El PP critica la ley LGTB de Podemos… pero las leyes LGTB autonómicas del PP son igual de malas

La Plataforma por las Libertades (www.plataformaporlaslibertades.org), que desde 2016 reúne a más de cien instituciones españolas que denuncian los abusos de la ideología de género, critica la propuesta de ley LGTB de Podemos y aunque valora que el PP se oponga a ella en el Congreso de los Diputados, señala que las leyes LGTB que el PP ha aprobado en sus comunidades autónomas son igual de malas.

Lourdes Méndez, ex-diputada del PP y una de las portavoces de la Plataforma, explica: “Hemos pedido al grupo parlamentario popular que, en coherencia a la enmienda a la totalidad que han presentado [contra la ley LGTB de Podemos en el Congreso] trasladen esa posición política con las reformas legales necesarias a todas las Comunidades Autónomas, especialmente donde gobiernan, ya que se están vulnerando los mismos derechos fundamentales que razonablemente han denunciado en su enmienda a la totalidad”.

Se vulneran derechos y libertades
La Plataforma explica que estas leyes LGTBI -la que propone Podemos en el Congreso y las de las comunidades autónomas, incluyendo las del PP- vulneran derechos fundamentales y libertades públicas y tratan de imponer una ideología sin base científica de forma totalitaria.

Un grupo de representantes de la Plataforma por las Libertades está entregando un documento a los Grupos Parlamentarios mayoritarios del Congreso de los Diputados con argumentos para oponersa a la ley LGTB de Podemos.


Portavoces de la Plataforma por las Libertades entregan su documento crítico (véase más abajo) a diputados del Grupo Parlamentario Socialista

Se trata de José Eugenio Azpiroz (que fue diputado del PP entre 1993 y 2015), Lourdes Méndez, Francisco Martínez y Juan Antonio Perteguer (director del colegio católico Edith Stein, colegioedithstein.es).

El documento explica que la ley LGTB de Podemos atenta contra el libre desarrollo de la personalidad, la libertad ideológica, religiosa y de expresión, el derecho de educación, el derecho a la igualdad, la presunción de inocencia, etc…

“Este texto lejos de perseguir la no discriminación, (finalidad que obviamente compartimos), trata de imponer una ideología sin base científica a base de sanciones, dirigida a adoctrinar de forma totalitaria desde el Estado, en especial a los más pequeños”, ha denunciado Lourdes Méndez.

El documento que han entregado a los Grupos Parlamentarios contiene la denuncia expresa al texto del Grupo Parlamentario de Podemos, es coincidente en muchos aspectos con el informe emitido por los letrados de la Cámara.

El documento coincide con las denuncias a textos similares en diferentes Comunidades Autónomas, que también vulneran derechos fundamentales y libertades públicas.

En las Comunidades Autónomas ya se están aplicando estas leyes donde se fomenta, promueve e impone una determinada ideología en especial en los centros educativos sin la autorización de los padres”, denuncia Juan Antonio Perteguer.

Asociaciones de la Plataforma por las Libertades en su acto de presentación en 2016 

José Eugenio Azpiroz agradece “a todos los grupos su recibimiento y expresamente a Unión del Pueblo Navarro la claridad de su discurso por ser la única formación que ha expresado su posición en contra a la Proposición de ley, y al grupo parlamentario popular por la enmienda a la totalidad presentada al texto. También valoramos positivamente las 100 enmiendas del PSOE al texto podemita”.

***

PETICIONES A LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS
De la Plataforma por las Libertades (www.plataformaporlaslibertades.org)
(SOBRE LA PROPUESTA DE LEY LGTBI de PODEMOS y otras similares; nota de ReL)

Por vulnerar derechos fundamentales y libertades públicas (libre desarrollo de la personalidad, libertad ideológica, religiosa y de expresión, derecho de educación, derecho a la igualdad, presunción de inocencia, etc.) se propone suprimir los 12 puntos siguientes: 

1. La prohibición de terapias que pretendan revertir la orientación sexual o la identidad de género de la persona “en contra de la expresa voluntad del interesado o de sus legales representantes” (art. 7.3.d. Proposición de Ley).

