Postura de ADVCE en relación a la huelga del 8 de marzo

Heteropatriarcado, coeducación, educación sexual, laicismo…, es evidente que la huelga va más allá de lo que pensamos y consideramos como sensato. La manifestación es un eslabón más del lobby LGTBI, poniendo al final de su lista de “géneros” a la mujer heterosexual. Desde ADVCE seguimos insistiendo en que las aulas han de ser un entorno libre de adoctrinamiento, sobre todo de adoctrinamiento sexual, de género y del lobby LGTBI. Como se ve, también se pretende eliminar el derecho de los padres a elegir la Religión Católica dentro de un supuesto sistema público para todos.

Está claro que hombres y mujeres poseen la misma dignidad y es deseable buscar una sensata igualdad. Sin embargo, la huelga próxima tiene implicaciones educativas serias y graves, pues los movimientos que la promueven aportan comentarios como este:

“La educación es la etapa principal en la que construimos nuestras identidades sexuales y de género y por ello las estudiantes, las maestras, la comunidad educativa y todo el movimiento feminista exigimos nuestro derecho a una educación pública, laica y feminista. Libre de valores heteropatriarcales desde los primeros tramos educativos, en los que las profesoras somos mayoría, hasta la universidad. Reivindicamos también nuestro derecho a una formación afectivo-sexual que nos enseñe en la diversidad, sin miedos, sin complejos, sin reducirnos a meros objetos y que no permita una sola agresión machista ni LGTBIfóbica en las aulas.”

“Exigimos un avance en la coeducación en todos los ámbitos y espacios de formación y una educación que no relegue nuestra historia a los márgenes de los libros de texto; y en la que  la perspectiva de género se transversal a todas las disciplinas. ¡No somos una excepción, somos una constante que ha sido callada!”

Por todo ello recomendamos la no participación en la huelga y que el ritmo académico no se vea afectado por estas movilizaciones.

Pervirtiendo a nuestros hijos en la escuela

El ayuntamiento de Zaragoza, monta cursos para que los niños de 12 años aprendan a masturbarse y dar a placer a sus parejas. Así, este consistorio se mete en la intimidad sexual de nuestros hijos y decide, por su cuenta, que han de conocer estas prácticas.

Y es que la izquierda, con sus organizaciones feministas y LGTBI, ha entrado de lleno en las aulas, para adoctrinar a nuestros hijos y fomentar y adelantar sus conductas sexuales.

Hoy son cursos para que nuestros hijos aprendan a masturbarse, hace unas semanas, en un colegio de Navarra, les hacían plantearse a pequeños de 9 años si ellos se sentían ubicados en el género correcto. Una niña llegó confundida a su casa preguntándole a su madre si podía ser un niño o lo que ella quisiera. Paradoja que muestra que el colegio, en vez de enseñar y formar a nuestros hijos, les llena de confusión.

Y como estos, miles de ejemplos de esta basura ideológica que quiere sexualizar al alumnado a la fuerza.

Los derechos de los padres se están machacando permanentemente como resultado de las leyes ideológicas que la izquierda ha impuesto a toda la sociedad con la excusa de que así acabarán con lo que denominan violencia de género.

Análisis de las tres principales amenazas a la libertad de educación en España

Las tres amenazas concretas son: la marginación de la asignatura de Religión; el desprecio a la demanda de los padres para la distribución de aulas; y la aplicación concreta -esta a cargo de las Comunidades Autónomas- de las leyes de imposición LGTBI.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

A este respecto, Actuall ha preguntado a algunas de las entidades más involucradas en la defensa de la libertad educativa por su parecer. Estas son sus impresiones.

1.- Marginación de la asignatura de Religión católica

Pedro Caballero, presidente de la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (CONCAPA), sostiene que esta amenaza “afecta directamente al derecho de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos”.

En este sentido, Caballero reclama al Ministerio de Educación que “la asignatura se garantice, tenga peso específico, sea evaluable y entre dentro del currículum, igual que su alternativa, para que haya una verdadera libertad a la hora de escoger”.

