El Ejecutivo foral animará a niños de 6 años a comparar sus genitales y a los de 9 a indagar sobre la eyaculación

El programa educativo Skolae que el Gobierno de Navarra pretende imponer en todos los colegios de la Comunidad foral centra su núcleo en fomentar posiciones de igualdad entre niños y niñas, rompiendo los tradicionales roles que ambos géneros han asumido como propios desde hace siglos.

En la actualidad, estas posiciones están dando paso cada vez más a situaciones en las que el machismo sea cosa del pasado y en las que tanto niños como niñas crezcan sabiendo que podrán ser cualquier cosa que deseen, sin importar su género, raza, religión, etnia u orientación sexual.

Sin embargo, dentro del programa Skolae también se aborda la iniciación a la sexualidad en edades muy tempranas, como así queda patente en las fichas de trabajo que se van a entregar a los profesores de los cursos de Educación Infantil, con información sobre los temas que abordar con los menores y con actividades que llevar a cabo en clase.

Entre ellas, por ejemplo, se fomenta que niños menores de 6 años pinten con sus compañeros la bandera arcoiris del colectivo LGTBI+ para colgarla después en el pasillo o la ventana de la escuela con el objetivo de fomentar la diversidad y “celebrar todos juntos el 17 de mayo el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia”.

También a esas edades se pretende que los niños identifiquen su género, alertando de que “la masculinidad y la feminidad son representaciones de los significados y de las características que cada sociedad asigna a hombres y mujeres“.

Esta argumentación responde al hecho de que los maestros deberán hacer ver a niños de entre 0 y 6 años que “esta designación es la base en la que se asienta gran parte de las desigualdades y discriminaciones entre los sexos“.

A su vez, entre las fichas hay temas que en muchos padres pueden levantar suspicacias, pues quedan al albur de cómo el profesorado las adapte y las ponga en práctica con los escolares. Ejemplo de esto es cómo en niños de 0 a 6 años, se pide que se siluetee a un niño y a una niña para señalar sus partes corporales, o se dialogue sobre las sensaciones que los pequeños pueden experimentar con su cuerpo, entre ellas, el placer.

La doctrina cultural está muy presente en la mayor parte de la formación destinada a los maestros, que tendrán que enseñar asimismo a niños de 0 a 6 años que, por ejemplo, las niñas no suelen enfadarse porque cultural y socialmente está penalizado, mientras que los niños, en cambio, no tienden a mostrar tristeza. Por tanto, todas las emociones de los alumnos deberán abordarse con perspectiva de género, para desterrar los “roles arcaicos” que antes se mencionaban.

MÚLTIPLES OPCIONES PARA LA CONCEPCIÓN

La lógica de muchas sentencias de estas fichas contrasta con ciertas temáticas difíciles de aceptar en personas de edades tan cortas. Sin salir de los 0 a 6 años, se pretende que estos niños asimilen que hay “múltiples opciones tanto para la concepción (coito, procreación artificial…), como para el parto (cesárea, vaginal…)”.

“Profundizaremos en la relación existente entre el nacimiento y las relaciones afectivas de las personas, entre las diversas eróticas (homoerótica, heteroerótica, bierótica) y con el mismo compromiso adquirido (un hijo es fruto del deseo y en ocasiones, de un proyecto común)”, indica una de las fichas, estableciendo este tema como noción recomendable para niños menores de seis años, una etapa en la que, según el Gobierno de Uxue Barkos, “es un espacio apropiado para trabajar la diversidad afectivo-sexual”.

Saltando a la siguiente escala, de niños entre 6 y 12 años, el objetivo del programa Skolae es que los alumnos tengan conocimiento de toda la extensa diversidad sexual que pueden adoptar, introduciéndoles que “muchas personas siente atracción y deseo sexual y amoroso hacia personas de su mismo sexo, bien sea de forma exclusiva (lesbianas y gays) o bien porque le atraen las personas independientemente de su sexo (bisexuales)”. Por ellos, se plantea propone ayudar a niños de a partir de seis años a que “analicen y amplíen estos modelos sociales”.

En cuanto al conocimiento del propio cuerpo, los pequeños de entre 6 y 9 años podrán descubrir las sensaciones que le proporciona su cuerpo a través del contacto con sus compañeros de clase. Una de las actividades propuestas, por ejemplo, finaliza diciendo al niño que le plantee a la persona que tenga más cerca “dónde le gustaría que le diera un masaje o hiciera cosquillas, y luego devolveremos ese deseo a nuestro compañero o compañera”.

ACARICIAR LAS PARTES DEL CUERPO

En ese mismo intervalo de edad, Skolae también propone que se desarrolle una sesión de expresión corporal consistente en “acariciar con ternura las diferentes partes del cuerpo, y palparlas con los ojos cerrados para favorecer la consciencia de las emociones que nos genera acariciarlas y tocarlas”.

El ejercicio posterior sería, “a través de láminas o imágenes de cuerpos de niños con la edad del alumnado (de 6 a 9 años)”, ir acercando a los menores “la realidad del cuerpo sexuado”, recordando los nombres de cada parte y “deteniéndose específicamente en los genitales femeninos y masculinos“.