2. La documentación administrativa se adecuará a la diversidad sexual y de género manifestada (art. 69 Proposición de Ley), y las personas tendrán derecho a ser tratadas conforme a la misma “con independencia de haber obtenido o no su reconocimiento legal” (art. 77 Proposición de Ley), quebrando los principios de seguridad jurídica e interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos (art. 9.3 CE), y sin tener en cuenta las circunstancias propias de las personas, especialmente, los menores de edad, los discapacitados cognitivos y los enfermos (ej. comorbilidad o morbilidad asociada).

3. La “sensibilización adecuada” en diversidad sexual e identidad de género por parte de la Administración Pública competente para todas las comunidades educativas de España, sean centros universitarios o no, de titularidad privada o pública (art. 42 para alumnos y padres; arts. 41.1 y 42 para docentes; art. 40.2 formación docente; art. 40.3 todas las asignaturas y cursos; art. 45 material didáctico; art. 46.5 y 46.6 comunidad educativa universitaria; art. 56 in fine todos los menores, de la Proposición de Ley), sin tener en cuenta la debida neutralidad ideológica del Estado, la prohibición de adoctrinamiento en los centros de titularidad pública, el carácter propio e ideario de los centros privados, la libertad de cátedra de los docentes, el derecho de los padres a educar a sus hijos de conformidad a sus convicciones, etc.

4. Todos los menores de edad, por sí mismos, “están capacitados” para determinar su identidad y expresión de género y a utilizar el nombre que elijan (art. 52 Proposición de Ley). Además, a partir de la pubertad (niñas de 8 años y niños de 9 años), por sí mismos, “podrán otorgar el consentimiento informado” para el bloqueo hormonal o tratamiento hormonal cruzado. En caso de tener 16 años, podrán consentir para la reasignación sexual quirúrgica (art. 20.bis.2 Proposición de Ley), en contra de la incapacidad jurídica propia de los menores de 12 años y del hecho contrastado científicamente de que “hasta el 98% de los varones y el 86% de las mujeres que durante la infancia confunden su género, finalmente aceptan su sexo biológico tras pasar por la pubertad” [Wallien, M.S., & Cohen-Kettenis, P.T. (2008). Psychosexual outcome of genderdysphoric children. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry, 47, 1413-23; Drummond, K.D., Bradley, S.J.-B., & Zucker, K.J. (2008). A follow-up study of girls with gender identity disorder. Dev Psychol, 44, 34-45]

5. Todos los poderes públicos del Estado adoptarán las medidas oportunas de “apoyo al movimiento asociativo LGTBI” (art. 6.6 Proposición de Ley), impartiendo en el ámbito de sus competencias una formación que garantice una “sensibilización adecuada” de los empleados públicos (art. 70 Proposición de Ley), y conmemorando y apoyando la celebración de fechas, actos y eventos de las personas LGTBI (art. 6.7 Proposición de Ley).

6. En todo caso, será obligatoria la “formación y sensibilización adecuadas” de los profesionales que desarrollen su tarea en la prevención, detección, atención, asistencia y recuperación en los ámbitos laboral, salud, educación, servicios sociales, justicia, cuerpos de seguridad, seguridad privada, funcionarios de prisiones, personal de centro de menores, deporte, ocio y comunicación (art. 7.4.c Proposición de Ley).

7. Todos los medios de comunicación “incluirán” en sus códigos deontológicos la diversidad de sexo e identidad de género acordes a la Proposición de Ley (art. 66) y la Administración Pública velará para que incluyan en su programación y para todas las edades la diversidad sexual, identidad y expresión de género (art. 65.4 Proposición de Ley).

8. En los procedimientos administrativos “se invierte la carga de la prueba” (art. 74.1 y 74.4 Proposición de Ley), pese a la absoluta inexistencia de datos estadísticos que motiven el carácter extraordinario de la medida (como así ocurre en la violencia contra la mujer).

9. Las personas víctima de violencia intragénero podrán “acceder a los derechos previstos para las mujeres” víctimas de violencia de género en la Ley Orgánica 1/2004 (art. 28 Proposición de Ley), en consecuencia, los varones agredidos por violencia doméstica podrán acceder a los derechos previstos para las mujeres víctimas de violencia de género dependiendo de su orientación sexual, ya que única y exclusivamente accederán los varones no heterosexuales.