En declaraciones a Actuall, el representante de CONCAPA recuerda que la elección de la asignatura en los centros públicos “está entre el 68 y el 72%”, una cifra que considera “muy significativa”, más si se tiene en cuanta que se trata de un acto voluntario.

Para el portavoz en materia educativa de Profesionales por la Ética, Miguel Gómez, el anuncio de marginación de la asignatura “choca con los acuerdos Iglesia Estado y con la reciente sentencia del Tribunal Constitucional” conocida la pasada primavera, que avala la existencia de la asignatura de Religión como materia opcional pero evaluable en un Estado laico.

Desde Profesionales por la Ética, este anuncio no tiene “soporte jurídico” forma parte de un rosario de declaraciones de intenciones de un Ejecutivo “débil e inestable, sin capacidad ejecutiva”.

Sin embargo, el anuncio sí conlleva un peligro a juicio de Gómez, que estriba en “la claridad de su planteamiento ideológico: el derecho a educar no está en los padres sino en el Estado. Y su proyecto político no va a cejar en esta intención”.

Preguntado por la misma cuestión, el presidente de la Asociación Libertas, Francisco Martínez, recuerda que el sentido de la trascendencia caracteriza al ser humano “desde la noche de los tiempos” como demuestran la Antropología y la Arqueología y, por tanto, el intento de ocultar esta dimensión en la enseñanza sólo puede venir promovida por dos motivos: “Bien por miopía del gobernante o bien por intención manipuladora”.

Aún más, Martínez incide en el argumento de que “el hecho religioso es nuclear en la existencia del hombre y no se puede ni debe sustraer de la educación; sin él no se puede entender la historia de la humanidad, ni las razones del comportamiento humano en todas las culturas y generaciones”.

Para el presidente de Libertas el intento de minimizar la presencia en la vida pública del hecho religioso por parte del Gobierno responde a que “es un palo en la rueda en su aspiración dominadora, algo que escapa a su control”.

Además, recuerda a Actuall que tal medida sería contraria a la Constitución Española (art. 9.2 y 27.3), la Carta d Derechos fundamentales de la Unión Europea (Art. 14.3); el Pacto Internacional de Derechos Civiles, Económicos, Sociales y Culturales (13.3), entre otros. “El por qué no los cumplen, habrá que preguntárselo a ellos”, subraya.

2.- Eliminación del requisito de demanda para ampliar líneas

Otra de las amenazas que se ciernen sobre la libertad educativa en España el el anuncio de la modificación del artículo 109.2 de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE), que establece que la Administración programará la oferta educativa atendiendo a una serie de requisitos, entre ellos “tomando en consideración la oferta existente de centros públicos y privados concertados y la demanda social”.

Miguel Gómez apunta que en este campo “la batalla real viene de lejos y se ha venido dando en las Comunidades Autónomas gobernadas por el PSOE”, de tal forma que “Andalucía es el paradigma”, ya que “ha ido limitando año a año las plazas concertadas a pesar de la demanda social”.

Gómez considera que este anuncio constituye en sí mismo “una amenaza a la libertad” que se salta “la libertad de los padres a elegir el tipo de educación para sus hijos invocando la primacía de la educación estatal”. A pesar de ello, Gómez confía en que “la coyuntura política no va a permitir esta modificación de la ley en esta legislatura”.

Francisco Martínez, de Libertas, considera que en este caso conviene recordar que el Estado está para apoyar y defender el derecho de los padres a decidir qué tipo de educación quieren para sus hijos, pero nunca para suplantarlos.

Sin embargo, considera que “los aparatos ideológicos del Estado son diversos pero el más importante con diferencia es sin duda la escuela”, porque “la ingeniería social siempre trabaja mejor sobre la segunda generación”, motivo por el cual el Gobierno trata de eliminar la incidencia de las preferencias de los padres en la estructura escolar.

No en vano, ya decía François Mitterrand que “para hacer la revolución ya no hace falta asaltar el palacio de invierno; basta con asaltar la escuela”.

Para Pedro Caballero, la medida es especialmente peligrosa porque “afecta a los que eligen la pública y la privada” y trata de esconder “que se vea con claridad el resultado de elegir en libertad”.