El trabajo no acabaría en clase, ya que el Ejecutivo foral anima a los niños de seis años a que, “en su hogar, en la intimidad, observen sus genitales y los comparen con las imágenes con las que se han trabajado durante la clase”. Para ello, los profesores deberán proporcionar “láminas en tamaño A-3 con los dibujos de los genitales“.

Entre 9 y 12 años, la iniciación a la sexualidad da un paso adelante y se centra en la menstruación y en la eyaculación masculina, aspectos que las fichas del programa Skolae parece equiparar.

Los alumnos de edades a partir de nueve años deberán preparar una presentación digital con información sobre la menstruación y la eyaculación: “Qué suponen estos hechos, cuándo comienzan y cuándo finalizan, aspectos que les generen preocupación y aspectos que les generen orgullo”.

Más mayores, con 12-14 años, será el momento de “proyectar en la pizarra las imágenes de los genitales femeninos, externos e internos”, animando al alumnado a que, entre todos, expliquen cómo se produce el ciclo menstrual y la eyaculación.

¿PUEDO SER PADRE O MADRE?

Según el Gobierno de Navarra, a los niños del tercer ciclo de Educación Primaria, “la curiosidad se centra más en el propio desarrollo sexual”, planteándose preguntas (con menos de 12 años) como cómo se sienten ahora que pueden ser padres. Los profesores deberán hablarles de “sexualidad como fuente de placer, de los afectos sexuales y, si se decide, de procreación”. Sin olvidar que, “en sesiones posteriores, se pueden empezar a trabajar las prácticas de riesgo y los métodos anticonceptivos”.

Antes de llegar a ese último ciclo de Primaria, a los niños ya les habrán explicado la transexualidad infantil, un módulo en el que la meta es “corregir la mirada, reajustar la interpretación y corregir las interacciones; lo que viene a ser: hacernos a la idea que sí, tiene vulva y es niño, o sí, tiene pene y se trata de una niña”. A esta respuesta es “a lo que llamamos apostar por el sujeto y su vivencia”, incide el Gobierno de Navarra en la educación sexual destinada a niños con edades mínimas de seis años.

Esta última iniciativa busca, tal y como se establece en las fichas, “incorporar en el aula materiales didácticos y programación curricular que promocione la diversidad de los sexos como el valor que es y la riqueza que supone”.

FUENTE: https://navarra.elespanol.com/articulo/politica/programa-skolae-sexualidad-infantil-gobierno-navarra-fichas/20181030195301228702.html

La nueva asignatura de la ministra Celaá explicará a niños de 10 años qué es el coito anal y el sexo oral

Como saben, la ministra de Educación, Isabel Celaá, quiere cargarse la asignatura de Religión, que será de oferta obligatoria pero de elección voluntaria y no contará para la nota media. Al mismo tiempo, implantará una nueva asignatura obligatoria en Primaria y Secundaria de Valores Cívicos y Éticos… (que no religiosos) que explicará a niños de 10 años qué es el coito anal y el sexo oral.

En las reuniones que el Ministerio de Educación y algunas consejerías autonómicas del ramo ya se ha visto que la nueva asignatura será una copia de la de Educación para la Ciudadanía, promovida por Zapatero. O sea, otro invento que incida en lo progre y, cómo no, en la ideología de género, siguiendo fielmente los postulados del Nuevo Orden Mundial (NOM), entrando no solo en aspectos morales, sino también afectivos y sexuales.

Al hilo de esto convendría recordar algunas cosas de Educación para la Ciudadanía (EpC), que se implantó en Primaria y Secundaria en el curso 2009-2010. En septiembre de 2009, la asociación Profesionales por la Ética (entonces presidida por Jaime Urcelay, que hoy es vocal de la misma), presentó un informe sobre la asignatura criticando que los contenidos previstos para niños de 10 y 11 años eran suficientemente graves para que EpC fuera eliminada, como recogió Religión en Libertad.

Es más, Profesionales por la Ética denunció que EpC insistía en “formar una dimensión emocional y ética de la personalidad, lo cual plantea serios reparos, tanto en un plano pedagógico como en el del respeto a la intimidad de los alumnos y a la libertad de los padres en la educación moral de sus hijos”. Leonor Tamayo, madre de familia numerosa, profesora, portavoz y coordinadora del movimiento objetor a la EpC (actual presidenta de Profesionales por la Ética), denunció que el Ministerio de Educación incluyera en su web un material multimedia denominado Sexpresanrecomendado expresamente para alumnos y docentes de EpC. “Un recurso didáctico que incita a los adolescentes a las relaciones sexuales ocasionales y tempranas, les explica qué es el coito, incluido el anal, qué es el sexo oral y cómo pueden practicarlo utilizando preservativos de sabores”. Asimismo, “se les indica que pueden ser, por este orden, homosexuales, heterosexuales o bisexuales. Se representa, con pelos y señales, cómo se pone un preservativo, cómo pueden masturbarse en solitario o en compañía de otros. Finalmente, se les recomienda cuál es la vía legal que deben elegir para abortar y dónde pueden hacerlo”.