10. Las personas transexuales y transgénero “serán consideradas” en toda la legislación laboral como personas en riesgo de exclusión social (art. 49.1 Proposición de Ley), en consecuencia, las personas no heterosexuales, por su orientación sexual, siempre y en todo caso serán personas en riesgo de exclusión social (aunque sean multimillonarios), no así las personas heterosexuales.

11. Ante cualquier infracción, cualquiera que sea su naturaleza, “se procederá” al decomiso, destrucción, borrado o inutilización de libros, archivos, documentos, artículos y cualquier clase de soporte objeto de las infracciones administrativas contempladas en la Ley o por medio de las cuales se hubiera cometido. Si se hiciera a través de tecnologías de la información y la comunicación, se acordará la retirada de los contenidos, el bloqueo del acceso o la interrupción de la prestación del mismo (art. 96.4 Proposición de Ley), vulnerando los artículos 20.2 y 20.5 de la Constitución Española.

12. La atención sanitaria “se basará en una visión” despatologizadora. Los profesionales de la salud realizarán un acompañamiento de la persona en el desarrollo de su identidad sentida. Estará vetada cualquier prueba, exploración o test psicológico o psiquiátrico para determinar la condición de persona transexual o transgénero, así como cualquier práctica médica que limite o coarte esta libertad (art. 20.3 Proposición de Ley). Sin embargo, esta visión o interpretación legal de la atención sanitaria es contraria a lo que afirma: a) el DSM-5 y el CIE-10; b) la guía de la World Professional Association for Transgender Health (WPATH 2012), en donde se afirma que es indispensable diagnosticar clínicamente una disforia de género para poder solicitar una terapia de reasignación de sexo; c) el Convenio del Consejo de Europa para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano respecto de las aplicaciones de la biología y la medicina de 4 de abril de 1997, y c) la Ley 41/2002 reguladora de la autonomía del paciente y de sus derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

Finalmente, destacar las tres reflexiones siguientes:

1. En la especie humana, la sexualidad es un rasgo binario, biológico y objetivo que determina el desarrollo de un individuo desde la misma unión de los gametos. Los genes XY y XX son marcadores genéticos de la salud, no marcadores genéticos de un trastorno e indican dos realidades sexuales o sexos: el masculino y el femenino. Todo ser humano nace con sexo biológico habiendo una predisposición innata hacia uno u otro comportamiento sexual independientemente del entorno y de la educación recibida [Gardner, D., Larman, M., & Thouas, G. (2010). Sex-related physiology of the preimplantation embryo. Molecular Human Reproduction, 16 (8), 539-47]. Los denominados estados intersexuales son fruto de anomalías genéticas (síndromes de Klinefelter y Turner, síndrome de Morris, etc.), excepciones a la regla general que se desprende de la naturaleza humana.

Ni la sexualidad, ni el sexo, ni el género son hechos meramente culturales, más bien, las disposiciones biológicas configuran fuertemente “todos los niveles” de lo humanopredisponiéndolo a un desarrollo masculino o femenino [Connellan, J., Baron-Cohen, S., Wheelwright, S., Batkia, A., & Ahluwalia, J. (2000). Sex differences in human neonatal social perception. Infant Behavior and Development, 23 (1), 113-8], lo que difiere de la “orientación sexual o conducta sexual” (identidad de género sentida, expresión de género, diversidad sexual) de las personas.

Biológica y científicamente, la identidad sexual “humana” no es diversa, no hay un género hermafrodita como ocurre en algunas plantas o animales ni hay un género neutro como en el lenguaje. No hay diversidad sexual, pues la identidad sexuada “humana” es masculina o femenina.

2. La orientación o conducta sexual (identidad de género sentida, expresión de género y diversidad sexual) “afecta” al ámbito de las convicciones, la moralidad y la conciencia individual del sujeto, siendo propio de las personas mayores de edad con capacidad civil, a diferencia de los hechos de la sexualidad humana objeto de la ciencia (como la biología) que tienen carácter neutral “no afectante” a las convicciones, la moralidad y la conciencia individual del sujeto, y que es propio de la naturaleza humana común a todas las personas.

