Asunto relevante: es necesario supervisar las charlas que dan a nuestros hijos en colegios e institutos, incluso en los católicos

Nos llegan noticias sobre varios centros de España en los que se han dado charlas sobre afectividad y sexualidad que desconocían los padres ¡e incluso los propios colegios!

El último caso de que hemos sabido es el de una charla sobre sexo oral, vaginal y anal, impartido a un grupo de escolares, de tan solo 10 años, en un colegio católico (un centro de religiosas).

El centro había dado paso a los charlatanes sin conocer el enfoque que iba a darse a las sesiones de sexo.

El error por parte del centro ha sido triplemente grave: primero, no deberían acceder a proporcionar charlas de sexo que competen a los padres o a aquellos en quienes estos deleguen expresamente; segundo, los equipos directivos no deberían dejar entrar en colegios e institutos a personas cuya doctrinan desconocen; tercero, deberían supervisar cómo son esas charlas participando los propios docentes en ellas.

Tres últimos comentarios:

Los padres tienen derecho a conocer lo que sucede en los centros escolares, así, los colegios e institutos deberían avisar a las familias sobre la realización de estas charlas indicando el enfoque que tienen y con la antelación suficiente para que los padres autoricen o no la participación de sus hijos en ellas.

Las charlas no deberían contradecir el ideario católico del centro, pues ese mismo ideario es uno de los motivos por el que los padres han matriculado ahí a sus niños.

El centro debería permitir la grabación de las sesiones para que los padres puedan conocer al detalle lo que se trata en ellas. Esto, además, obligaría a los ponentes a hacer un mejor trabajo, más sincero, más realista y más científico.

¿Cambio a mi hijo de colegio o instituto?

En bastantes ocasiones, cuando nos encontramos ante un problema en el centro escolar al que llevamos a nuestros hijos, nos preguntamos si es conveniente cambiarles de colegio o instituto. Nos referimos a problemas sobre todo de adoctrinamiento, relativos a que nuestros hijos están recibiendo una enseñanza contraria a nuestras convicciones. Por ejemplo, que le estén haciendo apología del budismo, del aborto como derecho de la mujer o de la ideología de género como ideario maravilloso, acertado y de asunción sensata y obligatoria.

La respuesta no es fácil, pues depende de muchos factores: de la edad de los niños, de cómo les puede afectar, de si el asunto ha sido grave o no, de las dificultades que entraña enfrentar el problema, de si tenemos apoyos de otras familias, de la Asociación de Padres, o incluso de algún profesor, etc. Depende igualmente de las ganas que tengan los padres de “complicarse la vida”, pues siempre es un trago incómodo el hablar de ciertos problemas escolares con el equipo directivo; además, siempre está el “fantasma” de las posibles represalias contra nuestros hijos.

La decisión última es de los padres, evidentemente, pues en ellos reside principalmente el derecho a educar a sus hijos, lo que incluye la elección de centro escolar. Pero permítasenos adentrarnos un poco más en el problema y aportar nuestras sugerencias.

Nos han llegado casos de padres, que llevan a sus hijos a centros de ideario católico, y se han llevado la sorpresa de que una de las monjas que les atiende en una asignatura quiere “leerles la mano”, o que el profesor de Religión dice en su clase que “ir a Misa es una tontería”, o que quieren llevar a cabo “actividades extraescolares ligadas a la espiritualidad del yoga”, etc.

Ante una situación como esta, que como ha quedado dicho es de respuesta complicada, nos atrevemos a sugerir unas recomendaciones:

  1. Pide cita para una reunión con el profesor que ha generado la controversia. Nuestra experiencia nos enseña que es bueno que alguien del equipo directivo esté presente. Si puedes ir con más padres que estén de acuerdo contigo, entonces mejor. El centro no puede negarte la cita ni obligarte a que vayas solo.
  2. Se transparente y claro en tus alegaciones, con sencillez, pero con la firmeza que te otorga el considerar que un centro de ideario cristiano no puede proporcionar enseñanzas contrarias al cristianismo.
  3. Aunque el centro sea público, tampoco puede educar a tus hijos en contra de tus convicciones. No olvides que el artículo 27 de la Constitución Española, que tiene su réplica en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, garantiza el derecho que tienen los padres a que sus hijos no sean educados en contra de sus convicciones.
  4. Pide ayuda a terceros, a personas que hayan pasado por lo mismo. Nuestra Asociación te puede ayudar en todo lo que sea necesario.
  5. Trata de dejar constancia de tu alegato por escrito, mejor con acuse de recibo, para que no pueda haber malas interpretaciones sobre tu queja o que nadie pueda decir en un futuro que el asunto era desconocido. Podemos ayudarte a redactar los escritos necesarios. Piensa si es conveniente que este escrito lo entregues antes de la cita con el profesor. Esto impedirá que se quite importancia a tu protesta y te permitirá dejar constancia de la misma.
  6. El apoyo del cónyuge es crucial. Es muy importante que ambos: padre y madre, estén de acuerdo en las actuaciones que se lleven a cabo.
  7. Hemos de confiar a la Providencia la protección de nuestros hijos, al mismo tiempo que ponemos todos los medios. Así, también hemos de lograr que nuestros hijos entiendan, en la medida de sus posibilidades, lo que estamos haciendo. Por ello, es importante formar espiritualmente a nuestros hijos. Explicarles la maldad e injusticia de lo que ocurre en el centro.
  8. No te preocupe el saberte solo, pues actuando con confianza puedes lograr un cambio a mejor en el funcionamiento del centro. También conocemos casos en los que el centro ha modificado un camino errático por la intervención de una sola familia.
  9. Puedes “hacer presión” indicando que remites o remitirás copia de tus quejas al Obispado, a la APA, a otras asociaciones como CONCAPA, o incluso a la prensa; todo ello dependiendo de la gravedad del asunto. Esto dependerá de las ganas que tengas en el momento oportuno.
  10. Piensa en el cambio de centro como una opción última, pues desde ADVCE creemos que es mejor enfrentar el problema que dejarlo pasar o marcharnos del centro. Además, enfrentar el problema y llegar a una solución satisfactoria puede ser algo muy positivo para el centro.
  11. Un argumento para no cambiar de centro es considerar que la Providencia nos quiere en ese centro para dar testimonio. Además, el cambio de centro no garantiza que los mismos problemas no vuelvan a surgir. Desgraciadamente, puede ocurrir que cambiemos a nuestro hijo de colegio y le llevemos a otro en el que suceda lo mismo o incuso algo peor.
  12. En todo caso, debe tratarse a las personas implicadas en este asunto con amor y respeto, sin odio y sin ira.
  13. Independientemente de cómo se encamine este asunto, trata de asegurarte de que no tendrás nuevas sorpresas, pidiendo toda la información disponible sobre próximas actividades.