Una imposición de la ideología de género en las aulas de la que también alertó quien mejor comprendió el NOM, el sacerdote Juan Claudio Sanahuja (fallecido en 2016). En su libro Poder Global y Religión Universal, escribió: “La falsa espiritualidad del nuevo orden es compatible con inculcar a los niños desde los 5 años la normalidad de la homosexualidad y la masturbación, e instruirlos en el uso de los preservativos y de la píldora del día después, mentalizándolos en que el aborto es un derecho, como propone la Unesco. Relacionado con el plan de la Unesco, se conoció que en España, como contenido de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, para niños entre los 10 y 11 años, el Ministerio de Educación recomienda educarlos en la inocuidad del coito anal y el sexo oral y manda instruirlos en el uso de los preservativos saborizados”.

Y ojo, porque todo esto supone un ataque al artículo 27 de la Constitución, concretamente, al derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral de acuerdo a sus propias convicciones, incluyendo el peligro en el que está la enseñanza concertada. Además, deberían tener en cuenta el fracaso que ha tenido la educación progre del socialista Emiliano García-Page en Castilla La Mancha.

FUENTE: https://www.hispanidad.com/confidencial/la-nueva-asignatura-de-la-ministra-celaa-explicara-a-ninos-de-10-anos-que-es-el-coito-anal-y-el-sexo-oral_12005104_102.html

Juegos eróticos con niños. Por Eduardo García Serrano

La escoria filoetarra que gobierna en Navarra ha mudado la chapela y el blusón nacionalistas por la toga de Tiberio, obligando a que en todos los colegios navarros (públicos, concertados y privados) los niños de cero a seis años sean sometidos a la práctica de juegos eróticos. Repugnante, sucio, sórdido gobierno que emponzoña la edad de la inocencia llenando los parvularios escolares de sprintías, aquellos sirvientes cortesanos de la alta sociedad romana encargados de organizar espectáculos para las orgías de sus señores inventando todo tipo de cópulas monstruosas y actividades lascivas, llegando a extremos horribles que involucraban el uso de niños y niñas muy pequeños. Hoy, la escoria filoetarra que gobierna en Navarra se dispone a corromper las regiones puras de la infancia como hacía el emperador Tiberio en su retiro de Capri.

La práctica obligatoria de juegos eróticos para niños de cero a seis años es de un salvajismo que supera todo entendimiento, y en su barbarie brilla la más vil de todas las corrupciones etiquetada de “progresismo”: la destrucción del hombre integral e íntegro a través de la búsqueda y satisfacción de todos los placeres a toda costa, como sea, dónde sea y cuando te venga en gana, siempre en pos de un exceso superior y momentáneamente inigualable al cometido en el instante anterior. Y haciendo, además, que los niños identifiquen esa búsqueda compulsiva y salvaje de placer con la libertad.

Los chavales de mi quinta crecimos y nos educamos traduciendo a Cicerón y a Jenofonte y jugando al fútbol. Nuestros padres y nuestros maestros nos enseñaron que el placer no es peligroso por ser placentero, es peligroso cuando esclaviza, cuando hace al hombre brutal o vicioso. Mis maestros y mis padres, y los libros que ellos fueron introduciendo en mi cartera escolar o dejando, como quien no quiere la cosa, sobre mi mesilla de noche, me enseñaron que hacer lo que te pida el cuerpo siempre, en cualquier momento y a cualquier precio, es un consejo letal para un niño, porque cuando un muchacho está descubriendo la vida invitarle a satisfacer cualquier deseo es cavar la tumba de su libertad, pues el simple deseo es un motivo muy simple para la acción. En cambio, el deseo inteligente sí constituye una razón para actuar.

La libertad debe llevar siempre las riendas de las ganas, tal y como el auriga platónico, porque la naturaleza habla dos lenguas: la racional y la animal. No hablo de principios morales religiosos, aún siendo católico. Hablo de principios y de valores enunciados mucho antes del nacimiento de Cristo. Uno de los libros que mi padre dejó caer, como quien no quiere la cosa, sobre mi mesilla de noche, fue la Ética de Aristóteles. En él dice el maestro que hay que enseñarle a los hombres , desde su más tierna infancia, que muchas de las cosas por las que merece la pena luchar no son placenteras. Por tanto, ni el placer se identifica con el bien ni con la libertad, ni todo placer se debe apetecer. Si alguien viviera sólo para el placer del alimento o del sexo sería absolutamente servil, pues para él no habría ninguna diferencia entre haber nacido hombre o bestia. Que es, en definitiva, en lo que la escoria filoetarra que gobierna en Navarra quiere convertir a los niños de cero a seis años obligándoles a practicar juegos eróticos en al parvulario: en bestias domesticadas a su antojo.

