Victoria rotunda del colegio católico Juan Pablo II contra la ley de multas LGTB de Cifuentes

El 16 de octubre, justo el mismo día que se cumplen 40 años del inicio de pontificado de Juan Pablo II, la justicia española da la razón al colegio católico Juan Pablo II de Alcorcón en su juicio contra las multas impuestas por la ley LGTB de Madrid y condena a la Comunidad de Madrid.

Es la primera gran derrota de la ley de multas LGTB que el PP implantó en 2016 en la Comunidad de Madrid e impulsó su presidenta, Cristina Cifuentes, hoy ya retirada de la política. La sentencia, recientemente dictada por el Juzgado de lo Contencioso-administrativo, no admite recurso.

El colegio católico Juan Pablo II, de la fundación Educatio Servanda (www.educatioservanda.org), fue la primera entidad de la región madrileña a la que se intentó multar con la ley LGTB autonómica.

Una ley de multas gays del PP y una campaña para asustar a los críticos

Todo empezó al iniciarse el curso 2016-2017: el director del colegio envió una carta a las familias criticando la ley autonómica de ideología LGTB aprobada en julio por el PP.

Ni el colegio ni la institución titular, la Fundación Educatio Servanda, recibieron queja alguna de ninguna familia del centro, pero la prensa anticatólica y los lobbies gays lanzaron una campaña contra el colegio, su director y la institución titular. Para los lobbies LGTB era importante hacer un escarmiento, castigar a quien criticase su ley y asustar a los colegios católicos.

Pocos días después, la Consejería de Educación inspeccionó minuciosamente al colegio sin encontrar motivo alguno de incumplimiento de ninguna normativa bajo su tutela.

Tampoco la fiscalía encontró ningún ilícito penal “…al no rebasar los límites del derecho constitucional a la “libertad de expresión”, y concretamente a la “difusión de ideas u opinión”, pudiendo revestir las manifestaciones contenidas en la carta del Director, expresiones desafortunadas e inapropiadas pero sin que de las mismas resulte discurso del odio o a la violencia”.

Aún con todo, la Consejería de Políticas Sociales, haciendo uso del régimen sancionador de la ley LGTB, que prevé sanciones de hasta 45.000 €, multó al director del colegio, que tuvo que pagar 1.000 €. Pero ni  el director ni la Fundación Educatio Servanda quisieron ceder, y la fundación decidió hacerse cargo de las costas judiciales planteando incluso la inconstitucionalidad de la ley LGTB madrileña.

Tras los necesarios recursos administrativos, llegó el turno de los juzgados donde quedó visto para sentencia el día 2 de Octubre. El 16 de octubre (día importante para los devotos de San Juan Pablo II, ya que se cumplían exactamente 40 años de su inicio de pontificado) se ha conocido la sentencia que condena a la Comunidad de Madrid a devolver al director la multa de mil euros, más los intereses y a pagar las costas del proceso que serán ponderadas por el propio juzgado.

Derecho a la libertad de expresión… y a criticar malas leyes

La sentencia judicial, que ya es firme, pone de manifiesto que la “la propia Administración reconoce que el actor lo que ha emitido es una crítica a la Ley 3/2016 (FD 1º de la Orden de 19 de septiembre de 2017), y en este punto la doctrina constitucional relativa a la garantía constitucional del derecho fundamental a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas u opiniones no sólo mediante la palabra o el escrito, sino también mediante cualquier otro medio de reproducción, sostiene que desde la perspectiva del derecho a la libertad de expresión, la formulación de críticas, por desabridas, acres o inquietantes que puedan resultar no son más que reflejo de la participación política de los ciudadanos y son inmunes a restricciones por parte del poder público, salvo si lo expresado solamente trasluce ultraje o vejación. Siendo esto así, el contenido de la carta del recurrente, y las expresiones descontextualizadas por la Administración, lo que reflejan es el desacuerdo del recurrente con una norma jurídica”.

Y remata la sentencia: “la conclusión ha de ser la estimación del presente recurso contencioso-administrativo, lo que hace innecesario el examen de otras cuestiones así como el planteamiento de la cuestión de inconstitucionalidad expuesta en el último fundamento de la demanda,” procediendo “formular expresa imposición de costas”.

Por lo tanto, no se llegará a examinar si la ley autonómica madrileña de multas LGTB es constitucional o no.

En la demanda interpuesta se ponía de manifiesto que la Administración con esa ley LGTB violaba “derechos fundamentales a la libertad de expresión y difusión de pensamiento, ideas y opiniones y de comunicación, así como los derechos fundamentales a la libertad ideológica y religiosa, el derecho a  la objeción de conciencia y el así como la violación del derecho fundamental a la libertad de enseñanza”.

De la misma manera, se argumenta en el recurso la “violación de las libertades de pensamiento, de conciencia y de religión, el derecho de los centros escolares a tener un carácter propio, así como también el derecho de los padres a que los hijos reciban la formación religiosa y moral de acuerdo a sus convicciones, así como también una violación de las libertades relativas a la educación y la enseñanza” derechos todos ellos reconocidos en no menos de diez artículos diferentes de nuestra Constitución, de la declaración Universal de Derechos Humanos, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales.

La Fundación da gracias a quienes ayudaron con dinero al juicio

El presidente de Educatio Servanda, Juan Carlos Corvera, ha manifestado su“satisfacción porque se ha reconocido el atropello de no menos de diez derechos fundamentales de las personas y el agradecimiento a todos los que nos han ayudado económicamente a seguir adelante con un proceso judicial en el que hemos tenido que emplear más de diez veces el montante de la sanción”.