Para terminar, unos comentarios finales:

En la familia debe primar la autoridad de los padres, que debe ejercerse sin complejos, pues en caso contrario, como se está viendo, la asumirá el Estado. Si es el caso, en una familia católica el obedecer a los padres, ayudar en casa, estudiar, etc., es un deber religioso.

Aunque no está de moda decirlo, los hijos no deben dudar de que el criterio de sus padres es el correcto y de que son quienes buscan el bien de los hijos por encima de todo. Hoy día muchos padres no han sabido reaccionar a tiempo frente al ataque bestial a la familia, que tiene como uno de sus arietes el negar a los padres la autoridad sobre sus hijos para darla al Estado, y en la práctica han hecho dejación de su autoridad.

Actualmente, el materialismo ha hecho que en muchas familias se haya dejado de transmitir la Fe y eso tiene como consecuencia el que no tarda mucho en llegar el que la unidad entre los padres y los hijos se debilite en exceso, y que quienes quieran rebelar a los hijos contra los padres lo tengan mucho más fácil.

Una familia en que los padres sepan transmitir a los hijos que la autoridad que ellos tienen es para poder cumplir su obligación, que es procurar el bien de sus hijos, y que ese es el fundamento del deber que tienen los hijos de obedecerles; y en la que se transmita la Fe con coherencia  (también esforzándose en que los hijos adquieran virtudes naturales, y eso cuesta, y que conozcan la verdad de las cosas, y eso también cuesta y cansa), a esa familia no la derriban los poderes de este mundo. Si además, la familia reza unida, preferiblemente el Rosario todos los días, su fortaleza será ya de orden superior. San Juan Pablo II decía que “familia que reza unida, permanece unida”.

¿Puede un católico practicar yoga?

NOTA PREVIA DE ADVCE: Insertamos este texto de ReL por su relación cada vez mayor con el mundo educativo, pues el Yoga se está infiltrando, por ejemplo como actividad extraescolar, en muchos colegios e institutos, incluso de inspiración católica.
Uno de los métodos de relajación y de disciplina física y mental que más está en auge en estos tiempos, es el yoga, y por eso muchas personas se apuntan a estas clases con el fin de mejorar su estado físico, salud sin comprender que se les está iniciando en una espiritualidad de corte oriental  que contradice las doctrinas cristianas. Por tal motivo, en este artículo pretendo informarles y, sobre todo, alertarles sobre los graves errores teológicos que esta disciplina presenta.

¿Qué es el yoga y cómo entró en la cultura Occidental?

En su obra “New Age: El desafio”  el Padre Gonzalo Len define el yoga asi:

“voz que metafóricamente designa el método o programa de dominar las fuerzas corporales y mentales a fin de alcanzar la armonía y unión con el yo mismo, con los demás, con el universo y con lo divino, de modo que pueda librarse al alma de las pasiones del cuerpo. El yoga admite en el hombre cinco clases de cuerpo, desarrollando una antropología subyacente íntimamente relacionada con el paradigma de la New Age.”

En la propia definición vemos claramente que es una disciplina relacionada con la Nueva era, y que prescinde del concepto de “Dios personal” en el que creen los cristianos. Por otro lado, se ve claramente cómo se enseña a que el hombre por si solo puede llegar a unirse con lo divino, con el resto del universo, lo que se conoce en filosofía como “monismo” que evidentemente nada tiene que ver con el cristianismo y sus principios contradicen la fe cristiana.

En Occidente fue introducido por la Sociedad Teosófica y por Christopher Isherwood, tengamos en cuenta que la Sociedad Teosófica fue dirigida por masones, por lo tanto, el yoga pudo perfectamente ser introducido en occidente por los masones, como una manera de combatir el cristianismo.