FUENTE: https://www.elcorreodemadrid.com/opinion/589470841/Juegos-eroticos-con-ninos.-Por-Eduardo-Garcia-Serrano.html

Nota de prensa de la CTC sobre la ideología de género en Navarra

La Comunión Tradicionalista Carlista se ofrece a proteger a los padres afectados por el programa SKOLAE

“Queremos saber quiénes han sido los autores materiales del programa SKOLAE, pues si tienen contactos con menores habrá que actuar con cautela, ya que el programa parece obra de pederastas”

El programa SKOLAE establece como objetivo enseñar a los niños a no tener sentimientos de culpa por la sexualidad infantil y anima a actuar «despenalizando el reconocimiento y la vivencia de dicha sexualidad en el ámbito de la escuela y la familia (curiosidad sexual, juegos eróticos infantiles…)» [pág. 68 del Programa SKOLAE].  Precisamente estos objetivos han sido siempre las reclamaciones principales de los grupos de presión pedófilos como la Asociación Norteamericana por el Amor entre Hombres y Niños (NAMBLA)

Comunión Tradicionalista Carlista.- 29 de octubre de 2018. La sociedad española (y dentro de ella muy especialmente la navarra) se ha visto nuevamente sorprendida por el radicalismo dogmático y aberrante de los defensores de la Ideología política de Género. En esta ocasión los padres de familia de toda Navarra están asustados por la introducción en las aulas del Programa SKOLAE, que es una nueva amenaza totalitaria, desde postulados de género, contra la infancia y contra la libertad moral y educativa de los padres.

Sin embargo, lo que hasta ahora parece haber pasado inadvertido es, precisamente, la vinculación existente ente las «propuestas» educativas del Programa SKOLAE y las reclamaciones históricas de los lobbys internacionales de pedófilos. Como señala el Secretario General de la CTC, Javier Mª Pérez-Roldán y Suanzes «Es perfectamente conocida la existencia de grupos de presión para que se legalice la pederastia. Así la Asociación Norteamericana por el Amor entre Hombres y Niños (NAMBLA) tiene por objeto reducir, hasta hacerla desaparecer, la edad penal para mantener relaciones sexuales. Sin embargo, tal objetivo es hoy por hoy inasumible por buena parte de las sociedades occidentales (motivo por el cual de hecho, fueron expulsados después de 10 años de actividad en su seno, de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gay, Bisexuales, Trans e Intersexuales -ILGA-). Por eso desde hace años se han planteado un programa progresivo que comienza, precisamente, en normalizar la sexualidad desde el nacimiento favoreciendo que los niños realicen juegos sexuales con iguales o en el ámbito familiar. Este es el motivo por el que no podemos dejar de llamar la atención sobre el Programa SKOLAE, pues sus desconocidos autores parecen adscritos a estas tesis pedófilas, lo cual supone un riesgo mayúsculo para nuestra infancia».

Por eso, desde la Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) se van a arbitrar medios para le defensa de la infancia. Como explica el Presidente de la CTC, Javier Garísoain Otero, « la primera medida que hemos acordado ha sido la de solicitar al Gobierno de Navarra la identificación personal de los autores de este Programa. El objeto es comprobar si estos autores, que se supone pertenecen al mundo escolar, tienen en la actualidad contacto con menores en las aulas, pues ante las perversas doctrinas que difunden es necesario que los padres conozcan su identidad por precaución. La segunda medida es la creación de una Oficina de víctimas de la ideología de género en las aulas, que en principio tendrá a su servicio un abogado y un psicólogo con objeto de poder detectar casos de abusos en las aulas, motivados por esta ideología perversa, y poderlos denunciar, solicitando la máxima responsabilidad de la administración implicada».

Por lo demás, la CTC anima a la sociedad navarra a la desobediencia firme y contundente de esta ley injusta y/o totalitaria, arbitrando todos los medios para su inaplicación hasta que se proceda a la derogación íntegra de la reforma educativa llevada a cabo por el actual Gobierno de Navarra. Del mismo modo, en palabras el Presidente de la Junta Regional de la CTC del Reino de Navarra, José Fermín Garralda, «Los navarros deben recordar a Uxue Barkos que NO ES NO, y que la administración debe respetar la negativa de los padres de familia a que se imponga a sus hijos los dogmas político-sexuales de la Ideología de género. La educación está para que los menores crezcan en dignidad, no en sectarismo».

El padre Silva y Jesús García hablan de sexo, cuándo y por qué: «¡Oye, pues cásate con ella!»

Jesús María Silva, sacerdote y bloguero de ReL habla de sexo con Jesús García-Colomer, periodista, padre de familia, responsable de Gospa Arts y autor de libros de entrevistas como ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?

Jesús Mª Silva ya ha publicado, en poco tiempo, dos libros sobre este tema popular y espinoso. El primero, Virginidad 2.0. Recuperar la inocencia (Freshbook, 2017) establecía un itinerario para recuperar la virginidad del corazón. Ahora presenta Sexo: cuándo y por quéLa sexualidad al desnudo(Palabra, 2018).

Explica que como profesor y sacerdote “uno de los temas más recurrentes que han salido en mis conversaciones con los jóvenes es el de la sexualidad. ¿Por qué la Iglesia dice esto? ¿Qué tiene de malo tal cosa? ¿Qué consecuencias puede tener esto?”

sexo_cuando_por_que

“Muchas personas que leyeron mi primer libro me sugirieron que por qué no escribía otro con razones para esperar. Muchos jóvenes quieren vivir la castidad, pero en ocasiones les faltan argumentos o fuerza de voluntad para hacerlo. Este libro ofrece una mirada a la sexualidad alternativa a la mirada que nos ofrece la sociedad”, explica.

Hablan, por ejemplo, del miedo a casarse, del estar siempre en una provisionalidad indefinida: “¿Me dices que es la chica de tu vida? Oye, ¡pues cásate con ella!”, explica el padre Silva.