El coste de este juicio emprendido por la Administración autonómica (bajo gobierno del PP) para intentar amedrentar con multas a quienes critiquen las leyes LGTB lo pagarán todos ciudadanos con sus impuestos.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/polemicas/658559989/Victoria-rotunda-del-colegio-catolico-Juan-Pablo-II-contra-la-ley-de-multas-LGTB-de-Cifuentes.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=658559989&id_boletin=446333203&cod_suscriptor=445331

Esas preguntas que hacen los niños sobre Dios… el Papa recomienda el nuevo YouCAT para niños

“Al hojear el YouCAT para niños me encuentro con las preguntas que los niños hacen a sus padres y catequistas un millón de veces, y por eso me parece que resulta tan útil como el propio Catecismo [de adultos, de 1992]“. Así se expresa el Papa Francisco en su prólogo a este catecismo infantil, el YouCat para Niños, que sigue -aunque adaptado para esa edad- el formato de preguntas y respuestas al estilo del YouCATpara jóvenes, que se utiliza desde 2011 y empezó a difundirse durante la JMJ de Madrid.

El YouCAT para niños está escrito y pensado en un lenguaje adaptado a chicos y chicas de entre 8 y 13 años.

En el prólogo del YouCAT para niños, el Papa explica que en él “se encuentran las respuestas a las preguntas más importantes de la vida: ¿De dónde procede el mundo? ¿Por qué existo? ¿Cómo y para qué debemos vivir acá? ¿Qué sucede tras la muerte? El YouCAT para niños es un catecismo muy distinto al que yo utilicé. Este está totalmente adaptado para que los niños y los padres pasen tiempo juntos con él y vayan descubriendo cada vez más el amor de Dios”.

Para que lo lean padres con sus hijos

El Papa lo propone para catequistas, pero aún más para padres y familias, para que lo lean juntos con los niños.

“Queridos padres, conserven este catecismo con ustedes y encuentren el tiempo para mirarlo junto con sus hijos. Página a página, misterio a misterio, pregunta a pregunta. Ayuden a sus hijos a descubrir el amor de Jesús. Esto los hará fuertes y valientes. Les confío el YouCAT para niños”, exhorta el Papa.

El Pontífice sabe que las preguntas son muchas y las respuestas no siempre fáciles. Por eso anima a los padres a seguir formándose, a hacer también ellos preguntas y buscar las respuestas en la Iglesia y sus catecismos.

No callar cuando los hijos pregunten: ¡investigar!

No se cansen de preguntar y de dar razón de su fe. No permanezcan callados cuando las preguntas de sus hijos les apremien. Es más, tengan siempre la fuerza para ser transmisores de la fe que también ustedes mismos han recibido de sus padres. Sean una cadena viviente que haga posible que el Evangelio esté presente, de generación en generación, en nuestras familias, comunidades y en la Iglesia”.

El YouCAT para niños se lanzó este verano durante el Encuentro Mundial de las Familias en Irlanda y ya se puede adquirir en español (en España, en Ediciones Encuentro). Pronto estará disponible en más de 30 idiomas.

Christian Lermer, el director de la Fundación Youcat, explicaba en RomeReports: “Dedicamos mucho tiempo a pensar en las preguntas que necesitaban ser explicadas mejor, y creo que cuanto más intentas explicarle a la gente joven más complicado se hace responder de una manera simple, pero con las palabras adecuadas.”

Este reto (tratar cosas excelsas y misteriosas en lenguaje sencillo) es el que aborda el YouCat: una ayuda para padres y una herramienta de crecimiento para los niños.

Adquiera el YouCAT para Niños AQUÍ en Ediciones Encuentro.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/nueva_evangelizacion/470856283/Esas-preguntas-que-hacen-los-ninos-sobre-Dios…-el-Papa-recomienda-el-nuevo-YouCAT-para-ninos.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=470856283&id_boletin=769495452&cod_suscriptor=445331

La enseñanza: ¿familia o Estado?

Por Juan Carlos Corvera.

Cuando hablamos de educación, de enseñanza y de escolarización, en el uso ordinario, solemos concebirlas como si las tres palabras fuesen sinónimas.

Sin embargo, conviene caer en la cuenta de manera más consciente de que la enseñanza, y más concretamente la escolarización, son parcelas interiores de la educación. Cierto es que hay más similitud entre los términos escolarización y enseñanza, pero tampoco son exactamente iguales. Estas tres palabras, por tanto, no son sinónimas.

Diremos, simplificando, que la educación es todo ese conjunto de acciones que educan a una persona. La enseñanza estaría circunscrita a la formación académica o de contenidos culturales y la escolarización sería la enseñanza en la fase inicial de la escuela que reconocemos como obligatoria. Forman entre ellas tres círculos concéntricos, aunque para abreviar en estas líneas hablaremos de la enseñanza teniendo en cuenta que incluye la escolarización.

Antes de descender a la confrontación política en que se ha convertido la enseñanza, sería necesario buscar una fuente primera, una inspiración máxima y previa al comercio de las mayorías parlamentarias que ilumine el debate político desde fuera. Para ello, es preciso salir del concepto de enseñanza y buscarla, por elevación, en el círculo más amplio, el de la educación.

Desde ese enfoque, constatamos que la educación es uno de los derechos fundamentales de “la familia humana” -como el propio texto dice-. La Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) es una formulación jurídica de los derechos naturales de las personas, definidos en la carta como derechos y libertades fundamentales del hombre.

En su artículo 26 se considera la educación como uno de esos derechos fundamentales de las personas. Artículo 26.1: “Toda persona tiene derecho a la educación”. Esta es la fundamentación pre-política admitida por todos. La educación es un derecho de la persona.

Dando un paso más, es para todos evidente que, en ocasiones, hay derechos cuyos titulares no pueden ejercer por sí solos. Los niños no pueden aplicarse, por sí mismos, muchos de los derechos que les corresponden por ser personas. El de la educación, el de la vida y muchos otros no pueden ser ejercidos por las personas en sus primeros años de vida.

Entonces, ¿a quién corresponde asumir ese derecho a la educación y por tanto a la enseñanza y la escolarización, mientras que sus titulares no pueden ejercerlo directamente? Este es el verdadero quid de la cuestión.