Además, de aplicarse, supondría “tocar uno de los factores principales que dan más libertad a la gente que no tiene recursos para poder elegir”.

Por último, sobre esta cuestión Caballero entiende que se trata de una apuesta del Gobierno movido “por sus acompañantes de viaje” político para quienes “todo lo que huela a religión o a red concertada no tiene que existir o si tiene que existir deber ser subsidiario de la pública”.

3.- Aplicación de las leyes LGTBI 

La aplicación efectiva de las leyes de imposición de la ideología de género y los postulados de los grupos de presión LGTBI también preocupa a los expertos consultados por Actuall.

Francisco Martínez recuerda que “la identidad de los niños, se configura en los
primeros tres años de vida, no solo la identidad sexual, sino su lugar en el
mundo. Estos primeros años son fundamentales” por lo que la puesta en marcha efectiva de estas leyes es aún más peligrosa, si se tiene en cuenta que lo que pretenden “es la deconstrucción de todo lo humano” sobre la base de una “teoría anticientífica”.

Advierte además que “en las primeras etapas, el adoctrinamiento es muy sutil, muy progresivo, casi no se percibe, el veneno va oculto, mezclado con el chocolate y bien
presentado, envuelto en papel de regalo para que los padres no lo interpreten como malo”.

En consecuencia, “el resultado pretendido, es un individuo ambiguo, solo, aislado, sin
referentes, sin familia. Y más fácilmente manipulable. La implantación de esta ideología, es por tanto un instrumento de poder, enmascarado y oculto en aparentes buenas intenciones”, concluye.

Desde CONCAPA, se asegura que “no queremos adoctrinamiento en las clases” y que una cosa es trabajar por la tolerancia y otra “que bajo esas siglas se meta ideología de género que manipula la mente de nuestros jóvenes, muchos de ellos menores de edad, que es cuando más protección deben tener”.

Frente a esta amenaza, Caballero propone trabajar de forma intensa en el estudio de las leyes autonómicas y su concreción en los currículos académicos, así como en conocer quienes van a impartir esos contenidos y de qué manera.

“Hemos hecho un manual de información a las familias y un escrito para comunicar al centro que yo tengo la potestad sobre mi hijo y cuando van a dar algo que no viene en el currículum normal para que yo lo valore”, explica.

A su juicio no se trata un de problema exclusivo de los centros “sino que también en las familias tenemos que saber cómo actuamos ante el desconocimiento del tema” haciendo hincapié en que es precisamente “el hijo el que recibe la ideología”.

Profesionales por la Ética, que en los dos casos anteriores ve dificultades de aplicación por la debilidad del gobierno, en este caso sí consideran que se trata de “un problema de impacto inmediato porque las legislaciones autonómicas de los últimos años facilitan toda una serie de actuaciones que atentan contra la libertad de los padres”.

Al igual que Caballero, Miguel Gómez advierte de que la mayoría de los padres no son conscientes “del peligro que supone la irrupción de los lobbies de género en las aulas sin su conocimiento”.

Y también se han puesto manos a la obra con la difusión de la campaña “5 motivos y 5 maneras de defender la libertad de educación” donde aportan una “Solicitud de información previa y consentimiento expreso” animando a los padres a que la entreguen en los centros educativos a fin de que sus hijos no asistan a actividades con contenidos que ellos no aprueben.

FUENTE: https://www.actuall.com/educacion/analisis-de-las-tres-principales-amenazas-a-la-libertad-de-educacion-en-espana/

Cuca Gamarra, alcaldesa del PP en Logroño, está negando a los niños una formación que podría salvarles la vida

Salvador Martí es un policía local de Logroño al que las organizaciones de gays y lesbianas de La Rioja, apoyadas por un concejal socialista, están tratando de destruir.

¿Sabes por qué le acosan? Porque ha creado un programa educativo de prevención orientado a los menores llamado “Alexia Enséñanos” en el que, por medio de una marioneta, les enseña a defenderse de los abusos sexuales, posibles secuestros, etc…

Y ha denunciado que el adoctrinamiento LGTBI que se lleva a cabo en los colegios sin el consentimiento de los padres supone un peligro para los niños y un abuso de menores.

