear en la existencia del hombre y no se puede ni debe sustraer de la educación; sin él no se puede entender la historia de la humanidad, ni las razones del comportamiento humano en todas las culturas y generaciones”.

Para el presidente de Libertas el intento de minimizar la presencia en la vida pública del hecho religioso por parte del Gobierno responde a que “es un palo en la rueda en su aspiración dominadora, algo que escapa a su control”.

Además, recuerda a Actuall que tal medida sería contraria a la Constitución Española (art. 9.2 y 27.3), la Carta d Derechos fundamentales de la Unión Europea (Art. 14.3); el Pacto Internacional de Derechos Civiles, Económicos, Sociales y Culturales (13.3), entre otros. “El por qué no los cumplen, habrá que preguntárselo a ellos”, subraya.

2.- Eliminación del requisito de demanda para ampliar líneas

Otra de las amenazas que se ciernen sobre la libertad educativa en España el el anuncio de la modificación del artículo 109.2 de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE), que establece que la Administración programará la oferta educativa atendiendo a una serie de requisitos, entre ellos “tomando en consideración la oferta existente de centros públicos y privados concertados y la demanda social”.

Miguel Gómez apunta que en este campo “la batalla real viene de lejos y se ha venido dando en las Comunidades Autónomas gobernadas por el PSOE”, de tal forma que “Andalucía es el paradigma”, ya que “ha ido limitando año a año las plazas concertadas a pesar de la demanda social”.

Gómez considera que este anuncio constituye en sí mismo “una amenaza a la libertad” que se salta “la libertad de los padres a elegir el tipo de educación para sus hijos invocando la primacía de la educación estatal”. A pesar de ello, Gómez confía en que “la coyuntura política no va a permitir esta modificación de la ley en esta legislatura”.

Francisco Martínez, de Libertas, considera que en este caso conviene recordar que el Estado está para apoyar y defender el derecho de los padres a decidir qué tipo de educación quieren para sus hijos, pero nunca para suplantarlos.

Sin embargo, considera que “los aparatos ideológicos del Estado son diversos pero el más importante con diferencia es sin duda la escuela”, porque “la ingeniería social siempre trabaja mejor sobre la segunda generación”, motivo por el cual el Gobierno trata de eliminar la incidencia de las preferencias de los padres en la estructura escolar.

No en vano, ya decía François Mitterrand que “para hacer la revolución ya no hace falta asaltar el palacio de invierno; basta con asaltar la escuela”.

Para Pedro Caballero, la medida es especialmente peligrosa porque “afecta a los que eligen la pública y la privada” y trata de esconder “que se vea con claridad el resultado de elegir en libertad”.

Además, de aplicarse, supondría “tocar uno de los factores principales que dan más libertad a la gente que no tiene recursos para poder elegir”.

Por último, sobre esta cuestión Caballero entiende que se trata de una apuesta del Gobierno movido “por sus acompañantes de viaje” político para quienes “todo lo que huela a religión o a red concertada no tiene que existir o si tiene que existir deber ser subsidiario de la pública”.

3.- Aplicación de las leyes LGTBI 

La aplicación efectiva de las leyes de imposición de la ideología de género y los postulados de los grupos de presión LGTBI también preocupa a los expertos consultados por Actuall.

Francisco Martínez recuerda que “la identidad de los niños, se configura en los
primeros tres años de vida, no solo la identidad sexual, sino su lugar en el
mundo. Estos primeros años son fundamentales” por lo que la puesta en marcha efectiva de estas leyes es aún más peligrosa, si se tiene en cuenta que lo que pretenden “es la deconstrucción de todo lo humano” sobre la base de una “teoría anticientífica”.

Advierte además que “en las primeras etapas, el adoctrinamiento es muy sutil, muy progresivo, casi no se percibe, el veneno va oculto, mezclado con el chocolate y bien
presentado, envuelto en papel de regalo para que los padres no lo interpreten como malo”.

En consecuencia, “el resultado pretendido, es un individuo ambiguo, solo, aislado, sin
referentes, sin familia. Y más fácilmente manipulable. La implantación de esta ideología, es por tanto un instrumento de poder, enmascarado y oculto en aparentes buenas intenciones”, concluye.

Desde CONCAPA, se asegura que “no queremos adoctrinamiento en las clases” y que una cosa es trabajar por la tolerancia y otra “que bajo esas siglas se meta ideología de género que manipula la mente de nuestros jóvenes, muchos de ellos menores de edad, que es cuando más protección deben tener”.

Frente a esta amenaza, Caballero propone trabajar de forma intensa en el estudio de las leyes autonómicas y su concreción en los currículos académicos, así como en conocer quienes van a impartir esos contenidos y de qué manera.

“Hemos hecho un manual de información a las familias y un escrito para comunicar al centro que yo tengo la potestad sobre mi hijo y cuando van a dar algo que no viene en el currículum normal para que yo lo valore”, explica.

A su juicio no se trata un de problema exclusivo de los centros “sino que también en las familias tenemos que saber cómo actuamos ante el desconocimiento del tema” haciendo hincapié en que es precisamente “el hijo el que recibe la ideología”.

Profesionales por la Ética, que en los dos casos anteriores ve dificultades de aplicación por la debilidad del gobierno, en este caso sí consideran que se trata de “un problema de impacto inmediato porque las legislaciones autonómicas de los últimos años facilitan toda una serie de actuaciones que atentan contra la libertad de los padres”.

Al igual que Caballero, Miguel Gómez advierte de que la mayoría de los padres no son conscientes “del peligro que supone la irrupción de los lobbies de género en las aulas sin su conocimiento”.

Y también se han puesto manos a la obra con la difusión de la campaña “5 motivos y 5 maneras de defender la libertad de educación” donde aportan una “Solicitud de información previa y consentimiento expreso” animando a los padres a que la entreguen en los centros educativos a fin de que sus hijos no asistan a actividades con contenidos que ellos no aprueben.

FUENTE: https://www.actuall.com/educacion/analisis-de-las-tres-principales-amenazas-a-la-libertad-de-educacion-en-espana/