Por otro lado la finalidad del yoga no es relajarse, ni el bienestar físico , sino conseguir la iluminación que es una “via de perfección” que consiste en ochos pasos, y que hace que la persona alcance el nirvana que significa “eliminar el sufrimiento” y también busca la “unión con Dios”. Esto último es muy importante, pues en la sociedad que estamos viviendo se busca prescindir de todo sufrimiento, por lo que, no se entiende ni se desea tener dolor, es por eso, que el yoga es una terapia muy solicitada y muchos acaban practicándola. Los hinduistas al igual que los budistas, no tienen una teología del sufrimiento como si tiene el cristianismo, esa carencia de poder explicar el sufrimiento lleva a buscar métodos para “eliminarlo”.

¿Qué enseña la Iglesia sobre el yoga? 

La Iglesia Católica ha condenado la práctica del yoga en dos documentos de especial interés:

“Entre las tradiciones que confluyen en la Nueva Era pueden contarse: las antiguas prácticas ocultas de Egipto, la cábala, el gnosticismo cristiano primitivo, el sufismo, las tradiciones de los druidas, el cristianismo celta, la alquimia medieval, el hermetismo renacentista, el budismo zen, el yoga, etc. En esto consiste lo « nuevo » de la Nueva Era. Es un « sincretismo de elementos esotéricos y seculares »”
Jesucristo, Portador del agua de la vida, 2.1

En este documento se nos enseña que tanto el budismo zen como el yoga son parte de la Nueva era, y tienen elementos esotéricos y sincréticos. De esta forma lo hacen inadecuado para los cristianos.  Pero también tenemos otro documento que si bien no menciona específicamente el yoga más que en su nota “1” si nos establece unos criterios muy interesantes sobre esta disciplina y otras similares:

la oración cristiana está siempre determinada por la estructura de la fe cristiana, en la que resplandece la verdad misma de Dios y de la criatura. Por eso se configura, propiamente hablando, como un diálogo personal, íntimo y profundo, entre el hombre y Dios. La oración cristiana expresa, pues, la comunión de las criaturas redimidas con la vida íntima de las Personas trinitarias. En esta comunión, que se funda en el bautismo y en la eucaristía, fuente y culmen de la vida de Iglesia, se encuentra contenida una actitud de conversión, un éxodo del yo del hombre hacia el Tú de Dios. La oración cristiana es siempre auténticamente personal individual y al mismo tiempo comunitaria; rehúye técnicas impersonales o centradas en el yo, capaces de producir automatismos en los cuales, quien la realiza, queda prisionero de un espiritualismo intimista, incapaz de una apertura libre al Dios trascendente. En la Iglesia, la búsqueda legítima de nuevos métodos de meditación deberá siempre tener presente que el encuentro de dos libertades, la infinita de Dios con la finita del hombre, es esencial para una oración auténticamente cristiana. Carta a los obispos sobre algunos aspectos de la meditación cristiana 15 de octubre de 1989 punto 3

El problema del yoga es que se centra en el “yo” realizando técnicas de auto concentración para alcanzar la iluminación. No existe un dialogo ni una apertura libre a hablar con el Dios trascendente. El yoga no consiste en dialogar sino en unirse con lo divino. Recordemos que enseña el Catecismo sobre la Oración:

La oración es un don de la gracia y una respuesta decidida por nuestra parte. Supone siempre un esfuerzo. Los grandes orantes de la Antigua Alianza antes de Cristo, así como la Madre de Dios y los santos con Él nos enseñan que la oración es un combate. ¿Contra quién? Contra nosotros mismos y contra las astucias del Tentador que hace todo lo posible por separar al hombre de la oración, de la unión con su Dios. Se ora como se vive, porque se vive como se ora. El que no quiere actuar habitualmente según el Espíritu de Cristo, tampoco podrá orar habitualmente en su Nombre. El “combate espiritual” de la vida nueva del cristiano es inseparable del combate de la oración.
Catecismo Iglesia Católica 2725

Por tanto, para nosotros la oración es un combate que realizamos contra nosotros mismos y contra las “tentaciones” ,sin embargo,  en el yoga la oración no es un combate contra ti mismo, sino que buscas la iluminación y la unión con el todo. Por otro lado, la oración cristiana tiene 4 grados: oración vocal, meditación, oración afectiva y contemplación. Pues bien en el yoga no se dan estos 4 grados de oración. La meditación que realizamos los cristianos es diferente a las técnicas de meditación “new age” como las que se proponen en el yoga pues nosotros meditamos en la Sabiduría de la Palabra de Dios (Salmo 119,9-16; 26-27; 55; 97; Lucas 2,19; Salmo 1,2).

¿Cuáles son sus principales errores teológicos?

Llegados a este punto vamos a analizar los principales problemas y errores teológicos del yoga y demostrar porque es peligroso para los cristianos:

  1. El monismo:
El yoga busca unir al hombre con su yo profundo, con el universo (según la concepción budista). Esto nos lleva a entrar en el concepto de monismo, que es “Sólo hay un ser universal único, del cual cada cosa y cada persona son únicamente una parte. En la medida en que el monismo de la Nueva Era incluye la idea de que la realidad es fundamentalmente espiritual, es una forma contemporánea del panteísmo). Su pretensión de resolver todo dualismo no deja lugar a un Dios transcendente, de manera que todo es Dios. 
Pues bien, el yoga prescinde de ese Dios personal, confundiendo todo, y creyendo que todo lo que existe es Dios, algo que es contrario a las sagradas escrituras:
Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.Colosenses 1, 16

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.Génesis 1,1

  1. Desvalorizar el trabajo, la reencarnación, y el autodominio:
El padre Manuel Guerra en su Diccionario enciclopédico de las Sectas dice que otros de los errores del yoga son: “ la desvalorización del trabajo en el mundo, de las realidades socio-culturales, asi como la creencia en la reencarnación de las almas y la reducción del perfeccionamiento humano al autodominio de si mismo sin oración ni apenas resquicio para que intervenga la gracia divina”

Evidentemente el trabajo es bueno, y algo que Dios desea para nosotros, por eso enseñará San Pablo a que lo valores y lo hagamos lo mejor posible:

hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.1Corintios 10,31

La reencarnación también es incompatible con el cristianismo y la propia Escritura enseña que:

está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,Hebreos 9,27

Por lo tanto, tras la muerte somos juzgados y el espíritu se vuelve a Dios, no entra en otros seres y se reencarna (Eclesiastes 12,7).

