Mazazo del Gobierno a la libertad de los padres

¿Quieres que el Estado decida por ti qué es lo mejor para tus hijos? ¿Quieres que les imponga su modelo doctrinario? ¿Su pensamiento único? ¿Su idea relativista del bien y del mal? ¿Sus paradigmas sexuales? ¿Su laicismo?

Prepárate porque es lo que el Gobierno socialista acaba de anunciar: una ofensiva contra la enseñanza concertada, para desmantelar el último bastión que garantiza la libertad educativa.

En otras palabras: van a callarte la boca y apropiarse de tu derecho constitucional a elegir la educación de tus hijos.

Podemos evitarlo si los dejamos en minoría en el Congreso: pide a los representantes de los grupos parlamentarios del PP, Ciudadanos, PNV, UPN, CC y FAC que frenen el plan liberticida del Gobierno de aniquilar tu derecho constitucional a decidir la educación de tus hijos:

https://www.citizengo.org/hazteoir/ed/165530-mazazo-del-gobierno-libertad-padres

Te preguntarás cómo va a conseguir el Gobierno anular el derecho constitucional de los padres a elegir el modelo educativo de sus hijos. La respuesta es esta: retirando de la ley el requisito de “demanda social”.

Este requisito había blindado hasta ahora a los centros concertados cuando las comunidades autónomas habían intentado reducir sus plazas.

Los padres acudían entonces a los Tribunales y estos les daban la razón una y otra vez, amparándose en que el artículo 27 de la Constitución reconoce a las familias el derecho a elegir libremente la educación que quieren para sus hijos; es decir, en la demanda social de las familias.

Si el Gobierno retira este concepto de “demanda social”, los padres pierden el sostén legal que les protege. De ahí que la ministra haya basado su ataque en anularlo.

Estás a tiempo de pararlos: pide a los portavoces de los grupos parlamentarios del PP, Ciudadanos, PNV, UPN, CC y FAC que frenen el plan del Gobierno contra la enseñanza concertada:

https://www.citizengo.org/hazteoir/ed/165530-mazazo-del-gobierno-libertad-padres

¿Por qué tanta inquina contra la enseñanza concertada? Porque representa una opción que se escapa a su control absoluto.

La concertada es un grano en el sistema de adoctrinamiento que pretende imponer la izquierda y que ya funciona en la escuela pública prácticamente sin que nadie le tosa.

Pueden disfrazarlo con la retórica que quieran, pero no engañan a nadie. Solo hay que mirar a la Comunidad Valenciana: el acoso y derribo a la libertad de los padres está siendo sofocante y permanente.

Muévete antes de que sea demasiado tarde: firma esta alerta en favor de la libertad de los padres.

Con esta maniobra, cientos de padres no podrán elegir el centro educativo de sus hijos, ni un ideario acorde con sus creencias. Se tendrán que conformar con el colegio público que les imponga la administración.

Defiende tus derechos.

Gracias por movilizarte en defensa de la libertad educativa.

Miguel Vidal y todo el equipo de HazteOir.org

FUENTE: https://citizengo.org/hazteoir/ed/165530-mazazo-del-gobierno-libertad-padres?m=5&tcid=50754235

Los padres advierten al gobierno que defenderán sus derechos y su libertad

ESEL, España Educa en Libertad. Madrid, 10 de julio de 2018.  En su comparecencia ante la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, la nueva ministra ha anunciado las “líneas maestras” del proyecto educativo del gobierno.

Mientras plantea como principio rector que guiará su mandato “La colaboración y el diálogo abierto para trabajar en común con la comunidad educativa y con todos los agentes políticos y sociales, anuncia una serie de medidas, tomadas de manera unilateral, que imponen un modelo educativo ideológico que no respeta la voluntad de miles de familias que optan, amparados por la Constitución, por tratados internacionales y por sentencias en los tribunales, por modelos educativos que este gobierno pretende suprimir.

  • Apela a la aconfesionalidad del Estado, recogida en la Constitución, para justificar  que la religión, como asignatura optativa, no tenga efectos académicos, y se olvida de que la misma Constitución, la Ley Orgánica de Libertad Religiosa y los Acuerdos firmados por el Estado con las confesiones religiosas mayoritarias garantizan el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa que libremente elijan, tanto dentro como fuera de la escuela. Y en el uso de este derecho, un amplio porcentaje de familias eligen esta asignatura optativa en todo tipo de centros, tanto con ideario propio como centros públicos.

