En defensa del profesorado de Religión de Extremadura

A la Junta de Extremadura:

La Federación de Enseñanza de USO en Extremadura le manifiesta la indignación del Profesorado de Religión por la discriminación laboral que sufre en nuestra región. La modificación del Decreto 98/2016, lejos de solucionar este problema, lo agravará aún más, pese a las sentencias dictadas por distintos órganos juridicos.

Los padres y madres de Extremadura eligen con normalidad y con una amplia mayoría la asignatura de Religión para sus hijos, pero se encuentran con que la reducción de la carga lectiva planteada por la Consejería de Educación impide desarrollar plenamente este derecho, además de poner en riesgo la situación laboral de cientos de profesores de Religión, un colectivo que ya ha sido duramente castigado.

Por tanto, EXIGIMOS:

1. Que la asignatura de Religión sea ofrecida e impartida en igualdad de condiciones al resto de asignaturas, en todos los centros educativos y en todas sus etapas, desde Infantil hasta 2º de Bachillerato.

2. Que la carga horaria de la asignatura de Religión sea similar al resto (2 HORAS LECTIVAS)

3. Que el Profesor de Religión sea considerado como un miembro más del claustro de profesores a todos los efectos.

4. Que la asignatura de Religión sea ofrecida por los centros en igualdad de condiciones, sin que se pongan trabas que dificulten al alumnado su elección ni al Profesorado su impartición.

5. Equiparación laboral y salarial respecto al resto de profesores.

6. Misma valoración para el reconocimiento de sexenios, méritos para oposiciones, etc.

7. Que se considere a la asignatura de Religión y a sus profesores no como un problema, sino como un elemento sustancial en la Educación, reconociendo que imparten una asignatura que fomenta la educación en valores, necesaria para construir una sociedad más justa y humana.

Es urgente el reconocimiento del Profesorado de Religión como elemento fundamental en la prestación del servicio público educativo. Por todo ello, los abajo firmantes solicitamos que se reconozcan todos los derechos laborales de este Profesorado, sin cortapisas de ningún tipo, para que no sean tratados como trabajadores de segunda división, y que la asignatura de Religión sea considerada una asignatura más dentro del currículo de los alumnos, con el mismo valor que el resto. 

FUENTE Y FIRMA EN:

https://www.change.org/p/junta-de-extremadura-en-defensa-del-profesorado-de-religi%C3%B3n?recruiter=212989636&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=psf_combo_share_message

La enseñanza religiosa, un derecho

Cardenal Antonio Cañizares.

En estos días los padres van a solicitar o reservar plaza para sus hijos en los diferentes colegios, escuelas o institutos para el próximo curso y tendrán que elegir o no la enseñanza religiosa escolar. Es esta una decisión importante que no se puede trivializar. La enseñanza religiosa es un aspecto fundamental en la formación integral de la persona y un elemento imprescindible en el ejercicio del derecho de libertad religiosa.

Es un derecho garantizado por la Constitución Española. Sin esta garantía la Constitución no habría tenido en cuenta, en efecto, ni la formación completa del alumno ni la libertad religiosa. Es necesario insistir en que los padres son quienes tienen el derecho de educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones y creencias, como reconoce el mandato constitucional. Cuando el Estado garantiza la enseñanza de la religión y moral en la escuela cumple sencillamente con su deber para con los ciudadanos –y por tanto para con la sociedad–, y al contrario, si no propiciase el libre y pleno ejercicio de este derecho o no posibilitase de manera suficiente su adecuado desarrollo, los padres y los alumnos habrán de defender y reclamar este derecho que les asiste.

Defenderlo y exigir que se cumpla en todas sus exigencias, en equiparación al resto de las otras áreas de aprendizaje o disciplinas principales, es defender, en su raíz misma, el ejercicio de las libertades fundamentales.

Para los católicos, es un deber muy serio y una necesidad grande la formación religiosa y moral en los centros escolares. Con frecuencia en ciertos medios y por algunos grupos se vierte la idea de que la clase de religión es algo atávico y una rémora para la modernización de la sociedad –libre, autónoma y laica– que la Iglesia trata de mantener empecinadamente como privilegio particular.