Finalmente al buscar el autodominio sin necesidad de un ser transcendente, caemos en separar los sarmientos de la vid, en no necesitar a Cristo para nada, sin embargo, la propia escritura nos enseña que:
porque separados de mí nada podéis hacer.Juan 15,5

  1. El Gnosticismo del yoga
El yoga busca el desapego del mundo material, afirmando que el mundo material es ilusorio y lo único que importa es lo espiritual. Lo cual situa lo material en confrontación con lo espiritual, de manera que lo material pasaría a ser malo eso es lo que antiguamente creían los gnósticos. La Escritura, sin embargo, nos enseña que todo lo que Dios creo es bueno:

Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto
Genesis 1,31

Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias;
1Timoteo 4,4

  1. Afirman que podemos conocer todo
Esta afirmación esta basada en la apertura del tercer ojo. Cuando uno alcanza la “iluminación” o “la apertura del tercer ojo” puede conocer todo cuanto existe. Este tercer ojo se encontraría en el centro de la frente, para ellos significa “Sabiduria” o la puerta de entrada al mundo espiritual. De esta forma, uno puede entender las cosas sin la lógica ni la razón y conocerlo todo.

Esto es algo totalmente alejado del cristianismo, pues los hombres no somos “omniscentes y lo sabemos todo” sino al contrario, creemos que el único que puede conocer todo es Dios:

Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios.
1Cor 2,11

pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.
1Juan 3,20

Papa Francisco: «La educación cristiana es un derecho de los niños» y un deber de padres y padrinos

El Papa Francisco ha dedicado la audiencia pública de este miércoles a terminar su serie de catequesis acerca del Bautismo, comentando la simbología de la vestidura blanca del bautizado y de la vela encendida que se le entrega.

También ha hablado de la importancia de educar a los niños en la fe, algo que compete a padres y padrinos y es “un derecho de los niños”. 

El traje blanco, gloria de Dios
La vestidura blanca, expresa que somos transfigurados en Cristo. Los efectos espirituales de este sacramento, señaló el Papa Francisco, invisible a los ojos pero operativos en el corazón de quien se ha convertido en nueva creatura, son explicados en la entrega de la vestidura blanca y de la vela encendida.

“Después del lavado de regeneración – precisó el Pontífice – capaz de recrear al hombre según Dios en la verdadera santidad, se ha hecho natural, desde los primeros siglos, revestir a los neo-bautizados de una vestidura nueva, cándida, semejante al esplendor de la vida conseguida en Cristo y en el Espíritu Santo”.

Desde los primeros siglos, los recién bautizados se revisten de una nueva vestidura blanca, señaló el Santo Padre, para expresar su condición, recibida en el sacramento, de criaturas transfiguradas en la gloria divina. Estamos llamados a preservar esta vestidura «sin mancha hasta la vida eterna», recorriendo el camino de la vida cristiana, cultivando las virtudes y, sobre todo, viviendo la caridad.

La vela encendida, vocación de ser luz
El otro símbolo es la vela encendida en el cirio pascual, dijo el Papa Francisco, que indica que la luz procede de Cristo resucitado, de quien recibimos su esplendor y su calor. La vocación cristiana nos impulsa a caminar en la luz de Cristo y a perseverar en la fe.

Los padres, como también los padrinos y las madrinas, tienen la responsabilidad de alimentar esta llama bautismal para que los más pequeños vayan creciendo en la fe.

Es en la entrega ritual de esta llama que surge del cirio pascual, subrayó el Papa, que refuerza el efecto del Bautismo: “Recibe la luz de Cristo, dice el sacerdote. Esta palabras nos recuerdan que no somos la luz, sino la luz es Jesucristo, quien resucitando de los muertos, venció las tinieblas del mal”. Por ello, estamos llamados a recibir su esplendor para que su luz inflame el corazón de los bautizados, colmándolos de luz y calor.

La educación cristiana, un derecho de los niños
Efectivamente, el Papa Francisco precisó que la vocación cristiana es caminar siempre como hijos de la luz, perseverando en la fe. “La educación cristiana – recordó el Pontífice – es un derecho de los niños; la educación cristiana es un derecho de los niños. Esta tiende a guiarlos gradualmente a conocer el diseño de Dios en Cristo, así podrán ratificar personalmente la fe en la cual han sido bautizados”.

La presencia viva de Cristo, de cuidar, defender y hacer crecer en nosotros esa lámparaque ilumina nuestros pasos, luz que orienta nuestras opciones, llama que abriga los corazones en el caminar al encuentro del Señor, haciéndonos capaces de ayudar a quien hace el camino con nosotros, hasta la comunión inseparable con Él.