Jesús García le señala la perplejidad de los padres de este siglo XXI hiperconectado, en que los chicos pueden ver de todo en su móvil, a todas horas: “la pubertad hoy, lo saben los padres, es un campo de minas”. ¿Cómo responder a esos retos?

Lea también: 9 rasgos de una vida sexual sana en el matrimonio cristiano

Adquiera aquí Sexo: cuándo y por qué

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/753136116/El-padre-Silva-y-Jesus-Garcia-hablan-de-sexo-cuando-y-por-que-AAOye-pues-casate-con-ellaA.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=753136116&id_boletin=380318803&cod_suscriptor=445331

¿Anticuado, el pudor? Teólogos, psicoanalistas y filósofos explican por qué no pasa de moda

¿Ha pasado de moda, definitivamente, el pudor? En una sociedad donde la escasez de ropa es considerada un signo de libertad, parece que habría que contestar que sí. Y, sin embargo, un artículo en la publicación católica belga Cathobel sostiene el profundo arraigo de esta virtud en la naturaleza humana. “¿Y si el pudor no ha dicho aún su última palabra?”, se interroga. Y responde con el parecer de algunos expertos:

El pudor, al servicio de la libertad

Etimológicamente, el pudor remite a la “repulsión”. Solo posteriormente el término evoluciona para connotar un sentimiento de vergüenza. “Todas las referencias léxicas”, escribe la psicoanalista francesa Monique Selz, “apuntan a que la palabra ‘pudor’ proviene del latín ‘pudor’, derivado del verbo ‘pudere’, cuyo primer significado sería experimentar o inspirar un movimiento de repulsión, y que sería luego utilizado con el sentido de ‘causar vergüenza’”.

Para Monique Selz, es importante distinguir entre vergüenza y pudor: el pudor nos permite existir como seres singulares y ofrece un espacio privado, al abrigo de la mirada de los demás. La vergüenza surge más bien cuando se produce una intrusión en ese espacio.

Inès Pélissié du Rausas es doctora en Filosofía por la Universidad de la Sorbona y autora de numerosas obras, entre ellas ¡Por favor, háblame del amor!, dirigida a los padres para sus hijos jóvenes y preadolescentes.

Ella sostiene que la vergüenza, cuando se convierte en una palanca para el pudor, puede tener un “valor positivo”: el pudor remitiría no tanto a la vergüenza de uno mismo como al deseo de ser respetado por el conjunto de todo lo que nos constituye como sujeto. La vergüenza nace entonces del riesgo que representa el deseo sexual, deseo que el sujeto puede suscitar, a riesgo de ser reducido a ese deseo. “La vergüenza aparece como el signo del respeto a uno mismo a través del respeto  que se demuestra al cuerpo en el acto mismo de cubrirlo”.

La actriz Jessica Rey se hizo célebre como una de los Power Rangers, es católica y defiende públicamente la castidad, la modestia y el pudor. En esta pequeña charla hace también esa defensa como introducción a la marca de ropa de baño diseñada por ella misma.

Inès Pélissié du Rausas escribe además: “El pudor, como deseo de ‘proteger lo mío’, remite a la conciencia de su propio valor que tiene quien lo experimenta… ¿No es acaso porque experimenta ese respeto a sí mismo, que el hombre siente vergüenza ante aquello que percibe que, de una manera o de otra, puede degradarle?… Percatarse de un riesgo, ¿no es una condición necesaria para preservarse de él? Pues bien, el pudor es precisamente la percepción de una especie de ‘peligro’ que amenaza el ser: la manifestación de un deseo -propio o del otro- que ya no se integra en la totalidad de la persona, sino que tiende a su autonomía, solo se interesa en el cuerpo”.

En ese mismo espíritu, según el Catecismo de la Iglesia Católica, el pudor significa, en la persona, la conciencia de su dignidad: “Las formas que reviste el pudor varían de una cultura a otra. Sin embargo, en todas partes constituye la intuición de una dignidad espiritual propia al hombre” (n. 2524).

Pudor del alma

Ahora bien, para Inès Pélissié du Rausas, el pudor no es solamente del cuerpo. Tomando la expresión de San Agustín, ella evoca así el “pudor del alma”, que remite al “temor a la exteriorización de la intimidad”: se trata de “un temor que apela al respeto al propio yo, pues rechaza que sea expuesto, menospreciado y tal vez incomprendido aquello que pertenece a la intimidad de la persona… Indica que esa intimidad existe, y remite a lo más profundo de la persona”.

La intimidad no se revela si no es en un clima de confianza, y el velo del “pudor del alma” solo puede caer cuando las personas están unidas por un profundo respeto.

Pero ¿qué es la intimidad? Lo íntimo es, en primer lugar, lo que solo me pertenece a mí; luego, lo íntimo es lo que solo nos pertenece a nosotros. Pascal Janne (profesor extraordinario en la Facultad de Psicología y de Ciencias de la Educación de la Universidad Católica de Lovaina), la profesora Christine Reynaert (de la misma universidad) y la escritora Catherina Lamy-Bergot distinguen entre la intimidad intelectual, la intimidad emocional, la intimidad conyugal y familiar y la intimidad económica, por no citar más que algunas. Destaquemos que, para estos autores, la intimidad sexual no es sino una categoría entre todas las que constituyen la intimidad plena y completa. Ciertas formas de intimidad se reservan a la vida conyugal, otras, por el contrario, son características de la amistad o incluso del vínculo filial o fraternal.