No es lícita la consciente intervención socio-jurídica del Estado de Derecho para promover la sustitución del concepto “sexo” por el concepto “género”, y promover la confusión del concepto “género” con el concepto “orientación sexual”, con la finalidad de imponer una ética-moral de Estado en materia afectivo sexual en consonancia con la ideología de género, cuya principal premisa es que la sexualidad del ser humano es neutra y viene definida por la sociedad, la cultura y el sentimiento individual e interno del sujeto. Paraesta ética-moral ideológica (pseudocientífica) la naturaleza propia de la especie humana es absolutamente inexistente e irrelevante.

3. La formación y sensibilización “adecuadas a una única y concreta concepción afectivo sexual de la persona”, ajena a su naturaleza biológica constitutiva y constituyente (genética), es proselitismo o adoctrinamiento ideológico impropio de un Estado social y democrático de Derecho que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico, entre otros, la libertad y el pluralismo (art. 1.1 CE)

En septiembre de 2017 el diputado Carlos Salvador, de Unión del Pueblo Navarro, explicó en el Congreso con claridad los horrores de estas leyes LGTB que multan y castigan libertades mientras imponen su ideología

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/critica-ley-lgtb-podemos-pero-las-leyes-64294.htm

La Plataforma por las Libertades pide a los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados el rechazo a la Proposición de Ley LGTBI de Podemos

Consideran que vulnera derechos fundamentales y libertades públicas, y que lejos de perseguir la no discriminación, intenta imponer una ideología sin base científica de forma totalitaria.

 Entrega a los diputados Psoe.jpgLos representantes de la Plataforma con las diputadas del GP Socialista.

        José Eugenio Azpiroz, Lourdes Méndez, Francisco Martínez y Juan Antonio Perteguer, en representación de la Plataforma por las Libertades, (que reúne a más de cien instituciones,  universidades, centros educativos, padres de familia y  miles de personas que se han adherido al manifiesto fundacional), han hecho entrega de un documento a los Grupos Parlamentarios mayoritarios del Congreso de los Diputados con las razones que explican su postura en relación con la Proposición de Ley de Podemos. Les  piden que rechacen dicho texto por considerar que vulnera derechos fundamentales y libertades públicas. Denuncian que se atenta contra el libre desarrollo de la personalidad, la libertad Ideológica, religiosa y de expresión, el derecho de educación, el derecho a la igualdad, la presunción de inocencia, etc.)  

   Y en todo caso proponen que se supriman todos aquellos puntos donde se produce dicha lesión. 

    “Este texto lejos de perseguir la no discriminación, (finalidad que obviamente compartimos), trata de imponer una ideología sin base científica a base de sanciones, dirigida a adoctrinar de forma totalitaria desde el Estado, en especial a los más pequeños”, ha denunciado Lourdes Méndez. 

    El documento que se ha entregado a los Grupos Parlamentarios, contiene la denuncia expresa al texto del Grupo Parlamentario de Podemos,  y  es coincidente en muchos aspectos con el informe emitido por los letrados de la Cámara. También es coincidente con las denuncias que desde la Plataforma se viene realizando en relación a los múltiples textos que ya se han aprobado en diferentes Comunidades Autónomas, por vulnerarse derechos fundamentales y libertades públicas. “En las Comunidades Autónomas ya se están aplicando estas leyes donde se fomenta, promueve e impone una determinada ideología en especial en los centros educativos sin la autorización de los padres”, denuncia Juan Antonio Perteguer. 

     Los representantes de la Plataforma agradecen haber sido recibidos por  los diferentes Grupos Parlamentarios a los que han hecho llegar su preocupación, que es compartida por una parte importante de la sociedad civil. 

    José Eugenio Azpiroz ha afirmado que “hemos agradecido a todos los grupos su recibimiento y expresamente a UPN la claridad de su discurso por ser la única formación que ha expresado su posición en contra a la Proposición de ley, y al grupo parlamentario popular por la enmienda a la totalidad presentada al texto. Del mismo modo que ha valorado positivamente  las 100 enmiendas del PSOE al texto podemita”. 

     Lourdes Méndez a su vez ha dicho “.”Hemos pedido al grupo parlamentario popular que, en coherencia a la enmienda a la totalidad que han presentado, trasladen esa posición política con las reformas legales necesarias a todas las Comunidades Autónomas, especialmente donde gobiernan, ya que se están vulnerando los mismos derechos fundamentales que razonablemente han denunciado en su enmienda a la totalidad. 