El Padre Nuestro, la oración de los hijos de Dios
La celebración del bautismo se concluye con el Padre Nuestro, señaló el Papa Francisco, que es la oración de los hijos de Dios. Los niños recién bautizados aprenderán esta oración y lo que significa llamar a Dios Padre dentro de la Iglesia.

Antes de terminar su catequesis, el Santo Padre saludó a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica, a quienes invitó a poner los medios necesarios para que la gracia del bautismo crezca y fructifique en sus vidas. “No se desalienten ante las dificultades – les dijo el Papa – y busquen a Dios una y otra vez, porque el Espíritu Santo da la fuerza necesaria para alcanzar la santidad en medio de las circunstancias que les toca vivir cada día”.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/educacion-cristiana-derecho-los-ninos–64416.htm

La enseñanza religiosa, un derecho

Cardenal Antonio Cañizares.

En estos días los padres van a solicitar o reservar plaza para sus hijos en los diferentes colegios, escuelas o institutos para el próximo curso y tendrán que elegir o no la enseñanza religiosa escolar. Es esta una decisión importante que no se puede trivializar. La enseñanza religiosa es un aspecto fundamental en la formación integral de la persona y un elemento imprescindible en el ejercicio del derecho de libertad religiosa.

Es un derecho garantizado por la Constitución Española. Sin esta garantía la Constitución no habría tenido en cuenta, en efecto, ni la formación completa del alumno ni la libertad religiosa. Es necesario insistir en que los padres son quienes tienen el derecho de educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones y creencias, como reconoce el mandato constitucional. Cuando el Estado garantiza la enseñanza de la religión y moral en la escuela cumple sencillamente con su deber para con los ciudadanos –y por tanto para con la sociedad–, y al contrario, si no propiciase el libre y pleno ejercicio de este derecho o no posibilitase de manera suficiente su adecuado desarrollo, los padres y los alumnos habrán de defender y reclamar este derecho que les asiste.

Defenderlo y exigir que se cumpla en todas sus exigencias, en equiparación al resto de las otras áreas de aprendizaje o disciplinas principales, es defender, en su raíz misma, el ejercicio de las libertades fundamentales.

Para los católicos, es un deber muy serio y una necesidad grande la formación religiosa y moral en los centros escolares. Con frecuencia en ciertos medios y por algunos grupos se vierte la idea de que la clase de religión es algo atávico y una rémora para la modernización de la sociedad –libre, autónoma y laica– que la Iglesia trata de mantener empecinadamente como privilegio particular.

Pienso que deberíamos haber aprendido ya que el progreso económico no está unido al recorte de la libertad religiosa, y recorte sería el que la enseñanza religiosa no poseyese el estatuto propio que habría de corresponderle conforme a la naturaleza educativa de la escuela y a la necesidad de la formación integral de la persona. No caigamos en la trampa de considerar que el tema de la enseñanza religiosa escolar es un asunto privado o de la Iglesia, aunque ella, como servidora de los hombres, tiene la obligación de promover los derechos que asisten a la persona humana y de trabajar por la humanización integral. Es una cuestión en la que está en juego la persona y la sociedad. Se necesita un apoyo social mayor y más efectivo a este derecho y deber por la importancia que la enseñanza religiosa tiene para el «aprender a ser hombre» y el arte de vivir, y a realizarse como persona con sentido, libre y verdadera. Lo que se haga en este terreno contribuirá al rearme moral de nuestra sociedad y a la humanización de la misma, sin lo que no hay progreso digno de llamarse así.

Los padres que bautizaron a sus hijos, coherentes con lo que hicieron y fieles a lo que prometieron en su día – educar a sus hijos cristianamente, en la fe–, tienen el notable deber de poner los medios necesarios para la formación cristiana de sus hijos. Hoy es muy difícil hacer una persona cristiana y moralmente cabal sin la enseñanza religiosa en la escuela, colegio o instituto; para alcanzar hoy la madurez cristiana, un niño y un adolescente necesitan fundir lo que aprenden y saben de la fe con lo que aprenden y saben de la sociedad, la historia y la naturaleza. Para lograrlo, el lugar propicio es la escuela y lograrlo está importando mucho en nuestros días.

Es necesario que la enseñanza religiosa no sólo se reclame e imparta, sino también que se dignifique, que se potencie, que se acredite cada día más ante los alumnos, padres, profesores, sociedad. Así se está intentando y hay que agradecer la labor de los profesores de Religión: lo cual agradezco de todo corazón a los profesores, familias y a la Iglesia. Que Dios les pague. Siempre me han tenido y me tienen con ellos y a su lado, más aún en circunstancias no fáciles para su importante trabajo, al que no podemos ni debemos renunciar. Es preciso que hagamos un gran esfuerzo por ofrecer una enseñanza religiosa de calidad y rigurosa que, correspondiendo fielmente a lo que la Iglesia enseña, ayude a descubrir la verdad del hombre y su vocación que son inseparables de Jesucristo.

A la hora, pues, de inscribir –me dirijo a los padres– a vuestros hijos o renovar plaza escolar, no olvidéis solicitar la enseñanza religiosa escolar. Que Dios os ayude en vuestra tarea y responsabilidad educativa. Con mi afecto para todos vosotros y vuestros hijos, y vuestros alumnos.

Publicado en La Razón el 9 de mayo de 2018.

