El pésimo “pacto” educativo que viene

El Pacto Educativo en España constará de 14 puntos, y ninguno de sus enunciados menciona la familia, ni siquiera para abolirla y entregar definitivamente la educación de los niños al Estado. Por lo visto, la instrucción en el saber no es suficiente. Los políticos aspiran también a poseer el corazón y el alma de los chicos y chicas. “¿Usted me odia?” –le pregunta a Rick un personaje de Casablanca. “Si alguna vez pensara en usted, le odiaría” –responde, genial, el torturado y cínico protagonista. Los cínicos políticos españoles no es que odien la familia, es que jamás piensan en ella. No les interesa lo más mínimo una institución que, después de todo, representa un incordio para ellos, al levantar una barrera natural, un escudo de libertad, frente a la ambición de gobiernos y legisladores de controlarlo todo. Dicen que el Pacto Educativo dará estabilidad al sistema durante dos o tres generaciones. En los enunciados de sus catorce puntos, se habla de los profesores, de los colegios públicos y privados, de la asignatura de Religión, de la ESO, el Bachillerato y la Formación Profesional,… De todo, menos de la familia, el único sujeto soberano en la educación de nuestros hijos. La cosa pinta bien, es decir, fatal.

FUENTE: ACTUALL