La naturaleza de las cosas, que se olvida con demasiada frecuencia, determina con la sencillez de la verdad que son los padres quienes tienen la responsabilidad de la educación de sus hijos. Es nuevamente ese derecho natural el que inspira a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su artículo 26.3 dice: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”. También la Carta de los Derechos del Niño en su artículo 7 determina: “El niño tiene derecho a recibir educación… El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres”. Podríamos poner muchos más ejemplos.

Entonces, ¿tiene el estado algún papel en la educación?. Por supuesto que sí. Tanto en la educación como en la enseñanza, el estado tiene el papel de asegurarse de que los padres provean este derecho a sus hijos. Ese es su verdadero e importantísimo papel, ser subsidiarios de la familia.

Sin embargo, desde hace más de cien años, el ejercicio del derecho a la enseñanza de nuestros hijos está siendo aplicado directamente por el estado. El esquema actual en la enseñanza es persona-estado-familia.

El estado decide las asignaturas que estudian nuestros hijos, las horas a la semana que estudian cada asignatura, las condiciones del profesor que puede impartir esa asignatura, su formación, su habilitación, la zona en la que podemos, o no, elegir un colegio, etc., etc… No es fácil caer en la cuenta de hasta qué punto la enseñanza de nuestros hijos se organiza a nuestro margen, pero si lo hiciésemos sería hora de plantearnos en serio la recuperación del ejercicio del derecho de nuestros hijos, también en la enseñanza, que responde a este orden natural, ontológico: Persona-Familia-Estado.

Leyendo el artículo 27 de nuestra constitución, es aún más sorprendente que hayamos llegado a esta situación. Art. 27.1: “Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza”. Art. 27.3 “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Art. 27.5: “Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, y la creación de centros docentes”. Art. 27.6 “Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales”.

Nos hemos resignado, en los contenidos, por ejemplo, a que nuestros hijos consuman un “menú del día nacional” –asignaturas– que tiene que servirse sí o sí en todos los “restaurantes” –colegios– con independencia del tipo de centro que sea.

Caemos en el permanente debate entre educación pública o concertada, que no es más que un trampantojo que oculta la verdadera dicotomía, el meollo de la cuestión, que es entre familia o estado. No nos entretengamos con las hojas del árbol cuando lo que debemos hacer es apuntar a la raíz. Como padres debemos replantearnos el puesto que nos corresponde con independencia de a qué colegio llevemos a nuestros hijos. Los padres les amamos y por eso queremos lo mejor para ellos. Yo no sé lo que quiere el estado, con sus vaivenes ideológicos y partidistas, para los míos.

Las familias hemos asimilado como algo natural un sistema que nos ha arrebatado una de las parcelas más importantes en la educación de nuestros hijos, su formación en las escuelas en los años más críticos de su vida: la infancia y la adolescencia.

Es hora de un cambio de paradigma, de una verdadera revolución educativa –que no revuelta– cuyo objetivo final sea la recuperación del orden natural de las cosas. La verdadera libertad de enseñanza estará mucho más cerca cuando los centros, con independencia de que sean centros públicos –de la red estatal o de la red de iniciativa social o concertada– o privados tengan la suficiente autonomía para determinar sus métodos y sus contenidos.

¿Cuántos ejemplos más hacen falta para comprobar que con la palanca de la enseñanza un estado totalitario puede ahormar una sociedad a su antojo? ¿Cuánto tardarían en entrar también en el Sancta Sanctorum de la educación de las conciencias de nuestros hijos a través de asignaturas y contenidos de orden moral que todos los centros tendrían la obligación de asumir? ¿Cuánto tiempo más estamos dispuestos a asumir estas anomalías del sistema de enseñanza?

Juan Carlos Corvera es padre de familia y fundador y presidente de Educatio Servanda (Colegios Juan Pablo II).

 

10 enseñanzas de la Biblia acerca de ser padres: una sabiduría práctica que no caduca

Ser padre nunca ha sido fácil, ni en el siglo XXI ni en la época en que se fueron escribiendo los libros de la Biblia. La Sagrada Escritura tiene mucho que decir sobre esta tarea para la que no prepara la escuela ni el mundo empresarial o laboral. En la web de formación para padres AllProdDad han seleccionado 10 versículos que pueden aplicarse en todas las épocas y en todas las familias.

1. Sé el primer maestro de tus hijos (Proverbios 22,6)

Es responsabilidad de los padres “formar al niño para que siga el buen camino”. No es responsabilidad del Estado, la escuela ni el gobierno, sino de los padres.

2. Los padres han de dar ejemplo de cómo se vive bien (2ª Corintios 3,2-3)

La Escritura enseña que la forma en la que vivimos es como una “carta de Dios”, una carta que leen nuestros hijos, cada día.

3. Aportad lo que necesita la familia (1ª Timoteo 5,8)

Incluso un padre de familia que está en paro o que apenas puede aportar dinero al hogar puede aportar su corazón y deseo. Solo con ser padre y estar al alcance se aporta más que con el alquiler o la comida. Los padres tienen el deber de proveer las necesidades materiales, pero incluso cuando económicamente es difícil, pueden y deben proveer mucho como padres.

4. Los buenos padres imparten disciplina a sus hijos (Proverbios 13,24)

El padre que ama a sus hijos “cuida de disciplinarlos”, dice la Escritura. Eso también se relaciona con el liderazgo proactivo de los padres en el hogar.

5. Los padres pasan tiempo con sus hijos, y no es tiempo vacío (Deuteronomio 6, 6-9)

“Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa”… La Escritura pide a los padres implicarse en conversaciones profundas, corazón a corazón, que aporten sabiduría, y no solo datos. Es bueno planificar (con fecha, hora) “paseos para conversar” con los niños, de uno en uno. Es tiempo familiar que vale la pena.

6. Tener compasión es una característica paterna

Un padre tiene compasión por sus hijos, como apunta el Salmo 103,13: “así el Señor se apiada”.