Ocurrió hace 10 años: intentona de supresión de la Asignatura de Religión en un colegio concertado

Aunque dimos la noticia hace una década, por su importancia, por el ejemplo que puede aportar en el presente a muchas familias y porque sigue sucediendo hoy día en otros lugares, queremos recordar algo acontecido en un centro escolar. Lo escribe un padre:

“Mis hijos estudian en un colegio no estatal (llamados habitualmente privados) y concertado que ha impartido siempre en la ESO la materia de Religión Católica. El centro no es de ideario cristiano, pero eso da igual: el centro está obligado a ofertar la asignatura. Con la finalización del curso escolar 2008-2009, recibo el siguiente listado de libros para el presente año académico 2009-2010:

intento

Al ir a hacer la reserva de los mismos a primeros de julio, advierto que no aparece la materia de Religión Católica, sino que ésta ha sido sustituida por Historia y Cultura de las Religiones.

Inmediatamente me pongo en contacto con el colegio y mantengo con el director un diálogo que termina haciéndose algo tenso. El director me hace saber que la materia que han puesto es como la de Religión Católica, que ha sido decisión del Claustro de Profesores y que ha venido originada porque algunos padres no quieren Religión Católica para sus niños. El director indica que “es lo que hay” y que “tengo otros colegios para mis hijos”.

Le hago saber que los padres no teníamos información de nada de esto y me respondió que no pueden estar constantemente informando sobre todas las decisiones del claustro.

Le indico que no voy a quedarme de brazos cruzados y que para mí la Religión es algo prioritario. Seguidamente me pongo en contacto con el Servicio de Inspección y como la inspectora del colegio está de baja hablo con una jefa de distrito.

La jefa de distrito no cree lo que le estoy contando, que debe haber algún malentendido porque la Religión Católica es de oferta obligatoria. Me dice que me ponga en contacto nuevamente con el director y le recuerde la disposición adicional segunda del currículo de ESO donde se establece la obligatoriedad de oferta de la materia y que, además, la profesora de religión del colegio tiene la idoneidad para impartirla.

Vuelvo a llamar al colegio y resumo al director mi charla con la jefa. El director reconoce la metedura de pata y la incomodidad de dar marcha atrás porque implica reunir a algunos profesores en el mes de julio; pero se compromete a arreglar el asunto. Me dice que me llamará en pocos días.

Efectivamente, a los dos días recibo llamada del director del colegio indicándome que todo está como el curso pasado, que los chicos de segundo de ESO vuelven a tener Religión Católica. Me dice también que “ya veremos el próximo año como quedan las cosas”.

Sirva esta historia como ánimo para que no nos quedemos con los brazos cruzados, que se pueden hacer cosas, y simplemente con 3 llamadas, un poco de ganas y ayuda de la Providencia. El texto puede leerse también cambiando el segundo curso de ESO por el de primero.”

Lo que un padre católico debe enseñar a su hijo para llegar al Cielo: consejos sencillos y claros

Mi primera labor como padre es enviar a mis hijos al Cielo. Son hijos de Dios, y a Él se los tengo que retornar. Con nuestra primera hija, esa misión ya la cumplimos, ella falleció al día siguiente de nacer, pero con los otros tres, el camino es un poco más largo. El apostolado familiar es siempre el primer apostolado de los padres de familia, mucho más importante que cualquier otro apostolado, explica Andrés D’ Angelo, en la web Catholic-Link.

Y para que ese apostolado tenga efecto, con mi esposa tenemos que lograr ser maestros de nuestros hijos. No quiere decir que les tenga que enseñar el teorema de Thales o si el Po es navegable… eso lo pueden aprender en la escuela, lo que le tengo que enseñar es que ellos tienen otro Padre, en el Cielo, que los ama y los espera para amarlos para toda la eternidad. Esa enseñanza no es en una “clase de catecismo” (cuando cumplan la edad adecuada para entenderlo), no, es una enseñanza que comienza el día que nacen y termina el día que ellos mismos encuentren su camino hacia Dios, y se lo enseñen a la vez a sus hijos, naturales o espirituales. Y pienso que esa enseñanza sobre quién es Dios, tiene que concretarse en algunas cosas que ellos tienen que aprender sí o sí de papá y mamá.

El Papa Francisco dijo en su Exhortación Apostólica Amoris Laetitia: “La educación de los hijos debe estar marcada por un camino de transmisión de la fe, que se dificulta por el estilo de vida actual, por los horarios de trabajo, por la complejidad del mundo de hoy donde muchos llevan un ritmo frenético para poder sobrevivir. Sin embargo, el hogar debe seguir siendo el lugar donde se enseñe a percibir las razones y la hermosura de la fe, a rezar y a servir al prójimo”.

Así que aquí va esta galería, pensando en lo que intentamos con mi esposa transmitirles a nuestros hijos para que conozcan a su verdadero Padre.

1. Dios es amor
Esto se aprende viendo amor verdadero, como el que tienen mamá y papá. El amor de mamá y papá da la vida y Dios es una comunidad de amor que da toda vida. De la ternura de mamá se aprende la misericordia divina, y de la firmeza de papá, la justicia divina. Pero sobre todo se aprende que Dios no deja de amarnos nunca, no importa qué difíciles se pongan las circunstancias.

2. La religión es una relación de amor
Así como mamá y papá aman a sus hijos, así Dios nos ama. Pero para tener una relación de amor, es necesario hablar con el Amado, contarle tus problemas y agradecerle tus alegrías. La religión no es una fría lista de prohibiciones, sino una historia de amorhermosa que hay que cultivar todos los días.