Te pido que le ayudes a que no arruinen este proyecto tan beneficioso para los niños. Pídele a la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, del Partido Popular, que apoye expresamente el Proyecto Alexia y se desmarque de quienes quieren boicotearlo:

http://www.citizengo.org/hazteoir/pc/168438-dictadura-lgtbi-veta-formacion-tus-hijos

Texto completo AQUÍ.

“Imponer una ideología a través de la enseñanza es un crimen”, asegura Cardenal Cañizares

El Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Valencia (España) apoyó la presentación de la campaña por la educación en libertad titulada #Yoelijo y animó a sumarse porque “hay que defender el derecho a la libertad de enseñanza”, y calificó como “crimen” y la “amenaza más grande en estos momentos”, que es tratar de imponer la ideología de género a través de la enseñanza.

Durante la presentación de la campaña #Yoelijo, el Arzobispo de Valencia recordó que en octubre se presentó el manifiesto por la libertad de enseñanza ante “la deriva que va tomando la cuestión de la enseñanza, tanto a nivel nacional como autonómico”.

El Purpurado advirtió que la libertad de enseñanza “se ve amenazada por leyes y disposiciones que la conculcan, recortes a universidades estatales”, dificultades múltiples “en la clase de religión, desigualdad de trato a los colegios diocesanos, y la aprobación de una ley liberticida, por parte de las Cortes Valencianas, que impone dictatorialmente la ideología de género en todos los niveles de educación”.

Según recoge la agencia Avan, de la Archidiócesis de Valencia, el Arzobispo subrayó que “no podemos tolerar” que se quiera imponer “con penalizaciones terribles” la ideología de género y aseguró que es “preciso movilizarse”.

En ese sentido, subrayó que “la amenaza más grande que en estos momentos tiene la humanidad es precisamente la amenaza de la ideología de género y esto es gravísimo, porque conduce al deterioro de nuestra humanidad”.

Por eso, el Purpurado aseguró que con la iniciativa #Yoelijo se pretende “defender, sobre todo y ante todo, la libertad”; especialmente el derecho de los padres, constitucionalmente reconocido, “a educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones morales y religiosas”.

“No es la Administración, el Estado, el que decide o concede como gracia esa libertad a los padres porque es un derecho inalienable”, recordó.

El Cardenal precisó que “en el ejercicio pleno de la libertad de enseñanza se juega la libertad de la sociedad”, y que los recortes o impedimentos a esta “afectan de manera decisiva a la familia, y la pone en peligro”.

Además el Arzobispo de Valencia precisó que “la enseñanza religiosa ha de verse como ejercicio de la libertad de enseñanza y de la libertad de los padres; no porque haya un acuerdo entre la Santa Sede y el Estado español, ni mucho menos”.

En ese sentido, recordó que el hecho religioso supera los actos de predicación o de culto ya que “repercute en los campos de la educación, de servicio y compromisos sociales, en la cultura” y subrayó que es “fundamental insistir en el valor social y humanizador de la fe”.

De esta manera, el Cardenal Cañizares destacó que “promover este derecho a la libertad religiosa es básico para realmente que haya una sociedad auténticamente en paz” .

Recordó que esto el Papa Francisco lo ha pedido en numerosas ocasiones, como en su reciente viaje a los Emiratos Árabes Unidos, donde insistió en la importancia de la “libertad religiosa para que haya paz, para que haya convivencia, una convivencia en libertad”.

Hasta ahora la campaña #Yoelijo cuenta con el apoyo de 730 colegios y más de 150 mil familias de la Comunidad Valenciana.

FUENTE: https://www.aciprensa.com/noticias/imponer-una-ideologia-a-traves-de-la-ensenanza-es-un-crimen-asegura-cardenal-canizares-54573

Valencia, avanzadilla de la libertad de enseñanza

La Comunidad Valenciana se está convirtiendo en avanzadilla de la causa de la libertad de enseñanza en España.