7. Dedica recursos a lo que dices valorar

En la carta del Apóstol Santiago (Santiago 1,22) leemos: “no os limitéis a escuchar la Palabra, ponedla por obra, no os engañéis a vosotros mismos”.

8. No exasperéis a vuestros hijos (Efesios 6,4)

No exasperéis a los hijos, dice la Escritura, sino “más bien educadlos con la disciplina y enseñanza que viene del Señor”. Lo que propone la Biblia es educarlos para que sean jóvenes de fe.

9. Los padres nunca se rinden en lo que toca a sus hijos

La historia del hijo pródigo (Lucas 15, 20-24) es la de un padre que nunca pierde la esperanza y está listo para recibir de nuevo a su hijo con los brazos abiertos. Educar, disciplinar, pedir que rindan cuentas… pero nunca rendirse.

10. Los padres rezan por sus hijos (1º de Crónicas, 29, 19)

“Señor, concédele a mi hijo Salomón un corazón íntegro para que pueda cumplir tus mandamientos, preceptos y leyes, poniéndolos todos en práctica”, rezaba el Rey David. En AllProDad añaden: “los niños que saben sin duda alguna que sus padres rezan por ellos cada día tienen una sensación profunda de amor y seguridad”.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/339381519/10-ensenanzas-de-la-Biblia-acerca-de-ser-padres-una-sabiduria-practica-que-no-caduca.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=339381519&id_boletin=60238042&cod_suscriptor=445331

Cine en la Enseñanza para el curso 2018-2019

Repetimos en Cantabria, por desgracia, el proyecto escolar de “Cine en la enseñanza”. Un caballo de Troya por el que se cuelan en las aulas todo tipo de películas, algunas obscenas, mal habladas, con ofensas a los sentimientos religiosos y con adoctrinamiento de género; y todo ello con una valoración artística más que discutible.

El programa consiste en la proyección de tres películas, durante el horario escolar,  y en el posterior trabajo exhaustivo en clase de cada película, a través de las unidades didácticas preparadas por sus diseñadores.

Su objetivo principal, según todos sus promotores, es la prevención de drogodependencias, si bien, varias de las películas que han formado parte de estos ciclos no han tenido que ver con las drogas.

Son películas dirigidas a los alumnos de 4º de ESO, pero muchas veces son para adultos, con calificación moral desaconsejable, escenas de mucha violencia, diálogos soeces,  sexo explícito, burlas al catolicismo, ideas de fondo inmoral en ambientes de familias desestructuradas y apología del lobby LGTBI. El proyecto no escatima en gastos, está dotado con bastante dinero e incluye un seminario destinado a los profesores, para su aplicación práctica en las aulas.

La realidad en el aula muestra que en muchos casos no se lleva a cabo ni un trabajo previo en el aula, ni un trabajo posterior en la tutoría, pues no se trabajan las citadas unidades, limitándose, si el centro las ha recibido, a repartirlas a los alumnos. A esto hay que añadir, como se ha apuntado antes, que las películas son de dudosa calificación moral, conteniendo una auténtica amalgama de valores y contravalores sin que al alumno se le aporten criterios válidos para discernir actitudes correctas de comportamiento.

Se trata así de un atentado contra la Constitución Española y toda la normativa en materia de educación, al no respetar el derecho de los padres a que sus hijos sean educados conforme a sus convicciones, pues muchas familias desconocen los detalles de esta actividad.

Participan muchos institutos y colegios del norte de España. Pero llama la atención el interés que tienen en el programa varios centros escolares cántabros de ideario católico. Por ejemplo, en la lista de admitidos al seminario de preparación de la actividad figuran colegios como el de la Sagrada Familia, San Antonio, San Agustín, Kostka, Sagrado Corazón-Esclavas, Nuestra Señora de la Paz, Calasanz, Centro Social Bella Vista o el Santa María Micaela.

Afortunadamente, tenemos constancia de que este programa se ha eliminado de algunos centros escolares, que han visto en él demasiados inconvenientes. Animamos al resto de colegios e institutos a hacer lo mismo, pues lo único que deben hacer los responsables de los centros es, simplemente, decir no a la participación en dicha actividad.

Desde la Asociación para la Defensa de los Valores Católicos en la Enseñanza (ADVCE), creemos que la Iglesia Católica debería prohibir la participación de centros de ideario cristiano, recomendando a los padres que conozcan y se impliquen en las actividades complementarias y extraescolares en las que participan sus hijos. Igualmente, las asociaciones de padres también deberían intervenir para que no llenen a sus hijos de ideas que no colaboran en nada a la adquisición de conocimientos objetivos y valores morales adecuados. Los profesores deberían negarse a participar en ellas. Especialmente, CONCAPA debería informar seriamente a sus afiliados sobre este proyecto que año tras año enturbia la mente de los adolescentes durante la jornada escolar.

En el siguiente enlace puedes descargar la carta que hemos remitido por correo postal a las direcciones de los centros de ideario católico: Carta remitida a centros

Se publica en Inglaterra libro que recuerda que el objetivo de la educación católica es llevar a los niños a la Santidad

Londres (Martes, 07-08-2018, Gaudium Press) Con el título de “Out of the Classroom and into the World: How to transform Catholic Education” (Fuera del Salón de Clases y Hacia el Mundo: Cómo Transformar la Educación Católica), un autor convertido a la Iglesia Católica, padre de familia, profesor y educador en casa, Roy Peachey, reflexionó sobre el objetivo primordial de la educación católica, el cual debería ser ayudar a sus estudiantes a ser Santos.

El autor pide que las instituciones educativas católicas estén impregnadas de los valores de la fe y que no se relegue la educación religiosa simplemente a una asignatura de religión. Pero las propuestas del escrito van más allá de una reflexión sobre el testimonio cristiano, sino que incluyen una renovación del modelo educativo para cambiar la manera en que se intenta resolver el problema planteado.