Pienso que deberíamos haber aprendido ya que el progreso económico no está unido al recorte de la libertad religiosa, y recorte sería el que la enseñanza religiosa no poseyese el estatuto propio que habría de corresponderle conforme a la naturaleza educativa de la escuela y a la necesidad de la formación integral de la persona. No caigamos en la trampa de considerar que el tema de la enseñanza religiosa escolar es un asunto privado o de la Iglesia, aunque ella, como servidora de los hombres, tiene la obligación de promover los derechos que asisten a la persona humana y de trabajar por la humanización integral. Es una cuestión en la que está en juego la persona y la sociedad. Se necesita un apoyo social mayor y más efectivo a este derecho y deber por la importancia que la enseñanza religiosa tiene para el «aprender a ser hombre» y el arte de vivir, y a realizarse como persona con sentido, libre y verdadera. Lo que se haga en este terreno contribuirá al rearme moral de nuestra sociedad y a la humanización de la misma, sin lo que no hay progreso digno de llamarse así.

Los padres que bautizaron a sus hijos, coherentes con lo que hicieron y fieles a lo que prometieron en su día – educar a sus hijos cristianamente, en la fe–, tienen el notable deber de poner los medios necesarios para la formación cristiana de sus hijos. Hoy es muy difícil hacer una persona cristiana y moralmente cabal sin la enseñanza religiosa en la escuela, colegio o instituto; para alcanzar hoy la madurez cristiana, un niño y un adolescente necesitan fundir lo que aprenden y saben de la fe con lo que aprenden y saben de la sociedad, la historia y la naturaleza. Para lograrlo, el lugar propicio es la escuela y lograrlo está importando mucho en nuestros días.

Es necesario que la enseñanza religiosa no sólo se reclame e imparta, sino también que se dignifique, que se potencie, que se acredite cada día más ante los alumnos, padres, profesores, sociedad. Así se está intentando y hay que agradecer la labor de los profesores de Religión: lo cual agradezco de todo corazón a los profesores, familias y a la Iglesia. Que Dios les pague. Siempre me han tenido y me tienen con ellos y a su lado, más aún en circunstancias no fáciles para su importante trabajo, al que no podemos ni debemos renunciar. Es preciso que hagamos un gran esfuerzo por ofrecer una enseñanza religiosa de calidad y rigurosa que, correspondiendo fielmente a lo que la Iglesia enseña, ayude a descubrir la verdad del hombre y su vocación que son inseparables de Jesucristo.

A la hora, pues, de inscribir –me dirijo a los padres– a vuestros hijos o renovar plaza escolar, no olvidéis solicitar la enseñanza religiosa escolar. Que Dios os ayude en vuestra tarea y responsabilidad educativa. Con mi afecto para todos vosotros y vuestros hijos, y vuestros alumnos.

Publicado en La Razón el 9 de mayo de 2018.

Ocurrió hace 10 años: intentona de supresión de la Asignatura de Religión en un colegio concertado

Aunque dimos la noticia hace una década, por su importancia, por el ejemplo que puede aportar en el presente a muchas familias y porque sigue sucediendo hoy día en otros lugares, queremos recordar algo acontecido en un centro escolar. Lo escribe un padre:

“Mis hijos estudian en un colegio no estatal (llamados habitualmente privados) y concertado que ha impartido siempre en la ESO la materia de Religión Católica. El centro no es de ideario cristiano, pero eso da igual: el centro está obligado a ofertar la asignatura. Con la finalización del curso escolar 2008-2009, recibo el siguiente listado de libros para el presente año académico 2009-2010:

intento

Al ir a hacer la reserva de los mismos a primeros de julio, advierto que no aparece la materia de Religión Católica, sino que ésta ha sido sustituida por Historia y Cultura de las Religiones.

Inmediatamente me pongo en contacto con el colegio y mantengo con el director un diálogo que termina haciéndose algo tenso. El director me hace saber que la materia que han puesto es como la de Religión Católica, que ha sido decisión del Claustro de Profesores y que ha venido originada porque algunos padres no quieren Religión Católica para sus niños. El director indica que “es lo que hay” y que “tengo otros colegios para mis hijos”.

Le hago saber que los padres no teníamos información de nada de esto y me respondió que no pueden estar constantemente informando sobre todas las decisiones del claustro.

Le indico que no voy a quedarme de brazos cruzados y que para mí la Religión es algo prioritario. Seguidamente me pongo en contacto con el Servicio de Inspección y como la inspectora del colegio está de baja hablo con una jefa de distrito.