Pudor y castidad

Además, el teólogo dominico Raphaël Sineux vincula el pudor a la castidad, esa virtud que hace posible “la unidad interior del hombre en ser corporal y espiritual” (Catecismo, n. 2337).

Esta unidad interior implica que se contempla el cuerpo en su vocación de ser santificado, y no con un espíritu de codicia y concupiscencia. El pudor “invita a vigilar los sentidos, y a prohibirles todo movimiento que no se justificaría como expresión de un afecto legítimo”, escribe el padre Sineux. El pudor es una especie de repulsión “que experimenta el alma ante todo lo que ofendería a la castidad”. El pudor es así de gran ayuda cuando se trata de restablecer al ser humano en su integridad primigenia, en esa unidad armoniosa a la que está llamado.

Estas distintas ópticas aclaran el pudor bajo muchos ángulos, permitiendo que salgan a la luz al menos tres razones de ser subyacentes: deseo de respeto, deseo de intimidad y de autonomía, y deseo de santificación. El pudor no tiene, pues, nada de arcaico. Al contrario, surge incluso para funcionar como una palanca de afirmación del individuo. La afirmación de sí mismo para por la capacidad de reconocer hasta qué punto el cuerpo no pude reducirse a su materialidad. Merece pues un respeto muy especial. Al mismo tiempo, el pudor puede materializar, a nivel de los comportamientos y actitudes sobre todo de la vestimenta, el estatus del individuo como sujeto singular, incluyendo una dimensión de intimidad. En fin, esta intimidad es el umbral  a partir del cual es posible la vida espiritual. La intimidad es entonces un espacio disponible para Dios, la apertura a una libertad que tiene a Dios como principio. ¿Por qué tendría entonces el pudor que parecer anticuado?

Traducción de Carmelo López-Arias.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/cultura/442321669/Como-ven-el-pudor-teologos-psicoanalistas-y-filosofos-las-tres-razones-por-las-que-no-pasa-de-moda.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=442321669&id_boletin=498289689&cod_suscriptor=445331

Tragamos como peces

Los peces de mi acuario nunca faltan a la cita de la comida. Cuando se abre el orificio por el que caen las escamas alimenticias acuden raudos a por su ración. No importa si han comido recientemente, da lo mismo que no tengan hambre, ellos acuden. El caso es que si yo no controlara su dieta, morirían al hincharse de comida.

Algo similar  estoy viendo a mi alrededor, pero con personas. Ante la educación para el placer, que no sexual, ofrecida por colegios e institutos, los alumnos siguen buscando respuestas a sus numerosas y variadas preguntas.

La supuesta educación sexual en los centros educativos, que suele correr a cargo de organizaciones externas, se salta incluso un aspecto tan de moda como es la atención a la diversidad. En esta educación, muy personal, se muestran por el contrario aspectos de la sexualidad a todo el grupo de una clase considerándolo como homogéneo, sin tener en cuenta las situaciones particulares por las que puede estar pasando cada adolescente. Transgrede el respeto que merecen los alumnos cuyas creencias les enfrentan a los métodos anticonceptivos que se enseñan. Se salta algo tan elemental como el tiempo que necesitan los alumnos para asimilar conocimientos nuevos, dando ya por bien aprendido lo que se les ha enseñado; en otras disciplinas las calificaciones muestran lagunas en los conocimientos que se ha pretendido inculcar. Sin embargo, después de las sesiones de educación para la anticoncepción, que no sexual, los alumnos presentan lagunas y resulta paradójico que no conozcan por ejemplo el significado del término agenésico.

Da la triste impresión de que la educación impartida va orientada exclusivamente a la búsqueda del placer y al vulgarmente llamado “sexo seguro”, obviando la inmensa riqueza, diversidad, psicología, sociología y objetivos de la sexualidad humana. Es una visión altamente estrecha de las relaciones de pareja.

La educación sexual debe dejarse adscrita a los padres, o por lo menos debe existir una libertad que les permita elegir quién educa a sus hijos en este aspecto de la personalidad humana. Los padres tienen ventaja, puesto que viviendo con sus hijos pueden detectar cuáles son los momentos más adecuados para dar esta educación, y tienen un indudable interés en como ésta debe impartirse dada su relación inequívoca de amor para con su descendencia. Todo lo contrario ocurre, sin embargo, en los centros escolares, donde se ningunea a los padres mostrando una educación parcial e interesada de la sexualidad. Muchos padres ven que, éste, es un aspecto delicado de la educación e incluso tratan de eludirlo pero terminan como mis peces, tragando todo lo que se les eche.

FUENTE: artículo de Jorge Calandra Reula publicado en cartas al director en la prensa cántabra hace ya una década, pero extremadamente actual.