“Las escuelas deberían aprender de los hogares y no al revés”, propone Peachey, quién motiva a los padres de familia a reflexionar sobre su responsabilidad en la educación de los hijos, frecuentemente delegada a los educadores en las escuelas sin una suficiente reflexión. Las escuelas deberían reflejar de hecho los valores y convicciones de las familias, quienes deben vivir por su parte un testimonio más profundo.

Por este motivo, el autor plantea un desafío a los lectores: “La verdad es que si nosotros nos hacemos cristianos más fieles, entonces nuestras escuelas van a volverse más esencialmente católicas; y si nuestras escuelas se hacen más esencialmente católicas, entonces nuestros estudiantes van a hacerse más vitalmente humanos”.

Entre los consejos prácticos ofrecidos por el autor se encuentran un retorno a la oración, la restricción o limitación del uso de dispositivos electrónicos en el salón de clase y la búsqueda de que los alumnos vuelvan a valorar las obras de literatura clásica en lugar de las ficciones modernas. Todo como parte de un llamamiento a una vocación más alta: “Fuimos creados para conocer, amar y servir a Dios; no para llegar a la universidad y encontrar un trabajo bien remunerado”.

Con información de Catholic Herald.

FUENTE: https://es.gaudiumpress.org/content/97108-Se-publica-en-Inglaterra-libro-que-recuerda-que-el-objetivo-de-la-educacion-catolica-es-llevar-a-los-ninos-a-la-Santidad

«El diablo es un perdedor, una persona firme en la fe no tiene que temer caer bajo su influencia»

El padre Jean-Pascal Duloisy, de la diócesis de París, difiere un poco de la imagen que uno puede tener de un exorcista. Este sacerdote con alzacuellos, a pesar de ser de pequeña estatura, delgado y jovial, tiene la talla espiritual necesaria para oponerse, una media de cuatro veces al mes, a las fuerzas demoníacas. Desde hace años, propone ayudar por medio de la oración a las personas que se sienten bajo la influencia de un espíritu maligno. Raphaël Zbinden lo entrevistó en el portal católico suizo Cath.ch con ocasión de una conferencia organizada en Friburgo por la parroquia de Cristo Rey.

-Recientemente, el Papa Francisco afirmó que la Cuaresma es un tiempo de “lucha contra el espíritu del mal”. Como exorcista, ¿piensa usted lo mismo?

-El combate espiritual es, efectivamente, un aspecto esencial del tiempo de Cuaresma. El Papa, además, ha tomado esta palabra del misal del Miércoles de Ceniza. Con el ayuno, la penitencia, la caridad, podemos enmendar nuestra vileza y ruindad. Pero es necesario también luchar contra las ocasiones de pecado y fortalecerse para afrontar nuestras zonas de sombra.

»El problema es que el diablo no nos dejará hacerlo, porque considera que todo lo que se salva por Cristo es una pérdida para él. Como sucede desde la época del Génesis, actuará para que dudemos de Dios, de su amor absoluto por nosotros. Lo mejor en esos momentos es buscar de nuevo ese corazón de niño que va sin miedo hacia el Padre. Porque la tarea principal del demonio es intentar romper esta relación Padre-hijo. Y lo hace sobre todo poniendo en peligro la dicha de nuestra alma, oscureciendo nuestra conciencia respecto al bien y al mal, llevándonos al desaliento.

-El Papa Francisco habla mucho del diablo, que él percibe como una criatura que existe realmente. Otras voces de la Iglesia católica consideran que se trata de una figura simbólica. ¿Está usted de acuerdo con el Papa argentino sobre este punto?

-Desde luego. En mi opinión, un cristiano no puede no creer en el diablo. La Biblia, del principio al fin, menciona la acción del demonio, o de los demonios. El libro explica que son ángeles que se negaron a servir y adorar a Dios. Se trata, por lo tanto, de figuras reales, aunque no tengan cuerpo, que poseen una inteligencia superior a la de los hombres.

 

»El Papa Francisco ha hablado del diablo desde el principio. De hecho, está muy presente en su retórica, y no como una figura mítica. Y no es el único Papa que piensa así. Pablo VI y Juan Pablo II han escrito textos que hablan del diablo como de una criatura real. Es necesario que recordemos, como dijo Charles Baudelaire, que una de las grandes artimañas del diablo es hacernos creer que no existe.

-¿Ha visto usted evidencias concretas de la existencia del diablo?

-Tenemos criterios muy concretos que determinan si una persona está bajo la influencia del demonio. Personalmente he podido darme cuenta de cuatro de estos cinco criterios. En primer lugar, tenemos los fenómenos corporales anormales. La persona empieza cambiando la voz. De repente cae al suelo, se retuerce y grita. Su rostro se transforma en el de una serpiente, o se pone a cuatro patas y te mira como un perro a punto de morderte.

»Un segundo criterio es que la persona poseída habla en una lengua que no ha aprendido nunca. Una vez acompañé a una persona que se puso a hablar en holandés, lengua que ella desconocía. En otra ocasión, una francesa de pura cepa empezó a hablar en árabe.

»Otro criterio es que la persona poseída revela hechos que desconoce. Una vez hacía un exorcismo junto a un dominico. La persona que estaba siendo exorcizada empezó a decir: “¡Tú, el de los cruasanes de mantequilla, detente!”. En ese momento no comprendí. El dominico me dijo después que recientemente se había atiborrado de cruasanes de mantequilla.

 

»Las personas poseídas rechazan violentamente todo lo que tiene relación con la fe y la Iglesia. Blasfeman e insultan a las figuras religiosas. El quinto criterio es que estas personas a veces demuestran una fuerza física fuera de lo común.

-El diablo, entonces, ¿está presente a nuestro alrededor?