La jefa de distrito no cree lo que le estoy contando, que debe haber algún malentendido porque la Religión Católica es de oferta obligatoria. Me dice que me ponga en contacto nuevamente con el director y le recuerde la disposición adicional segunda del currículo de ESO donde se establece la obligatoriedad de oferta de la materia y que, además, la profesora de religión del colegio tiene la idoneidad para impartirla.

Vuelvo a llamar al colegio y resumo al director mi charla con la jefa. El director reconoce la metedura de pata y la incomodidad de dar marcha atrás porque implica reunir a algunos profesores en el mes de julio; pero se compromete a arreglar el asunto. Me dice que me llamará en pocos días.

Efectivamente, a los dos días recibo llamada del director del colegio indicándome que todo está como el curso pasado, que los chicos de segundo de ESO vuelven a tener Religión Católica. Me dice también que “ya veremos el próximo año como quedan las cosas”.

Sirva esta historia como ánimo para que no nos quedemos con los brazos cruzados, que se pueden hacer cosas, y simplemente con 3 llamadas, un poco de ganas y ayuda de la Providencia. El texto puede leerse también cambiando el segundo curso de ESO por el de primero.”

La Comisión de Educación del Congreso insta al Gobierno a eliminar la Religión de los colegios

El Congreso ha instado al Gobierno a que derogue los acuerdos con la Santa Sede y a que saque la religión del currículo, del horario lectivo y del ámbito escolar.

La proposición no de ley, presentada por Unidos Podemos y Compromís y transaccionada con el PSOE, ha salido adelante en la Comisión de Educación por 18 votos a favor, 17 en contra y una abstención.

Petición iniciada por un grupo laicista
Según informa EFE, la iniciativa respondía a la petición de Europa Laica que, en octubre de 2016, hicieron llegar a la Cámara, y que luego ha sido tramitada por Unidos Podemos y Compromís.

Sobre la denuncia y derogación de los acuerdos con la Santa Sede, el PSOE ha querido focalizar esta proposición a través de una enmienda, que ha sido aceptada, y dejar el resto del contenido para su debate en el pacto educativo.

El diputado socialista Guillermo Meijón ha comentado que puede haber gente con una opinión con las redes de centros (concertados) pero otra respecto a la derogación de los acuerdos con la Santa Sede y de ahí la enmienda de su grupo.

PP y Ciudadanos critican esta petición
Desde Ciudadanos, la portavoz de Educación, Marta Martín, ha criticado que Podemos plantee en esta Comisión la derogación del concordato con la Santa Sede cuando es un tema internacional o constitucional.

También ha criticado que mezcle la cuestión de la religión en las aulas con los conciertos. Son “dos de los ejes de sus eslóganes electorales” y la iniciativa es “oportunista y reiterativa”, ha aseverado.

Para el PP, la religión en la educación es “un tema recurrente de la izquierda más rancia”. La diputada popular Silvia Valmaña ha subrayado que “lo democrático” es cumplir con la Constitución y con los acuerdos que permiten libertad religiosa, y ha asegurado que en 13 de los 28 países de la UE la Religión es asignatura obligatoria y en 14 optativa, entre ellos España.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/comision-educacion-del-congreso-insta-gobierno-eliminar-62596.htm

Nueva edición de Relicat Games y Relicat Paint

La Asociación Eventos y Actividades para la asignatura de Religión (EAR) vuelve a organizar sus dos eventos importantes: ReliCat Paint y ReliCat Games.

El próximo día 3 de Marzo de 2018 se van a desarrollar en la Universidad Francisco de Vitoria estos dos eventos simultáneos. Toda la información puede encontrarse en su Web: http://www.relicatgames.es

Los dos eventos a realizar:

– Gran final de pintura ReliCat Paint de las categorías de primaria y secundaria.
– Competición individual ReliCat Games.

Este año volverán a contar con cerca de 800 alumnos de centros públicos, concertados y privados de la Comunidad de Madrid.

Además, solicitan colaboración y patrocinio, como en años anteriores.

La clase de Religión, en peligro constante de arrinconamiento

Desde la aprobación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE, 2013), que aumentó el margen de los gobiernos regionales para determinar la carga lectiva de la Religión en el currículum, los tribunales han resuelto de forma dispar los intentos de varias comunidades autónomas españolas por reducir el horario de la asignatura. Ahora, una propuesta del PSOE pretende devolver la asignatura a la irrelevancia académica.