Para una sesión de educación afectivo-sexual: “Todo el mal que implica la pornografía”

Aunque la pornografía es un problema que ha existido siempre, da la impresión de que es un fenómeno que está en una fase de gran crecimiento. Muchos, tanto varones como mujeres, pero más aquéllos, viven su sexualidad de un modo pansexual, reduciéndola a lo simplemente genital, y la consideran como un objeto de consumo en la que de lo que se trata es de alcanzar el placer. Lo que se llama permisividad de las costumbres se basa en una concepción errónea de la libertad, pues ésta tiene que dejarse guiar, si queremos realizarnos como personas, por la ley moral. El sexo, amparado en la tolerancia de la sociedad y de las leyes, se ha instaurado como un artículo de consumo al alcance de todos, y no sólo se han abierto numerosos comercios en busca de beneficios económicos dedicados exclusivamente a lo sexual, sino que además los diversos medios de comunicación social nos ofrecen abiertamente escenas que no hace mucho eran consideradas inmorales e incluso delictivas.

“La pornografía consiste en sacar de la intimidad de los protagonistas actos sexuales, reales o simulados, para exhibirlos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual” (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2354).

Los defensores de la pornografía invocan el derecho a la libertad. Su peligro consiste, sobre todo, en que se transmite una concepción malsana de la sexualidad, en la que el amor está ausente y el ser humano es tratado como un objeto anónimo destinado a su abuso por motivos de hedonismo sexual, sin tener en cuenta la dignidad de la persona y la responsabilidad. Cuando se aceptan de modo acrítico representaciones obscenas, ellas influyen en las ideas y, finalmente, en la actuación de las personas. La pornografía es nociva tanto espiritual como emocionalmente. Su consumo lleva a la adicción, a buscar cada vez sensaciones más fuertes, a la pornografía dura y bestial, servida en términos de sensaciones cada vez más intensas y violentas y acompañadas de toda clase de perversiones sexuales, con el peligro además de incitar a llevar a la práctica los comportamientos vistos en la pornografía, pues pornografía y exaltación de la violencia se asocian muchas veces.

El derecho a la integridad personal es el que lleva al rechazo de la pornografía. El erotismo es una dimensión de la sexualidad, que tiene que ver con la expresión de los deseos y del amor y se enmarca en el lenguaje de la pareja. En cambio la pornografía es una visión impersonal de la sexualidad, en la que el ser humano es exclusivamente un instrumento u objeto de satisfacción sexual. En la pornografía existe la clara intencionalidad de mostrar de manera cruda y explícita la sexualidad, sacándola de su intimidad y privacidad para transformarla en obscena e indecente. Lo obsceno es antieducativo y tiene una eficacia destructiva respecto a los valores morales. Por ello, la pornografía siempre es abyecta y rechazable, y muchísimo más si sus protagonistas son menores.

Cuando hablamos de pornografía entendemos esas representaciones de lo sexual que intentan ante todo dar libre paso a nuestros instintos para, sin estorbos ni barreras como la del pudor, provocar en ellos excitaciones y sensaciones. La pornografía, por tanto, nos enseña a ver las cosas bajo el aspecto de la excitación sexual; por supuesto que lo sexual es uno de los elementos que integran nuestra personalidad y por ello hemos de aceptar su representación, pero su limitación al aspecto instintivo empobrece nuestra libertad, ya que la consideración del sexo como simple objeto de consumo es perjudicial para el desarrollo y madurez personal, pues se rompe el equilibrio entre amor e instinto y nos hacemos así dependientes de los caprichos de éste.

La pornografía se distingue del erotismo en que favorece la satisfacción egoísta, caracterizándose por su falta de amor e incitando al acto sexual en su mero aspecto físico. Mientras el auténtico erotismo busca impedir la vulgaridad, la rutina y la mera instintividad, subrayando la supremacía de la persona y creando una atmósfera de respeto y encuentro personal, en la pornografía el erotismo se estanca en lo biológico e instintivo, quedando reducido el cuerpo a un mero objeto obsceno. En la pornografía se aísla y acentúa lo obsceno, con ruptura del equilibrio.

La pornografía es degradación, y como su objetivo no es otro sino el dinero, hemos de procurar para combatirla que nuestro dinero no sirva para engrosarla. Desde el punto de vista religioso es pecado, pues no deja de ser una variante de la prostitución y se enfrenta con la Bienaventuranza que dice: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt 5,8), porque en ella los otros son sólo medios para la satisfacción del instinto en vez de ser personas con los que tenemos una relación interpersonal responsable y nunca objetos que utilizamos. Las consecuencias negativas para sus consumidores son muy claras.

La tentación de fotos, vídeos y películas pornográficas está al alcance de todos. Cuando llega la tentación, recomiendo rezar el Bendita sea tu pureza, porque es pedir ayuda a la Virgen, que es muy poderosa y además no conozco una oración más adecuada para ese momento. El problema es que es una oración corta, por lo que si la tentación sigue, recomiendo rezarla varias veces, hasta que la tentación desaparezca. Otra recomendación es pensar si me gustaría que una persona a la que sinceramente quiero fuese la protagonista de esas escenas. Doy por descontado que no me agradaría, como tampoco que alguien a quien aprecio estuviese viendo esa bazofia.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/opinion/160975192/Todo-el-mal-que-implica-la-pornografia.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=160975192&id_boletin=708987878&cod_suscriptor=445331

TeenStar: educación sexual para jóvenes a la luz de «Humanae Vitae» creada por una monja visionaria

TeenSTAR es un programa afectivo-sexual dedicado principalmente a adolescentes y jóvenes desde una perspectiva católica, y que da respuestas contundentes frente a una sociedad hipersexualizada como la que lleva años instaurada

El éxito de este método, cuyo programa nació en 1980 en Estados Unidos, ha sido tal que se ha extendido por más de 35 países, entre ellos España, en el que cientos de monitores resuelven dudas a adolescentes y jóvenes sobre preguntas que se plantean sobre la amistad, el amor, la fecundidad y la sexualidad.