-Hay que tener en cuenta varios factores. Algunos exorcistas no hacen nada sin la ayuda de un psicólogo, y otros ven el demonio en todas partes. Estos últimos quieren hacer del exorcismo una ciencia exacta. En cuanto a mí, no decido la munición según el tamaño del demonio. Tampoco hago un diagnóstico. Mi ministerio es un ministerio de oración y de imposición de manos. Soy sólo el intermediario de una gracia concedida por Cristo. Está claro que no todos los pecados de los hombres vienen del demonio.

-¿No hay una tendencia en la Iglesia a dejar de lado todo lo que tiene una connotación sobrenatural, incluyendo el exorcismo?

-Es una pena que la idea de combate espiritual sea cada vez más ignorada en la vida cristiana. Sin duda es debido a su connotación demasiado guerrera. Ahora bien, el combate forma parte de la vida. Este rechazo proviene del hecho de que tenemos tendencia a ignorar los desafíos de la vida y de la muerte en nuestra existencia. El progreso de la modernidad tal vez nos ha dado un sentimiento demasiado grande de seguridad.

 

»Una vez dicho esto, nos alegramos de contar con el apoyo del Vaticano. En julio de 2014, la Santa Sede reconoció de manera especial la labor de la Asociación Internacional de Exorcistas.

»Sin duda, en muchas diócesis los servicios de exorcismo han sido reducidos. Es cierto también que en las Iglesias locales los exorcistas están un poco relegados, apartados. Y no hay muchos sacerdotes dispuestos a realizar esta función. Personas inadecuadas han sido designadas a veces a este puesto, y es preocupante, porque es una labor que debe ser llevada a cabo con seriedad y responsabilidad. Creo que la Iglesia se preocupa demasiado de su imagen en la sociedad. Hay un imaginario cultural que asocia el exorcismo a la magia negra, a las piras donde se quemaban a las brujas. Este ritual está asociado en la memoria colectiva a un pasado fantasmagórico-esotérico.

»Sin embargo, el exorcismo, como he dicho antes, es una parte integrante del cristianismo, y está muy presente en los Evangelios. De hecho, toda la Iglesia práctica el exorcismo. El Padre Nuestro es un exorcismo que realizan todos los sacerdotes. ¿Acaso no decimos “líbranos del mal”? La oración afirma la supremacía de Cristo y la derrota del demonio. Esto a pesar de que no pueda acceder al ritual del Gran Exorcismo. Porque me dirijo al diablo y, al hacerlo, corro riesgos…

-El miedo vinculado al exorcismo, ¿juega también un papel en este desafío?

-Ciertamente. Pero aquí hay una gran ambigüedad. Cuando me presento como un simple sacerdote diocesano, todo el mundo pasa de mí. Pero cuando digo que soy exorcista, me prestan una atención desmesurada. El hombre teme al mal, pero también está fascinado por él. El exorcismo da miedo, pero este miedo no es inútil. Es un poco como una madre que amenaza a su hijo para que se coma la sopa, es el primer estadio del amor. El miedo, sin embargo, puede ser también una trampa y un ardid del demonio. De hecho, el miedo es su victoria más grande, porque es la madre de todos los vicios. Por consiguiente, en lugar de estar fascinados por el mal, las personas deberían maravillarse del bien.

-El público sabe más sobre los exorcismos por el cine que por las prácticas de la Iglesia. ¿Qué problema plantea esto?

-El cine da una imagen bastante sesgada del exorcismo. Sólo muestra el exorcismo imperativo, es decir, la parte en la que el sacerdote se dirige directamente al demonio. Es necesario recordar que el ritual del exorcismo es, ante todo, una liturgia, que empieza con la letanía de los santos.

»La posesión diabólica es también más sutil de lo que el cine suele mostrar. Hay mucha gente poseída que vive muy bien. El poder del mal está muy sobreestimado. Debemos recordar que el diablo es un perdedor, que es débil. Pero hay que ser vigilantes. Satán espera que le abramos una puerta. Las personas que veo a menudo están muy dañadas por adicciones y vicios profundos. Muchas veces son personas que han recurrido a la videncia, el morabitismo, la brujería. Antes de saquear la casa, el diablo debe atar al propietario. Una persona firme en la fe no tiene que temer caer bajo la influencia de las fuerzas del mal. Es necesario recordar, siempre, que Cristo venció a la muerte.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/personajes/706434443/AEl-diablo-es-un-perdedor-una-persona-firme-en-la-fe-no-tiene-que-temer-caer-bajo-su-influenciaA.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=706434443&id_boletin=937736143&cod_suscriptor=445331

TeenStar: educación sexual para jóvenes a la luz de «Humanae Vitae» creada por una monja visionaria

TeenSTAR es un programa afectivo-sexual dedicado principalmente a adolescentes y jóvenes desde una perspectiva católica, y que da respuestas contundentes frente a una sociedad hipersexualizada como la que lleva años instaurada

El éxito de este método, cuyo programa nació en 1980 en Estados Unidos, ha sido tal que se ha extendido por más de 35 países, entre ellos España, en el que cientos de monitores resuelven dudas a adolescentes y jóvenes sobre preguntas que se plantean sobre la amistad, el amor, la fecundidad y la sexualidad.

Detrás de esta exitosa iniciativa se encuentra una religiosa, la hermana Hanna Klaus, una ginecóloga de la congregación de las Hermanas Médicas Misioneras. A sus 90 años ha dedicado gran parte de su vida a la promoción de una sana sexualidad, de los métodos naturales y de una buena educación afectivo-sexual.

teen-star

Formación de monitores de TeenSTAR presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández

La Humanae Vitae como referencia

Esta vocación dentro de su vocación surgió tras la publicación por parte del beato Pablo VI de la encíclica Humanae Vitae en 1968, de la que el 25 de julio se cumplirá medio siglo. Esta religiosa acogió muy bien un texto que muchos en aquel momento rechazaron, aunque quiso desarrollarlo de manera práctica, y empezó con los métodos naturales, siendo promotora por el mundo del método Billings. Con los años acabaría centrándose en los adolescentes con el programa TeenSTAR.