En algunos aspectos, la LOMCE reforzó el valor de la asignatura de Religión en el currículum escolar: debía ser ofertada en todos los niveles (también Bachillerato) y volvía a contar para la nota media. Además, se le daba carácter de alternativa respecto a la asignatura de “Valores”, el equivalente a la antigua “Educación para la ciudadanía”, por lo que los alumnos que escogieran Religión no estaban obligados a cursar también la otra.

Sin embargo, al conceder más margen de decisión a las comunidades para determinar la carga lectiva de Religión, la LOMCE facilitó que la mayor importancia que se había concedido a esta materia en algunos aspectos se viera seriamente amenazada en la práctica. Esta “puerta abierta” fue aprovechada, efectivamente, por varios gobiernos regionales (Andalucía, Baleares, Aragón, Asturias, Extremadura, Castilla y León, País Vasco, Canarias, Galicia y Cantabria), que redujeron el horario de la asignatura. Algunos, incluso, la eliminaron del último curso de Bachillerato.

Criterios diversos

En muchas de esas comunidades, obispos y asociaciones de profesores llevaron a los tribunales los decretos respectivos. Hasta ahora, las sentencias han sido dispares.

En Andalucía, los jueces respaldaron la reducción de la carga horaria en Primaria y Secundaria dictada por la Junta, pero no la supresión en el Bachillerato de artes. En Castilla y León, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la comunidad avaló el decreto que limitaba el horario de la materia en Primaria.

En cambio, en otras comunidades los jueces han fallado en sentido contrario. En 2015, el TSJ de Asturias anuló el decreto por el que las horas de Religión se reducían de una y media a una por semana. La sentencia señalaba que, aunque el acuerdo con la Santa Sede no establece cuál ha de ser el horario exacto, sí recoge que ha de existir una “cierta homogeneidad” con otras asignaturas del mismo rango, las llamadas “específicas”. No obstante, el gobierno regional recurrió (solo lo referente al Bachillerato) al Tribunal Supremo, que le dio la razón.

En Baleares y Aragón, los TSJ han anulado los decretos autonómicos que limitaban la oferta de Religión en Bachillerato. En Baleares, el gobierno había permitido a los centros decidir si la ofrecían o no, mientras que en Aragón, la asignatura había quedado relegada a la “hora 31” –es decir, fuera del horario normal de 30 horas– en segundo curso. También en Extremadura, el TSJ falló contra la reducción de horas en Secundaria y Bachillerato.

Una propuesta que devalúa la asignatura

En medio de este panorama, el PSOE presentó a mediados de septiembre ante el Congreso tres proposiciones de ley con enmiendas a la LOMCE. En una de ellas, “para la eliminación de la segregación y discriminación de los alumnos y alumnas”, aparecen –sin que venga muy a cuento con el título– varias propuestas relacionadas con la asignatura de Religión.

En primer lugar, la proposición pide que la nota de Religión no valga para el expediente. Además, el texto reclama que las asignaturas de “Valores”, tanto en Primaria como en Secundaria, sean de obligada matriculación para todos. Los que quieran cursar Religión deberán hacerlo como un complemento aparte, sin que esto exija una alternativa para los otros. Aunque no se concreta cuáles serían las consecuencias prácticas de esto, todo apunta a un arreglo parecido a la llamada “hora 31” que propuso el gobierno de Aragón. Solo que aquí el esfuerzo extra ni siquiera contaría para el expediente.

FUENTE: http://www.aceprensa.com/articles/la-clase-de-religion-en-peligro-constante-de-arrinconamiento/

Convocatorias de la Asociación Eventos y Actividades para la asignatura de religión

La Asociación Eventos y Actividades para la asignatura de Religión (EAR) ha planificado diferentes eventos para realizar durante el curso 2017/2018.

Como todos los años, van a repetir la Olimpiada de Religión (ReliCat Games) y el concurso de pintura (ReliCat Paint).

Se anexan seguidamente enlaces a las convocatorias en PDF de ambos eventos, en las que se indican fechas, tipo de alumnado participante, etc.

Además, van a diseñar nuevos eventos. La EAR, http://relicatgames.es, está abierta a nuevas propuestas que vengan de nuestros lectores.

Convo ReliCat Games 17-18

Convo Relicat Paint 17-18