Los decretos de la Generalidad reduciendo plazas en la educación privada concertada, al principio de la legislatura que comenzó en 2015, activaron un movimiento de familias único en España por su creatividad y su constancia. Una de sus características es una desacomplejada cooperación entre entidades cívicas e Iglesia Católica para conseguir un objetivo compartido por todos: que los padres puedan elegir el colegio, el modelo pedagógico y los valores en los que educan a sus hijos.

La personalidad del arzobispo, Antonio Cañizares, ha ayudado lo suyo a que esta colaboración sea posible. Es uno de los prelados que más claro tienen cuál debe ser el papel de los católicos en la vida pública: un papel activo, con el mismo derecho que los demás a promover en democracia una visión cristiana del bien común y las mismas obligaciones de respeto a las leyes y a las ideas de los demás.

Monseñor Cañizares ha participado este jueves en el lanzamiento de la campaña #YoElijo, una nueva fase de la plataforma por la libertad de enseñanza formada por asociaciones de padres, centros de enseñanza, universidades privadas y las tres Diócesis de la Comunidad Valenciana.

El arzobispo de Valencia invitó a “defender el derecho a la libertad de enseñanza” y denunció las imposiciones y abusos de las teorías de género en los colegios.

“Imponer una antropología a través de la enseñanza es un crimen, porque realmente vulnera la conciencia en los años más tempranos de la vida y la modela conforma a unas convicciones que no son las que ayudan a crecer en humanidad, en verdad, en libertad”, sostuvo el cardenal.

#YoElijo es la nueva contraseña de la libertad de enseñanza en España. Ahora que el Gobierno de Pedro Sánchez quiere volver a una educación estatista y una escuela partidista y sesgada ideológicamente, un puñado de familias en Valencia toman la bandera de la causa de la libertad y animan al resto de España a seguirlas.

FUENTE: Actuall

Libertad para cursar Religión

De manera periódica, y un tanto recurrente, sale en los medios de comunicación este tema tan controvertido relacionado con la religión y la educación. Digo controvertido porque se le quieren buscar las vueltas; no porque en realidad lo sea.

Cada vez que un gobierno, ya sea nacional o regional, quiere dejarse notar en materia de educación, echa mano de la enseñanza de la religión, remueve las aguas y espera a ver qué pasa. Es lo que está pasando ahora con la polémica aplicación de la controvertida “Ley de ideología de Género”.

Más allá de las consideraciones morales, espirituales y sociales, que no todos quieren ni pueden ver, están las cuestiones formales y legales. Basándonos en estas últimas podemos decir que hay que respetar la enseñanza de la religión en nuestros colegios e institutos, simplemente porque lo dice la Constitución Española, ya que en su artículo 27.3 dice textualmente: “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Esto, por sí solo, debería bastar. Hacer otra cosa sería inconstitucional.

Hay quien argumenta que la religión no se debería enseñar en los centros educativos, ya que para eso están las catequesis y los centros religiosos. Apelan a la laicidad del estado sin comprender que un estado o gobierno puede ser laico, pero no lo somos las gentes que lo componemos. Siguiendo ese argumento, tan simple como equivocado, también sería lógico preguntarse si en los colegios ha de impartirse la enseñanza de la música; ya que a quien le encante esta disciplina, para eso tienen los conservatorios y las escuelas de música. E incluso la signatura de educación física, sobraría, puesto que pocos de los alumnos llegarán a ser grandes deportistas y, en cualquier caso, para eso tienen las escuelas deportivas y los clubes. ¡Qué simpleza!

Quien así opina, no ha comprendido la importancia de la religión en la vida de las personas y en su educación. El ser humano es un ser religioso por naturaleza. Es un ser llamado a la trascendencia y a la búsqueda de Dios. Su esencia es la de unirse al Creador y participar “con él y en él” en la misión de instaurar el Reino de Dios, que no es otro que el reino del Amor.