  • Anuncia la creación de una asignatura obligatoria, de valores cívicos y éticos. Con el precedente de Educación para la Ciudadanía, que impuso el Gobierno de Zapatero, y de las asignaturas que se han ido creando desde entonces, algunas aún como experiencia piloto, nos tememos que dicha asignatura no hará sino generar un nuevo conflicto en el sistema educativo, como ya ocurrió con EpC, cuya imposición dio lugar a la mayor movilización de padres de la historia, que de hechoconsiguió que dichas asignaturas fueran eliminadas del sistema educativo. Estos precedentes han demostrado que estas asignaturas se crean para imponer a los alumnos una visión sobre determinadas cuestiones que son controvertidas y objetode pleno debate en la sociedadpero que presentan implicaciones morales, éticas ideológicas y religiosas, que en un Estado aconfesional no se pueden imponer ytienen que quedar fuera del ámbito escolar. Así lo manifestó elTribunal Supremoen su sentencia de 11 de febrero de 2009: el hecho de que existan asignaturas obligatorias no deben ser pretexto para tratar de persuadir a los alumnos sobre ideas y doctrinas que — independientemente de que estén mejor o peor argumentadas– reflejan tomas de posición sobre problemas sobre los que no existe un generalizado consenso moral en la sociedad española”.

  • Las declaraciones de la ministra sugieren que está en peligro la permanencia de la escuela concertada, que es elegida libremente por miles de familias en su derecho a elegir la educación que quieren para sus hijos. Califica esta “demanda social”como un “eufemismo”que, a su juicio, “ha servido para propiciar que la escuela pública pueda ser considerada subsidiaria de la concertada”.Ningún modelo debe ser considerado subsidiario del otro, sino que ambos deben coexistir para garantizar tanto el derecho a la educación de todos los alumnos como el derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos, como recoge la Constitución. La demanda social de los centros concertados no es un eufemismo: es el ejercicio del derecho de miles de padres y al gobierno le corresponde garantizar que los padres puedan ejercer ese derecho. No se debepor tanto considerar, como lo hace la ministra, que la red concertada simplemente “tiene un carácter complementario para cubrir las necesidades de escolarización”.También el modelo de enseñanza diferenciada, como ha manifestado recientemente el Tribunal Constitucional, es “plenamente conforme” con la Constitución y con los tratados internacionales suscritos por nuestro país.

  • La ministra plantea como “uno de los obstáculos para lograr un acuerdo en materia educativael no advertir que el derecho a la educación recae sobre los hijos e hijas como individuosy no sobre las familias ni sobre los territorios ni sobre las religiones”. Es indudable quién es el sujeto del derecho a la educación. Pero la ministra debería tener presente que quizá el mayor obstáculo para lograr un acuerdo en materia educativa sea olvidar que somos los padres los únicos que tenemos reconocido nuestro derecho a elegir la formación religiosa, moral,  pedagógica y/o filosófica que queremos para nuestros hijos.Por mucho que un  gobierno tenga unos principios políticos e ideológicoscomo dice la ministra, no le es lícito, en un Estado democrático y aconfesional como el español,imponerlos en un modelo educativo concreto, por encima de los derechos de los padres.

Ante el anuncio de estas “líneas maestras” por parte de la ministra de educación, desde la Federación ESPAÑA EDUCA EN LIBERTAD, vamos a intensificar de cara al curso que viene nuestra campaña de información, asesoramiento y movilización. Para ello continuaremos difundiendo la Guía para educar en Libertad,con información para las familias y en la que incluimos un modelo de solicitud de información y consentimiento expreso sobre cualquier actividad realizada en los centros educativos en relación con cuestiones moralmente controvertidas.  La actuación de los padres en esta línea ya ha dado como resultado la supresión de charlas que se venían impartiendo sin contar con su autorización expresa.

Derechos de los padres en educación

Por Cardenal Antonio Cañizares.

Conviene recordar, una vez más, porque se tiende a olvidarlo, el derecho-deber educativo que tienen los padres. En el cumplimiento de este deber los padres no pueden ser sustituidos por nadie, y nadie puede sustraer tampoco a los padres esta tarea suya primordial: ni los poderes del Estado ni la Iglesia ni nadie. Sobre ellos recae el derecho primario fundamental a educar. Todos somos subsidiarios de ellos.