Detrás de esta exitosa iniciativa se encuentra una religiosa, la hermana Hanna Klaus, una ginecóloga de la congregación de las Hermanas Médicas Misioneras. A sus 90 años ha dedicado gran parte de su vida a la promoción de una sana sexualidad, de los métodos naturales y de una buena educación afectivo-sexual.

teen-star

Formación de monitores de TeenSTAR presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández

La Humanae Vitae como referencia

Esta vocación dentro de su vocación surgió tras la publicación por parte del beato Pablo VI de la encíclica Humanae Vitae en 1968, de la que el 25 de julio se cumplirá medio siglo. Esta religiosa acogió muy bien un texto que muchos en aquel momento rechazaron, aunque quiso desarrollarlo de manera práctica, y empezó con los métodos naturales, siendo promotora por el mundo del método Billings. Con los años acabaría centrándose en los adolescentes con el programa TeenSTAR.

La historia de la hermana Klaus comienza en 1928 en Austria. Nació en este país europeo en el seno de una familia judía que se vio obligada a huir tras el ascenso del nazismo. Llegó a Reino Unido cuando tenía 12 años y poco después se estableció en Estados Unidos, concretamente en Louisville, Kentucky.

Conversa al catolicismo

Desde su infancia en Viena, Hanna Klaus tenía interés en la medicina, por lo que no se lo pensó dos veces a la hora de elegir carrera en la Universidad Louisville. Estudió Medicina y tras graduarse hizo la residencia en el Hospital General de Massachusets. Allí experimentó un fuerte proceso de conversión. Ella era una joven no religiosa, pero de repente sintió que faltaba algo en su vida. Y gracias a unos amigos descubrió la Iglesia Católica.

“Recibí el don de la fe. Entré en la Iglesia en 1952. La conversión es como ser adoptado”, afirma en una entrevista en Catholic News Service. Pronto comenzó a discernir sobre la vocación religiosa y en 1957 decidió unirse a las Hermanas Médicas Misioneras, donde podría ser tanto religiosa como médico.

Tras su formación, la hermana Klaus sirvió en misiones médicas en Pakistán y en lo que ahora es Bangladesh. Más tarde estuvo varios años en San Luis, donde coincidió la publicación de la Humanae Vitae, y después fue directora del departamento de Ginecología y Obstreticia en el hospital de San Francisco, en Kansas.

El día que conoció a Billings

Hasta ese momento, esta religiosa era algo escéptica con la precisión de algunos de los métodos naturales que había, hasta que leyó un libro que le recomendó el cardenal Carberry escrito por un médico australiano, el doctor John Billings, que explicaba un nuevo método natural que acabaría conociéndose precisamente como Billings.

Totalmente sorprendida y entusiasmada, esta religiosa viajó al año siguiente a Sidney para conocer al doctor Billings y a su esposa Evelyn, también doctora. Vio como se aplicaba en las parejas y decidió probarlo en Estados Unidos.

En 1978, Billings le propuso promover estos métodos entre los adolescentes, pues no es sólo un método para conseguir quedarse embarazada o separar el embarazo durante un tiempo, sino que permite conocer el cuerpo, y una sana sexualidad.

 

Un programa específico para jóvenes y adolescentes

Ella aceptó y fue así como inició en 1980 TeenSTAR. Una de las mayores resistencias que encontraba esta asociación y que aún se da proviene de los propios sacerdotes o líderes eclesiales que consideran que hablar de educación sexual promueve la promiscuidad. La experiencia les ha confirmado que el efecto es el contrario. Entre los adolescentes que lo reciben disminuye el número de los que ya tienen relaciones sexuales.

En ambientes católicos, este programa se enseña en el contexto de la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II. “Realmente está enseñando la conciencia de la fertilidad. Una vez que entienden su fertilidad, comienzan a alejarse de la presión de los compañeros y a tomar sus propias decisiones”, asegura esta religiosa.

El camino a seguir

Además, añade que “no importa si están en el Bronx o en Etiopía los niños se dieron cuenta de su propia identidad. Si los jóvenes están interesados en sí mismos y comprenden por completo el valor del programa, les encanta”.

En su opinión, “la Humanae Vitae es el camino a seguir. No creo que la fertilidad sea una enfermedad, y no creo que sea razonable usar potentes medicamentos o cirugía para eliminar una función normal del cuerpo”.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/186278058/Miles-de-jovenes-de-decenas-de-paises-han-realizado-sus-cursos.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=186278058&id_boletin=937736143&cod_suscriptor=445331