Academia de Medicina Argentina, firme: científica y biológicamente es ser humano desde la concepción

Mientras se discute el proyecto del aborto en la Cámara de Diputados de Argentina, la Academia Nacional de Medicina (www.acamedbai.org.ar), con 35 académicos titulares del máximo nivel (vea aquí sus especialidades) ratificó lo que dice la ciencia médica del siglo XXI y su postura a favor de la vida y reclamó propuestas sanitarias que “cuiden y protejan” la vida de la mujer y del niño por nacer.

Mediante un comunicado, el organismo exigió que se respete la objeción de conciencia de los médicos, ya que “la obligación médica es salvar a los dos” y “nada bueno puede derivarse para la sociedad cuando se elige a la muerte como solución”.

La Academia explicó que “el niño por nacer, científica y biológicamente es un ser humano cuya existencia comienza al momento de la concepción”, por lo que “destruir un embrión humano significa impedir el nacimiento de un ser humano”.

Por lo tanto,“la salud pública argentina necesita de propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, a la vida de la mujer y a la del niño por nacer”.

“Si el aborto clandestino es un problema sanitario corresponde a las autoridades tomar las mejores medidas preventivas y curativas sin vulnerar el derecho humano fundamental a la vida y al de los profesionales a respetar sus convicciones”, señala el comunicado.

En la misiva, la Academia recordó también que “el pensamiento médico a partir de la ética hipocrática ha defendido la vida humana como condición inalienable desde la concepción”, por lo que pidió  a los médicos “mantener la fidelidad a la que un día se comprometieron bajo juramento”.

Los artículos 14, 19 y concordantes de la Constitución Nacional argentina avalan que “el derecho a la ‘objeción de conciencia’ implica no ser obligado a realizar acciones que contrarían convicciones éticas o religiosas del individuo”.

Finalmente, desde el punto de vista jurídico, aseguraron que el niño por nacer “es un sujeto de derecho como lo reconoce la Constitución Nacional, los tratados internacionales anexos y los distintos códigos nacionales y provinciales de nuestro país”.

Texto completo (y aquí en PDF)

Academia Nacional de Medicina de Argentina
Ante el debate legislativo acerca de la despenalización del aborto, la Academia Nacional de Medicina reitera los preceptos que ha sostenido desde siempre,
recordando los principios básicos de la ciencia y la práctica médicas que obligan y vinculan a todos los profesionales del país.

La salud pública argentina necesita de propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, a la vida de la mujer y a la del niño por nacer.

La obligación médica es salvar a los dos, nada bueno puede derivarse para la sociedad cuando se elige a la muerte como solución.

Si el aborto clandestino es un problema sanitario corresponde a las autoridades tomar las mejores medidas preventivas y curativas sin vulnerar el derecho humano fundamental a la vida y al de los profesionales médicos a respetar sus convicciones.

Por ello: La Academia Nacional de Medicina considera:

– Que el niño por nacer, científica y biológicamente es un ser humano cuya existencia comienza al momento de su concepción. Desde el punto de vista jurídico es un sujeto de derecho como lo reconoce la Constitución Nacional, los tratados internacionales anexos y los distintos códigos nacionales y provinciales de nuestro país.

– Que destruir a un embrión humano significa impedir el nacimiento de un ser humano.

– Que el pensamiento médico a partir de la ética hipocrática ha defendido la vida humana como condición inalienable desde la concepción. Por lo que la Academia Nacional de Medicina hace un llamado a todos los médicos del país a mantener la fidelidad a la que un día se comprometieron bajo juramento.

– Que el derecho a la “objeción de conciencia” implica no ser obligado a realizar acciones que contrarían convicciones éticas o religiosas del individuo (Art.14, 19 y concordantes de la Constitución Nacional).

Buenos Aires, marzo 22 de 2018

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/academia-medicina-argentina-firme-cientifica-biologicamente-ser-humano-63798.htm

Un nuevo estudio revela las consecuencias del aborto: depresión, adicciones y tendencias suicidas

La doctora estadounidense Priscilla K. Coleman, profesora de desarrollo humano y estudios de la familia en la universidad de Bowling Green State, en Ohio, ha publicado en diciembre de 2017 en la revista científica American Physicians and Surgeons (Médicos y Cirujanos Americanos) un estudio demostrando que las mujeres que han abortado sufren una gran variedad de severos trastornos psicológicos y traumáticos.

En este estudio llamado “Mujeres que han sufrido emocionalmente por abortar: una síntesis cualitativa de sus experiencias” (Puede consultarlo aquí), 987 mujeres de todo Estados Unidos excepto Hawaii han respondido diversas preguntas de índole psicológica tras haber abortado.

Vergüenza, arrepentimiento y baja autoestima
A la pregunta de qué efectos negativos atribuían al aborto, un 23,7% de las encuestadas reconocieron que habían quitado una vida. Otras mencionaron que sufrían depresión (14,7%), remordimientos (14%), baja autoestima y otros sentimientos negativos hacia sí mismas (12,4%), vergüenza (10,9%) y arrepentimiento (9,3%).

“Mi bebé murió por mi elección”, declaró una de las encuestadas, tal y como recoge LifeSiteNews“No he podido hablar de esto con nadie en 30 años excepto mi marido, que se siente impotente y avergonzado por mi dolor”.

Muchas de ellas mencionaron también tener conductas autodestructivas como consecuencia negativa de haber abortado. Esto incluía la adicción a las drogas u otras sustancias (9%), promiscuidad, castigos autoinfligidos, malas decisiones (7,7%), o incluso pensamientos suicidas (6,2%).

No quieren que les ocurra a otras personas
A estas mujeres también se les preguntó sobre los efectos positivos de haber abortado. Sobre esto, declararon que, tras haberse arrepentido, habían profundizado más en sus vidas espirituales (17,5%). Otras aseguran haber decidido realizar labores de voluntariado en centros pro-vida (13,3%).

“Como voluntaria del centro de crisis de embarazo (CPC), he conseguido convencer a muchas mujeres de que al menos esperen a hacerse un ultrasonido antes de tomar una decisión”, ha declarado una de ellas. “Seguramente nunca me habría convertido en voluntaria si no hubiese abortado y sufrido las consecuencias”.

En otro estudio publicado en 2011 (“Aborto y salud mental: una síntesis y análisis de las investigaciones comprendidas entre 1995 y 2009” -puede consultarlo aquí-), la doctora Coleman demostró que el aborto incrementaba en un 155% el riesgo de suicidio en las mujeres. Además, relacionaba directamente algunas enfermedades mentales con este tipo de intervenciones.

También contenía más de 50 referencias sobre otras investigaciones relacionadas con consecuencias psicológicas del aborto en las mujeres y cuidados médicos pre-natal.

Consecuencias avaladas por otros informes
Este último estudio de 2017 confirmó a su vez otras investigaciones de la propia doctora Coleman que realizó en 2003 y 2005 en las revistas Medical Science Monitor y Psychology and Health respectivamente.

Expertos como el doctor Elard Koch en 2013 o Gregory Pike en 2017 han publicado también varias investigaciones ratificadas por este último estudio. Algunos testimonios como el de Esperanza Puente confirman las experiencias que dicen sufrir las afectadas por el aborto.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/nuevo-estudio-revela-las-consecuencias-del-aborto-depresion-adicciones–61685.htm