El derecho y el deber de los padres a la educación de los hijos se debe considerar como esencial, relacionado como está con la transmisión de la vida humana: es, de alguna manera, su prolongación; debe ser considerado también como original y primario respecto al deber educativo de los demás, por la unicidad de la relación de amor que subsiste entre padres e hijos; y, además, este derecho-deber de los padres debe ser considerado como insustituible e inalienable y, por lo mismo y en consecuencia no puede ser totalmente delegado o usurpado por otro.

El reconocimiento de este derecho-deber esencial, original, primario, insustituible e inalienable es reconocido y respetado enteramente en nuestra Constitución Española, y como tal, como fundamental, fue garantizado en el artículo 27, el más discutido previamente a la aprobación del texto constitucional que tenemos. Lo que estaba en juego en aquellos momentos era quién educa, o a quién le corresponde la educación como derecho primario-original y fundamental: ¿al Estado o a la familia?

Si se hubiese optado por el Estado, hubiese correspondido a tal decisión una escuela única, con otros calificativos que se le asignaba a esa escuela única por parte de algunos grupos políticos, tras los cuales estaba la visión de educación que ofrecía el documento o declaración del Colegio de Licenciados y Doctores de Madrid. Tras esa escuela única nos hubiésemos encontrado con un sistema educativo en el fondo dictatorial, de pensamiento único, sin libertad de enseñanza, aunque se hable de ella. No habríamos alcanzado tampoco la democracia. Pero hay que agradecer la intervención decisiva de Don Adolfo Suárez y de su grupo político, que no accedió a la preterición y no reconocimiento, rechazo u olvido del derecho que asiste a los padres, en conformidad con los pactos internacionales sobre derechos humanos suscritos por España que así lo reconocen.

En correspondencia con este derecho, los padres tienen el derecho y el deber de que se imparta a sus hijos en las instituciones educativas una educación religiosa y una formación moral conforme a sus propias convicciones: este derecho no puede ser cancelado ni cercenado por el Estado, ni por ninguna autoridad dentro del Estado, antes bien, debe ser respetado y promovido por él. Es un deber primario, que la familia no puede descuidar o delegar. Los padres son los primeros, pero no los únicos, educadores de sus hijos. Corresponde a ellos, por tanto, ejercer con sentido de responsabilidad la labor educativa en estrecha y vigilante colaboración con los organismos civiles y eclesiales.

La misma dimensión comunitaria, civil y eclesial, del hombre exige y conduce a una acción más amplia y articulada, fruto de la colaboración ordenada de las diversas fuerzas educativas. Éstas son necesarias, aunque cada una puede y debe intervenir con su competencia y su contribución propia. Los padres tienen el derecho a elegir los instrumentos formativos conformes a sus propias convicciones y a buscar los medios que puedan ayudarles mejor en su misión educativa, incluso en el ámbito espiritual y religioso. Las autoridades públicas tienen la obligación de garantizar este derecho.

En este contexto se sitúa el tema de la colaboración entre familia e institución escolar. En esto hay que estar muy atentos y tener un respeto exquisito a la hora de dictar normas o aprobar leyes para la organización escolar y del sistema educativo.

Un aspecto importante a destacar de la educación por parte de los padres, de la familia, es el de la educación sexual. La respuesta que están dando los hechos, la realidad, seguro que no es afirmativa; lo cual indica que nos queda mucho por andar en el terreno de los derechos y deberes que señala la Constitución Española y reclama el ejercicio de derechos y deberes básicos que configuran una sociedad bien y armónicamente vertebrada y en libertad. ¿Podríamos, incluso, estar ante una transgresión de derechos humanos fundamentales, y esto sería muy grave, y reclamaría por ello ser corregido por quienes tienen el deber de hacerlo y de reclamarlo, dado el deber que les asiste de exigirlo por aquellos a quienes corresponde tales derechos que he expuesto en este artículo? Para la defensa y tutela de tales derechos y deberes de los padres en el campo educativo y para la coordinación y colaboración con otras instancias educativas, con sus propios derechos y responsabilidades, es muy importante la existencia de las asociaciones de padres de alumnos, que reclama unidad y colaboración por encima de divisiones y tensiones entre ellas.

Publicado en La Razón el 23 de mayo de 2018.