La historia de la hermana Klaus comienza en 1928 en Austria. Nació en este país europeo en el seno de una familia judía que se vio obligada a huir tras el ascenso del nazismo. Llegó a Reino Unido cuando tenía 12 años y poco después se estableció en Estados Unidos, concretamente en Louisville, Kentucky.

Conversa al catolicismo

Desde su infancia en Viena, Hanna Klaus tenía interés en la medicina, por lo que no se lo pensó dos veces a la hora de elegir carrera en la Universidad Louisville. Estudió Medicina y tras graduarse hizo la residencia en el Hospital General de Massachusets. Allí experimentó un fuerte proceso de conversión. Ella era una joven no religiosa, pero de repente sintió que faltaba algo en su vida. Y gracias a unos amigos descubrió la Iglesia Católica.

“Recibí el don de la fe. Entré en la Iglesia en 1952. La conversión es como ser adoptado”, afirma en una entrevista en Catholic News Service. Pronto comenzó a discernir sobre la vocación religiosa y en 1957 decidió unirse a las Hermanas Médicas Misioneras, donde podría ser tanto religiosa como médico.

Tras su formación, la hermana Klaus sirvió en misiones médicas en Pakistán y en lo que ahora es Bangladesh. Más tarde estuvo varios años en San Luis, donde coincidió la publicación de la Humanae Vitae, y después fue directora del departamento de Ginecología y Obstreticia en el hospital de San Francisco, en Kansas.

El día que conoció a Billings

Hasta ese momento, esta religiosa era algo escéptica con la precisión de algunos de los métodos naturales que había, hasta que leyó un libro que le recomendó el cardenal Carberry escrito por un médico australiano, el doctor John Billings, que explicaba un nuevo método natural que acabaría conociéndose precisamente como Billings.

Totalmente sorprendida y entusiasmada, esta religiosa viajó al año siguiente a Sidney para conocer al doctor Billings y a su esposa Evelyn, también doctora. Vio como se aplicaba en las parejas y decidió probarlo en Estados Unidos.

En 1978, Billings le propuso promover estos métodos entre los adolescentes, pues no es sólo un método para conseguir quedarse embarazada o separar el embarazo durante un tiempo, sino que permite conocer el cuerpo, y una sana sexualidad.

 

Un programa específico para jóvenes y adolescentes

Ella aceptó y fue así como inició en 1980 TeenSTAR. Una de las mayores resistencias que encontraba esta asociación y que aún se da proviene de los propios sacerdotes o líderes eclesiales que consideran que hablar de educación sexual promueve la promiscuidad. La experiencia les ha confirmado que el efecto es el contrario. Entre los adolescentes que lo reciben disminuye el número de los que ya tienen relaciones sexuales.

En ambientes católicos, este programa se enseña en el contexto de la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II. “Realmente está enseñando la conciencia de la fertilidad. Una vez que entienden su fertilidad, comienzan a alejarse de la presión de los compañeros y a tomar sus propias decisiones”, asegura esta religiosa.

El camino a seguir

Además, añade que “no importa si están en el Bronx o en Etiopía los niños se dieron cuenta de su propia identidad. Si los jóvenes están interesados en sí mismos y comprenden por completo el valor del programa, les encanta”.

En su opinión, “la Humanae Vitae es el camino a seguir. No creo que la fertilidad sea una enfermedad, y no creo que sea razonable usar potentes medicamentos o cirugía para eliminar una función normal del cuerpo”.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/186278058/Miles-de-jovenes-de-decenas-de-paises-han-realizado-sus-cursos.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=186278058&id_boletin=937736143&cod_suscriptor=445331

La labor educativa de la Iglesia en cifras

Son los datos que ofrece la Memoria de Actividades de 2016 presentada recientemente por la Conferencia Episcopal Española a través de la Oficina de Transparencia, entre ellos algunos muy significativos: 1,5 millones de alumnos en sus centros y 3,5 millones de niños en clase de Religión, y 16 universidades con casi 90.000 alumnos. ¿Hay alguna otra institución privada que lleve a cabo una labor cultural y de enseñanza con magnitud similar?

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/video/110389/La-labor-educativa-de-la-Iglesia-en-cifras.html

10 armas para vencer la batalla espiritual por la pureza en una sociedad occidental hipersexualizada

Vivimos en una sociedad hipersexualizada. Este es el día a día de millones de niños y adultos cada día: un bombardeo constante de sexo y de apología de la promiscuidad, de poca o ninguna ropa. Es lo que llega de Hollywood, lo que marca la moda y la publicidad, lo que se ve en las redes sociales.

Esto ha calado completamente, y así es como el consumo de pornografía se ha disparado hasta límites aberrantes. Alejandro Villena, psicólogo experto en adicciones, explicaba a ReLque los estudios revelan que “el 80% de los varones consume pornografía, porcentaje que se queda en el 40% en el caso de las mujeres. Y la edad media del inicio del consumo se sitúa en los once años”.

El peligro de hipersexualización extrema puede afectar también gravemente en los creyentes si no se defienden con las armas adecuadas. La virtud de la pureza está hoy sometida a un ataque sin precedentes.

Para ayudar en esta lucha contra la impureza que se quiere normalizar en la sociedad, el padre oblato Ed Broom, ofrece en Catholic Exchange una estrategia espiritual, un plan aplicable para padres, adolescentes e incluso niños.

Este religioso experto en comunicación y en atención espiritual de familias ofrece 10 consejos para no sucumbir a estos ataques o para regresar confiadamente al Señor, si se ha sido derrotado:

1. El arma de la oración

El hombre es débil y por ello necesita de la oración para poder vencer la tentación y no caer en un pecado de impureza. El padre Broom asegura que probablemente la principal razón para caer en cualquier pecado, pero especialmente contra la pureza, es la falta de oración, o una oración débil. 