Si en nuestro sistema educativo se menosprecia, ataca o relega la enseñanza de la religión, o no se le da la misma importancia que al resto de asignaturas, estaremos condenando a nuestros alumnos a la pérdida de ciertos valores espirituales y morales y, por qué no decirlo, a una gran ignorancia del hecho religioso. Cuando, en su momento, el gobierno de turno decidió suprimir la hora de tutoría en los centros de primaria, su hueco lo tuvo que ocupar la clase de religión, ya que muchos alumnos no encontraban espacio para expresar y reconducir sus sentimientos y formarse moral e íntegramente.

Conviene decir que en muchas ocasiones no hemos estado a la altura, desde la misma Iglesia católica, en el desarrollo de esta asignatura; que no es catequesis, sino formación. De ahí la responsabilidad de impartir bien sus contenidos y hacerlo como lo hacia el Maestro. Hoy hemos de tratar este tema, en medio de tanta discordia, enfrentamiento e imposición con la calma necesaria y la lucidez de Jesús cuando enseñaba a los que le seguían y recordar muchas veces lo que dice el Evangelio: “Viendo que andaban como ovejas sin pastor, se puso a enseñarles con calma” (Mc 6,34)

Solo con una actitud de respeto a la persona, todos colaboramos a la formación y educación integral de la misma, pues la persona no es un robot, sino alguien que piensa, siente y tiene un sentido trascendente que no podemos ocultar, y la formación religiosa es una más dentro del desarrollo de la persona. Dejar de hacerlo es dejar facetas sin desarrollo de la misma.

La asignatura de religión contribuye de manera insustituible a la educación integral de la persona y a su formación en plenitud. Los padres o tutores legales tenemos derecho a que se eduque a nuestros hijos en la Fe que nosotros hemos heredado de nuestros antepasados y que tanto bien ha hecho a nuestra cultura actual y al desarrollo de la persona. Es una cuestión moral y una opción personal que el Estado tiene la obligación de respetar y de desarrollar. No hacerlo sería dejación de sus funciones. Decidir sin respetar los derechos de los padres, sería usurpación.

FUENTE: http://www.libresparaeducar.com/libertad-para-cursar-religion

Libertad para educar en la moral

La libertad de los padres para educar en la moral a sus hijos radica en primer lugar en el papel insustituible que aquellos tienen en la transmisión de la vida y en el vínculo de amor que este hecho en sí genera entre padres e hijos. Ningún otro agente educador cuenta con este elemento fundamental que legitima, desde el puro sentido común, a los progenitores como agentes primordiales en la educación moral de sus hijos. En segundo lugar, este hecho obvio es el que ha inspirado un marco legislativo al respecto que abarca tanto el ámbito internacional como el nacional.

Así, la Declaración Universal de Derechos Humanos (diciembre de 1948) se refiere a la educación en su artículo 26. Su último párrafo recoge el fundamento del derecho que nos ocupa, al proclamar que «los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

Posteriormente, el Protocolo adicional de 20 de marzo de 1952 al Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950 (artículo 2º) establece que «a nadie se le puede negar el derecho a la instrucción. El Estado, en el ejercicio de las funciones que asuma en el campo de la educación y de la enseñanza, respetará el derecho de los padres a asegurar esta educación y esta enseñanza conforme a sus convicciones religiosas y filosóficas».

Con el mismo espíritu, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos de 1966 (concebido como una Convención de ámbito universal), en su artículo 18 desarrolla el correspondiente artículo de la Declaración Universal sobre la libertad religiosa, y en su último párrafo establece que «los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones».

Más adelante, el Pacto sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Convención también de ámbito universal), artículo 13.3 (entrada en vigor, enero de 1976), dispone que «los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de escoger para sus hijos o pupilos escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas, siempre que aquellas satisfagan las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza, y de hacer que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa o moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones».

En el mismo año, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (marzo de 1976), en su artículo 18.4, manifiesta: “Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Más recientemente, en el artículo 14 de la Carta de los Derechos Fundamentales, proclamada por la Unión Europea el 18 de diciembre de 2000, se recoge lo siguiente: «se respetan, de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto a los principios democráticos, así como el derecho de los padres a garantizar la educación de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas».

Ya en el marco de la legislación nacional, la Constitución Española (diciembre de 1978), en su artículo 27.3, manifiesta lo siguiente: «Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones».