3. Sigues a Cristo
Muchas veces vamos a la iglesia porque hay un gran sacerdote, una monjita buenísima o un consagrado que es un campeón y te trata con cariño. Pero hay dificultades y esos “referentes” nos pueden fallar porque son humanos. No seguimos al sacerdote, a la monjita o al consagrado. Seguimos a Jesús, que nunca falla.

4. Hay gente que no ama a Dios
Y hay gente que lo odia. No han llegado a relacionarse con este Padre Amoroso, porque no han aprendido a amar o porque no les han enseñado que Dios es amor. Hay que escucharlos, comprenderlos y convertirse uno mismo en testimonio del amor de Dios.

5. Puedes dudar
¡Por supuesto que la fe admite la duda! Las dudas sobre la fe siempre se tienen que aceptar y agradecer porque nos permiten profundizar un poco más en esa relación de amor que tenemos con nuestro Padre del Cielo. Todos tenemos dudas, todos tenemos derecho a preguntar y a comprender mejor a Dios. Lo mejor de todo es que ese conocimiento nunca termina, porque Dios es infinito amor.

6. Siempre puedes volver a casa
“Dios no se cansa de perdonarnos”, dijo el Papa Francisco. Y verdaderamente no se cansa. ¿Caíste? ¡Levántate! ¿Volviste a caer? ¡Vuelve a levantarte! ¿Te sientes mal por la caída? ¡Dios te ama por tus “levantadas”! ¿No te puedes levantar? ¡Pídele ayuda a tu Padre! ¡Él ama ayudarte y lo alegras con cada una de tus oraciones!

7. La Iglesia somos nosotros
Los edificios son parroquias, catedrales, capillas, etc. Pero la Iglesia somos todos. Especialmente los más pecadores. Muchos grandes santos comenzaron siendo grandes pecadores y encontraron misericordia en la Iglesia se convirtieron en grandes santos. Es importante alegrarnos, como en el Cielo, por cada pecador que se arrepiente y no por noventa y nueve justos que no necesitan penitencia.

8. No todo es tan sencillo como parece
Como la Iglesia está formada por pecadores, yo el primero, hay que comprender a la gente antes que juzgarla. Dios actúa en modos misteriosos y pone pruebas a la gente de las que no podemos saber nada. Nuestro primer deber es estar, como decía San Francisco, “más prestos a consolar que a ser consolados”, porque no todas las preguntas tienen una respuesta simple y directa.

9. Dios no se deja ganar en generosidad
Cuando somos mezquinos, Dios es generoso. Pero cuando somos generosos, Dios es mucho más generoso. Claro que no siempre su generosidad se traduce en bienes materiales, sino en abundancia de dones espirituales. El Papa Francisco dijo que Dios es tan generoso que su generosidad da miedo, y es que a veces nos asustamos por tanta generosidad, y tememos donarnos a Dios, porque Él es mucho más generoso.

10. Dios no siempre está a la vista
Muchas veces Dios juega “a las escondidas”. Es que muchas veces buscamos los consuelos de Dios y no al Dios de los consuelos. Y entonces Dios se esconde, porque es un Dios celoso y no quiere que lo busquemos por los beneficios que nos da, sino por amor verdadero. Si nos pasa que no vemos la mano de Dios en nuestras vidas, es tal vez porque nos alejamos de su amor. ¡Hay que volver a Dios!

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/que-padre-catolico-debe-ensenar-hijo-para-64162.htm

La queja que se repite en Nueva Zelanda: “El colegio permite a mi hijo de ocho años ver pornografía”

El peligro de que menores de edad usen sus móviles para ver pornografía o películas demasiado violentas es casi inevitable si los niños tienen teléfono e internet sin restricciones.

Pero el caso de la escuela de primaria de Rotorua, en Nueva Zelanda, ha puesto el grito en el cielo de muchos padres, porque en los últimos días acaban de descubrir no solo que sus hijos ven pornografía en clase -algunos con solo ocho años- sino que el colegio hace la vista gorda y no toma medidas para remediarlo.

El Ministerio de Educación neozelandés ha hablado con el director del colegio que ha confirmado que ha recibido una queja al respecto.

Según la empresa de software que trabaja con el colegio, el acceso al porno se está convirtiendo en “un problema masivo” para los niños.

“He oído hablar de escuelas donde a algunos niños  se les obliga a apagar sus móviles en el recreo porque son adictos al porno. Y tienen 13 ó 14 años”, declara Rory Birkbeck, de la organización SafeSurfer al nzherald.

Una de las madres que se han quejado de este problema reconoce que su hijo fue a buscar en el ordenador de su colegio -en este caso el Selwyn School, con unos 450 alumnos- una información sobre libros electrónicos y acaba viendo chicas desnudas.

Un niño le confesó a su madre cómo vieron a un hombre matar a una chica y hacerle “mil pedazos” la cabeza

Otra madre contó cómo llegó un día su hijo de 7 años ha casa y empezó a actuar de forma extraña hablando de culos y moviéndose de una forma que nunca antes había utilizado.

También hay mucha violencia en los contenidos que ven estos niños. Así se lo contó un hijo a su madre, que le confesó cómo vieron a un hombre matar a una chica y hacerle “mil pedazos” la cabeza.

El director de la escuela, Peter Barker, no ha querido realizar comentarios al respecto más que “existen una serie de políticas y procedimientos establecidos para que los padres puedan plantear sus problemas a través de los canales apropiados”.