Citando la Escritura recuerda que los israelitas fueron capaces de derrotar a sus enemigos solo después de que Moisés desde lo alto de la colina y frente al campo de batalla levantara los brazos al cielo. Para vencer la tentación de la carne y las insinuaciones pecaminosas del mundo hay que levantar las manos al cielo en oración.

2. No juegues con fuego

Una razón importante por la cual muchos caen en pecados relacionados con la impureza es no haber evitado la ocasión de pecar. El refranero popular sabe mucho de esto: ¡El que juega con fuego, acaba quemándose! El cristiano tiene que usar el sentido común y la prudencia, dado por el discernimiento, para evitar ponerse en situaciones en peligro.

Si uno es débil ante la pornografía debe procurar no quedarse solo delante de un ordenador. Una pareja de novio es preferible que esté en un banco charlando o dando un paseo que viendo una película los dos solos en una casa. Así se evitan muchas situaciones comprometidas.

3. El pudor

El Catecismo de la Iglesia Católica  (2521-2524) insiste en varias ocasiones en que “la pureza exige el pudor”, pues éste “preserva la intimidad de la persona”. Del mismo modo, afirma que “el pudor es modestia; inspira la elección de la vestimenta. Mantiene silencio o reserva donde se adivina el riesgo de una curiosidad malsana; se convierte en discreción”.

Del mismo modo, el Catecismo afirma en este punto que “existe un pudor de los sentimientos como también un pudor del cuerpo. Este pudor rechaza, por ejemplo, los exhibicionismos del cuerpo humano propios de cierta publicidad o las incitaciones de algunos medios de comunicación a hacer pública toda confidencia íntima. El pudor inspira una manera de vivir que permite resistir a las solicitaciones de la moda y a la presión de las ideologías dominantes”. Es por ello importante que no seamos ocasión de tropiezo para el prójimo.

4. Penitencia

En la vida espiritual, el cristiano está llamado a ser como águilas que vuelen en las alturas. Pero para volar necesita de las dos alas espirituales: ¡la oración y la penitencia! Para vencer estas tentaciones contra la pureza hay que rezar, rezar y rezar, pero también aprender del arte del ayuno y de vivir una vida de penitencia. Esto también ayuda a educar el cuerpo y fomentar el dominio de sí mismo. ¡Los santos han enseñado en multitud de ocasiones esta clara lección!

5. Evita la pereza

Una de las grandes rendijas por las que se cuela la impureza es a través de del pecado de la pereza. La mente ociosa es normalmente laboratorio del diablo. Cuando uno no tiene nada que hacer y no llena su tiempo con alguna ocupación útil, el diablo entra rápidamente para tentar de muchas formas, especialmente contra la virtud de la castidad.

De este modo, una de las razones principales por la que tantos jóvenes, y cada vez más personas adultas, tienen serios problemas con la pornografía en internet es debido al excesivo tiempo libre, el aburrimiento y el fácil acceso a este contenido en la red.

6. Lenguaje inapropiado

En cualquier situación, lugar y circunstancia hay que controlar lo que se dice. El apóstol Santiago exhortaba: “Debemos ser lentos para hablar y rápidos para escuchar”. Y esto es algo especialmente importante con respecto a la pureza.

No deben salir de nuestra boca palabras sucias, ni siquiera bromas groseras o impuras. San Juan Bosco afirmaba que no podía eliminar de su mente una cosa impura que un hombre pronunció delante de él cuando él era un niño. Hay que ser consciente de las consecuencias de todas las acciones que uno realiza, sean más o menos importantes, a los ojos de cada uno.

7. Vigilancia constante, especialmente de los ojos

Los ojos son el elemento principal por el que la impureza entra en el cuerpo, por eso es importante educar la mirada. El Papa Francisco ha hablado mucho sobre esta vigilancia. El padre Broom afirma que el examen diario ignaciano es clave. Esta práctica invita a echar un vistazo a cada día y ver donde Dios ha estado presente, pero también ver dónde el corazón se ha alejado de Dios.

Si se está vigilante uno podrá percatarse de cuando los ojos se alejan de Dios y comienzan a juguetear con lo que no es de Dios: en este caso la impureza. Vale el ejemplo del Rey David, y la mujer de Urías el hitita. Él se dejó llevar por la mirada, al no haber mantenido una adecuada vigilancia, y esto acabó en una caída enorme hacia la lujuria y la falta de honestidad. Ceder a la lujuria terminó en adulterio, el adulterio condujo al asesinato, y el asesinato al arrinconamiento de la conciencia.

8. Confesión y esperanza renovada

La debilidad está en el hombre y todos pueden caer. Pero peor incluso que la caída es la desesperación. Nunca hay que desesperarse debido a las inclinaciones que el ser humano tiene al pecado. Al contrario, San Pablo afirmó que donde abundó la debilidad, sobreabundó la gracia. Por lo tanto,  si se cae en el pecado contra la pureza hay que tener confianza ilimitada en Dios y recurrir inmediatamente al sacramento de la confesión.

9. Comunión frecuente

Para salvaguardar la virtud de la castidad es de vital importancia tener una relación con Jesús a través de la Eucaristía. Cada comunión bien recibida resulta un trasplante de corazón espiritual. Recibir la Eucaristía de manera frecuente y ferviente es de lejos el medio más eficaz para vivir una vida de pureza.

10. La Virgen María, modelo de todas las virtudes e intercesora

No hay mejor interecesora a la que acudir para que nos ayude a defender la pureza que la Virgen María. Las vidas de muchos santos  demuestran que a través de su gran amor a Dios y el amor filial y el amor por María pudieron vivir vidas santas  y de gran pureza.

Al ejemplo del Inmaculado Corazón de María, los creyentes deben pedir esta pureza de mente, corazón, cuerpo alma e incluso intención.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/372866659/10-armas-para-vencer-la-batalla-espiritual-por-la-pureza-en-una-sociedad-occidental-hipersexualizada.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=372866659&id_boletin=419810634&cod_suscriptor=445331