Lo recogido en este artículo de la Constitución Española se ve posteriormente desarrollado y concretado en numerosas sentencias de tribunales españoles entre las que destacamos las siguientes:

-Tribunal Constitucional de España. Sentencia 5/1981, de 13 de febrero. Punto 9

“En un sistema jurídico político basado en el pluralismo, la libertad ideológica y religiosa de los individuos y la aconfesionalidad del Estado, todas las instituciones públicas y muy especialmente los centros docentes, han de ser, en efecto, ideológicamente neutrales. Esta neutralidad, que no impide la organización en los centros públicos de enseñanzas de seguimiento libre para hacer posible el derecho de los padres a elegir para sus hijos la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones (art. 27.3 de la Constitución), es una característica necesaria de cada uno de los puestos docentes integrados en el centro, y no el hipotético resultado de la casual coincidencia en el mismo centro y frente a los mismos alumnos, de profesores de distinta orientación ideológica cuyas enseñanzas se neutralicen recíprocamente. La neutralidad ideológica de la enseñanza en los centros escolares públicos regulados en la L.O.E.C.E. impone a los docentes que en ellos desempeñan su función una obligación de renuncia a cualquier forma de adoctrinamiento ideológico, que es la única actitud compatible con el respeto a la libertad de las familias que, por decisión libre o forzadas por las circunstancias, no han elegido para sus hijos centros docentes con una orientación ideológica determinada y explícita”.

-Tribunal Supremo de España. Sentencia de 11 de febrero de 2009

“Las asignaturas que el Estado, en su irrenunciable función de programación de la enseñanza, califica como obligatorias no deben ser pretexto para tratar de persuadir a los alumnos sobre ideas y doctrinas que –independientemente de que estén mejor o peor argumentadas– reflejan tomas de posición sobre problemas sobre los que no existe un generalizado consenso moral en la sociedad española. En una sociedad democrática, no debe ser la Administración educativa -ni tampoco los centros docentes, ni los concretos profesores- quien se erija en árbitro de las cuestiones morales controvertidas. Estas pertenecen al ámbito del libre debate en la sociedad civil, donde no se da la relación vertical profesor-alumno, y por supuesto al de las conciencias individuales”.

De todo lo expuesto anteriormente se desprende una serie de conclusiones lógicas referidas al derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus propias convicciones:

  1. Los padres han de ser los principales actores de la educación de sus hijos, particularmente en todo lo referente a la moral.
  2. La educación moral exige atención personal, que proporciona la familia. Sólo ella conoce en profundidad a sus hijos y es la más interesada en su educación y en su formación como personas y ciudadanos.
  3. El Estado no puede servirse del sistema educativo para adoctrinar. Los centros docentes del Estado han de ser ideológicamente neutrales. El Estado carece de la capacidad de imponer por ley a todos los ciudadanos una determinada concepción de la sexualidad humana.
  4. La libertad de los padres para elegir la educación que sea conforme a sus convicciones incluye igualmente las de tipo filosófico y pedagógico.

Desde la plataforma “Libres para educar a nuestros hijos” hacemos un llamamiento a todos los padres para que hagamos valer nuestros derechos en materia educativa. Derechos reconocidos en el articulado de todos los documentos legales referidos al tema, tanto nacionales como internacionales, que vinculan a los estados que los han suscrito, como es el caso de España. Ningún gobierno, ni nacional ni autonómico, está legitimado a imponer ninguna ideología en sus planes educativos. Tal es el caso de la Ideología de Género, que de manera cada vez más explícita se está incorporando en los proyectos educativos de nuestro país, con el pretexto de promover la defensa de la igualdad de derechos y la no discriminación de las personas así como la prevención de la violencia machista. Compartimos la defensa de estos derechos y condenamos todo tipo de violencia, pero manifestamos nuestro rechazo a la imposición de una determinada concepción de la persona humana a toda la sociedad, imposición que no es propia de un estado democrático y plural.

FUENTE: http://www.libresparaeducar.com/libertad-para-educar-en-la-moral