Pero la madre que utilizó esos canales para quejarse de la situación que se vive en el colegiovolvió a quejarse una semana después diciendo que nada había cambiado y que los niños seguían accediendo a todo tipo de páginas en las clases y en el recreo.

Los niños admiten que sus profesores no les hacen caso y miran hacia otra parte, por eso existe tanta impunidad.

“El colegio anunció que iba a implementar un programa para evitar que los alumnos pudiesen acceder a esas páginas con el wifi, pero nada”, se queja uno de los padres.

FUENTE: https://www.actuall.com/educacion/la-queja-que-se-repite-en-nueva-zelanda-el-colegio-permite-a-mi-hijo-de-ocho-anos-ver-pornografia/

El lobby gay intenta puentear a los padres para adoctrinar niños: el caso de Murcia y cómo frenarlo

“No te prives” es un lobby LGTB de la Comunidad de Murcia que está impartiendo charlas con su ideología de género en los colegios de la región. El Foro de la Familia (www.forofamilia.org) ha denunciado que se hace sin permiso de los padres ni las familias, “puenteando” a los padres.

El lobby No Te Prives ha respondido en un comunicado que lo que hacen no es “adoctrinamiento” y que acuden porque “los centros” lo solicitan, pero en ningún momento ha declarado contar con permisos de los padres ni molestarse en consultar a los padres. La palabra “padres” no sale en su comunicado. Los padres (y sus permisos) parecen algo irrelevante para ellos.

No Te Prives dice que realizan charlas desde 2010, que cuentan con una normativa legal, que la Constitución dice que los niños necesitan el “desarrollo de su personalidad”, que el Estado puede decidir lo que se enseña, que la Consejería de Educación de Murcia la apoya (la consejera es Adela Martínez-Cachá Martínez, del Partido Popular)… No te Prives dice muchas cosas, pero no dice que pidan permisos a los padres ni que informen a los padres con antelación.

El lobby LGTB murciano asegura que las charlas que ellos dan no intentan “convencer, adoctrinar” pero sí que la visión que ellos imparten es “una imagen real y más completa de la realidad social” (más real y completa que la del resto de la gente que no son ellos, se entiende).

El presidente de No Te Prives, Jesús Costa, aseveró que, a su entender, «lo que se pretende desde este Foro de la Familia es seguir manteniendo un único modelo de familia, el tradicional y una sola manera heterosexual de entender las relaciones humanas» y alegó que la actitud del Foro «coarta la libertad de expresión, justo lo contrario a lo que pretendemos desde los colectivos LGTBI».

La respuesta del Foro de la Familia
A esto ha respondido el presidente del Foro de la Familia, Ignacio García-Juliá, lamentando que el colectivo No Te prives “tergiverse nuestras declaraciones, utilizando la descalificación y el insulto”. 

“No atacamos a nadie, ni tenemos nada en contra del colectivo LGTBI. Respetamos la dignidad de todas las personas. Se está queriendo confundir a la opinión pública al identificar la  crítica a un acto que vulnera derechos constitucionales con un ataque a la persona en sí” analiza García-Juliá

“El problema no es que miembros del Colectivo LGTBI den charlas en los colegios. Nosotros hemos denunciado una situación que afecta a las libertades fundamentales de los padres de la Región de Murcia, al recibir sus hijos charlas sobre sexualidad sin conocimiento ni consentimiento expreso por su parte, en contra de lo recogido en el artículo 27 de nuestra Carta Magna y sentencias del Tribunal Supremo”.

“La sexualidad es algo muy íntimo y personal, por eso ofrecimos al Gobierno de la Región desarrollar Escuelas de Padres para ayudar a éstos a hablar de este tema con sus hijos, según la visión de cada uno. Evitamos entrar en las aulas y violentar a aquellos padres que tienen otros puntos de vista en la materia y están en su derecho de que sus menores no reciban estas charlas”.

Preocupación y desconcierto
Según No te prives “La actitud del Foro coarta la libertad de expresión”: La libertad de expresión, precisamente, es uno de los pilares que defiende el Foro, así como el resto de derechos y libertades (también en materia de sexualidad). En este caso, el Foro pide la información previa y el consentimiento de los padres. ¿En qué momento ven amenazada la libertad de expresión en esta petición? ¿Tal vez el hecho de que haya padres que no quieran para sus hijos este tipo de “educación” les molesta? ¿Tal vez quieran “educar” a los niños de otros en contra de la opinión de sus padres, en aras de la libertad de expresión?

“Una vez más, pensamos que a través de estas acusaciones y declaraciones, se pretende tratar de confundir a la sociedad mediante la descalificación y los insultos (retrógados, homófobos, fascistas…) de toda opinión distinta a la que defiende la ideología de género”, denuncia el Foro de la Familia.

Frente a estos intentos de lobbies y grupos LGTB y otros grupos ideológicos de llegar a los niños saltándose a los padres, cada vez más colegios, familias y asociaciones recomiendan a los padres imprimir y entregar en el colegio un impreso firmado de “Consentimiento Informado”, como explica AQUÍ la Federación España Educa en Libertad.

Para muchas asociaciones profamilia, la resistencia de los padres y herramientas como este “Consentimiento Informado” son la clave para frenar los abusos de los lobbies LGTB y de género.

Imprima y lea la Guía y el Impreso para proteger a sus hijos aquí:
federacionesel.files.wordpress.com/2017/11/guia-para-educar-en-libertad-clm.pdf

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/lobby-gay-intenta-puentear-los-padres-para-adoctrinar-ninos-63933.htm