    Finalmente Francisco Martínez expresó su preocupación por el trasfondo ideológico que evidencian estas iniciativas.

Nota de prensa de la Plataforma por las Libertades

La Plataforma por las Libertades está formada por más de 100 entidades españolas del ámbito educativo y social. ADVCE forma parte de ella.

La proposición de Ley integral de transexualidad criminaliza a los padres en la atención y cuidado de sus hijos, pone en riesgo el derecho a la integridad física de los menores y es contraria a los valores democráticos de nuestra sociedad.

Madrid 28 de Febrero de 2018. El pasado 23 de febrero el grupo político Podemos registró en el Congreso una proposición de ley integral de transexualidad.

Desde la Plataforma por las Libertades denunciamos la limitación de las libertades y los derechos de los ciudadanos españoles que la implantación de la agenda de la ideología de género, de la que esta proposición de ley forma parte como un capítulo más de la producción normativa descontrolada promovida por el colectivo LGTBI.

Esta proposición ataca directamente  a los derechos de los padres a participar mediante la información y la toma de decisiones con respecto a la salud de sus hijos en el ejercicio de los derechos contemplados en los artículos 15 y 43 de la Constitución Española, además de los expresados en los artículos 5.3, 8 y 9.3 de la Ley 41/2002 reguladora de la autonomía del paciente.

La plataforma por las libertades denuncia la pretensión de esta ley de suprimir el derecho de los padres y sustituirlos por la figura de un defensor judicial cuando un menor de 16 años quiera ser sometido a un tratamiento  hormonal.

Esta grave conculcación de derechos pone en riesgo el derecho a la integridad física de los menores, integridad por la que los poderes públicos deben velar.

Más allá del claro atentado a los derechos de los padres y al derecho a la integridad física de los menores, esta ley criminaliza a los padres que quieran participar en la atención y el cuidado de sus hijos vigilando por el pleno desarrollo de la personalidad de los mismos. El ejercicio de estos derechos por parte de los padres es considerado directamente como una vulneración de los derechos a la identidad sexual de los menores. Se pone en tela de juicio y se penaliza la preocupación que los padres puedan tener sobre la salud de sus hijos y su desarrollo.

En un claro y directo atentado contra la seguridad jurídica, esta ley pretende consagrar el derecho de los menores de 16 años a elegir su sexo entre las siguientes opciones:  masculino, femenino y “no binario”. La identidad calificada como “no binaria” aparece como una de las novedades más reseñables de esta proposición.

Los menores, podrán cambiar su nombre y sexo en el Registro sin permiso paterno y sin estar condicionados a presentar informes médicos o psicológicos o haberse sometido a tratamientos médicos o quirúrgicos, lo que supone un grave ataque no sólo a la seguridad jurídica y la lógica más elemental, sino también contra el derecho a la propia identidad recogida en el artículo 18 CE. Esta propuesta siembra el desconcierto y la desigualdad con respecto al resto de ciudadanos que quieran acceder a estos cambios en lo que se refiere a la identidad personal en los registros oficiales  por cualquier otro motivo y no puedan hacerlo.

Es contrario a los valores democráticos afirmar que el colectivo LGTBI  tiene  derechos por el hecho de tener una determinada orientación sexual, identidad sexual o identidad de género, como pretende la normativa que se ha propuesto al Congreso. A estas personas se les debe respeto y son merecedores del derecho de igualdad no porque la sociedad les califique y los encasille en un colectivo determinado  como si de un gueto se tratara. Son merecedores de esos derechos porque son ciudadanos, porque son personas, porque son seres humanos y no por su condición o identidad sexual.

Todos los seres humanos son iguales ante la ley y no debe prevalecer discriminación alguna por ningún motivo y no debe haber ventajas de unos frente a otros, actuar así y justificarlo en motivos de índole sexual o de género como hace esta proposición de ley   definiría  nuestro comportamiento como sexista.

La igualdad es un principio, un valor fundamental tan solemne que no debe sufrir quiebra alguna bajo ningún pretexto y esta proposición de ley incide en la división de los ciudadanos tomando como excusa una determinada orientación sexual e intentando imponer un modelo determinado de entender la identidad sexual a toda la sociedad.